• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

“No puedo sacrificar la calidad de la torta negra"

Susana Pardo refiere que debe bajar las ganancias para no vender muy caro el producto a los clientes | Foto: Leonardo Noguera

Susana Pardo refiere que debe bajar las ganancias para no vender muy caro el producto a los clientes | Foto: Leonardo Noguera

Por la dificultad de conseguir los productos venderá el postre en latas más pequeñas, dijo Susana Pardo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La escasez de alimentos como la leche líquida y la mantequilla, además del aumento en más de 100% de los ingredientes de los postres tradicionales de la Navidad, pone en aprietos la elaboración correcta de la receta de la torta negra, aseguró Susana Pardo, repostera artesanal.

Desde hace cuatro años, cuando se quedó sin trabajo, la también profesional del diseño gráfico se dedica a hacer tortas por encargo durante todo el año, pero en  la temporada navideña es cuando el negocio es más rentable debido al incremento de la demanda.

Pardo contó que desde 2012 afronta la falta de ingredientes para los postres. Sin embargo, este año la situación se ha agudizado. Agregó que sus clientes le encargan los postres porque su textura y sabor son buenos, de allí la inconveniencia de sustituir ingredientes.

“No puedo sacrificar la calidad de la torta negra ni de ninguna otra torta utilizando un ingrediente por otro. En repostería no se debe improvisar y el cambio en el sabor lo perciben los clientes y no te compran más”, afirmó. Por ello, descarta emplear margarina, que tampoco se consigue, en vez de mantequilla o aceite de soya en lugar del de maíz.

Indicó que actualmente reúne el capital para adquirir los componentes de las tortas y, asimismo, se “prepara psicológicamente” para recorrer establecimientos por toda Caracas con el fin de hallar los productos marcados por la escasez como la leche líquida, la mantequilla y el aceite de maíz.

“Esta actividad (la repostería) se había convertido para mi en un ingreso importante, ahora no por la incertidumbre de la escasez y los precios”, dijo Pardo.
 
Por las nubes.  El continuo incremento de los precios de los ingredientes preocupa a Pardo porque si traslada todos los costos a los clientes, que también están afectados por la inflación, no comprarían las tortas. “La ganancia no es igual con los precios nuevos: hago cálculos y ¡Dios¡ no puedo cobrar esto a la gente”, dijo.

Por eso, comienza a recortar en los costos y ofrece a los compradores nuevas presentaciones de las tortas en latas más pequeñas. La repostera refirió que además de la torta negra, en Navidad también le solicitan las de zanahoria y chocolate, cuyos componentes se han puesto “por las nubes”.

El kilo de nueces pasó de 280 a 450 bolívares el kilogramo entre el año pasado y ahora, las uvas pasas subieron de 80 a 225 bolívares y las almendras de 100 a 350 bolívares el kilogramo. El cartón de huevos varió de 40 bolívares a 110 bolívares y el cacao sube su precio constantemente: ahora está a 300 bolívares el kilo.

Pardo aclaró que le quedan ingredientes en el stok pero deberá reponerlos en la medida en que los utilice. Explicó que no todos los productos se pueden guardar mucho tiempo, como la harina, la leche condensada/evaporada y la mantequilla, entre otros, porque se descomponen.

El azúcar, el polvo de hornear, la vainilla y otras especies duran más almacenados por lo que es posible adquirirlos en cantidades importantes. Antes, el bicarbonato venía en paquetes de cuarto/medio kilo, pero ahora sólo se consiguen bolsas de 50 gramos a 10 bolívares, cada una.

La repostera señaló que es difícil contar con una despensa exclusiva para los ingredientes: “Porque le quitas espacio en el congelador y las alacenas a la comida que requiere tu familia”.

La aventura del ponche crema

Pese a las dificultades, Susana Pardo incursionará en la elaboración de ponche crema para la Navidad por ser un producto que sus clientes le solicitan. “Aunque mi receta no lleva huevos, tendré que patear calle para conseguir el resto de los ingredientes como la leche condensada”, dijo la repostera artesanal.

Agregó que sus compradores le han pedido un ponche sin huevos porque no les agrada ese sabor o hay problemas de alergia o intolerancia a este alimento. Pardo refirió que de acuerdo con los precios de los componentes de la bebida tradicional navideña fijará el precio al público. “Este renglón es interesante para comercializar”, indicó.