• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

"¿Qué pretenden, que comamos con un kilo de pasta, harina y leche todo un mes?"

 Consumidores deben comprar hasta las bolsas de plástico para meter los alimentos

Consumidores deben comprar hasta las bolsas de plástico para meter los alimentos

Vecinos del sector La Quebradita II, en el oeste de Caracas, rechazaron que los CLAP vendan una bolsa de comida por casa y no por familia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Después de un mes de espera, llegó el día. Ayer los miembros del Comité Local de Abastecimiento y Producción del sector La Quebradita II, en el oeste de Caracas, les anunciaron a los vecinos de los bloques 3 y 4 que por fin podían bajar al Pdval de la esquina a comprar las bolsas de comida. Pero la espera no fue recompensada.

"Nos dijeron que bajáramos que ya iban a vender las bolsas ¡Hasta que por fin! pero que va, cuando llegamos lo que nos conseguimos fue gente saliendo con apenas tres productos, y nos dicen que debemos esperar hasta el mes que viene para que nos vuelvan a vender. ¿Qué pretenden, que comamos con un kilo de pasta, harina y leche todo un mes?", se quejó Maritza Gutiérrez, habitante del lugar.

Su inquietud fue compartida por el resto de los vecinos que salían del Pdval con los tres productos regulados en las manos. Coincidían con lo que han expresado residentes de otras zonas de la ciudad que reclaman más productos, especialmente carne y pollo. "Dicen que esta es una bolsa de comida, pero ni siquiera la bolsa de plástico nos la dan. Tienes que comprarla para poder guardar lo que están vendiendo. Esto es indignante para cualquier venezolano", protestó Harold Martín.

Entre la leche, la harina de maíz y la pasta se gastaban 104 bolívares, mientras que la bolsa plástica que vendían afuera costaba 50 bolívares. Algunos consumidores optaron por comprar también alcaparras, aceitunas, salsas para pastas y salsa de soya, que eran los otros artículos disponibles.

La poca cantidad de alimentos no fue el único motivo por el que la gente le reclamaba a los miembros del CLAP, también rechazaban que les vendieran una bolsa por casa y no por familia. "En algunos apartamentos hay varias familias y cada una llenó su planilla para solicitar que le vendieran la bolsa de comida. Pero ahora les dicen que la orden es que es una sola bolsa por apartamento", agregó Cointa García.

José Gregorio Salas fue otro de los afectados. "Yo vivo solo y por eso no me quieren vender la bolsa. Cuando hicieron el censo yo llené mi planilla, pero hicieron una depuración y me sacaron".

Los vecinos descartaron que con este mecanismo se acabe el mercado negro. "Esto no resuelve ni bachaqueo, ni nada. Debe hacerse el revocatorio y que venga alguien bien preparado que resuelva. Para ver si se acaba esta vaina", manifestó Maritza Gutiérrez.

Es lo que hay. Un miembro de las Unidades de Bolívar Batalla Chávez, que se identificó como Margot, era una de las personas que organizaba la venta. Admitió que las bolsas no estaban "resueltas", y afirmó que trabajan para que les envíen más alimentos.

"Somos una barriada grande y no nos están mandando la mercancía como debe ser. Nos dijeron que esto es lo que hay. Le estamos pidiendo al ministro Rodolfo Marco Torres que la comida sea repartida equitativamente para que la gente se vaya conforme con su bolsa de comida. Estamos haciendo un documento para que el ministro nos escuche como CLAP de La Quebradita II. Queremos que cada bolsa tenga tres harinas, tres arroz, dos aceites, más comida".

Sobre la venta por casa y no por familia aseguró que responden a órdenes  superiores. "Es una orden de arriba, entregar una sola bolsa de comida. Eso también queremos decírselo al ministro, que nos escuche para que eso sea resuelto".

Se quejó porque los vecinos protestaron el miércoles por la escasez de comida. "Nos querían hacer una guarimba aquí, aun así seguimos trabajando, rodilla en tierra".