• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

A prepararse pa’ Navidad

Ser ordenado desde el punto de vista de los presupuestos representa un éxito para la familia, independientemente de su situación económica

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Inicia el mes anterior a la Navidad, momento oportuno para organizarnos y prepararnos para recibir las fechas decembrinas. Un buen comienzo puede ser elaborar un presupuesto que nos permita aprovechar de la mejor manera esos ingresos extra que suelen llegar por concepto de utilidades y pagos especiales. Incluso para quien no perciba dichos recursos es igualmente importante valorar su disponibilidad para evitar gastos innecesarios que comprometan la tranquilidad de su familia.

Lo primero que hay que hacer es anotar todos los ingresos que se tiene programado recibir o se han recibido con cargo al período de fin de año, a partir de lo cual se deben clasificar partidas por su grado de importancia. La primera partida debe estar integrada por los gastos regulares, es decir, vivienda, alimentación, educación, pago de créditos, servicios, etc. A partir de estos gastos sería conveniente hacer un apartado (segunda partida) de inicio de año, reservar una cantidad para comenzarlo con buen pie pues muchas personas suelen, como se dice popularmente, “echar la casa por la ventana” y luego los primeros días de enero comienza una cuesta dura de subir.

Una vez garantizadas las primeras dos partidas presupuestarias (gastos regulares e inicio de año) es cuando podemos hablar de esa Navidad de regalos, fiestas y tradiciones, lo cual también requiere planificación. En primer término hay que saber de cuánto disponemos para invertir, una vez claros es que podremos asignar a cada uno de los rubros una cantidad determinada. Por ejemplo, a cuántas personas les regalamos asignando a cada una la cantidad que se invertirá en su regalo, qué compras extra se requieren para adornos, alimentos. En ambos casos no compremos lo primero que se nos cruce por el camino, busquemos con calma y tendremos la felicidad de encontrar más económico lo que habíamos visto en otro lugar.

Ser ordenado desde el punto de vista de los presupuestos representa un éxito para la familia, independientemente de su situación económica. El mejor regalo que podemos dar es la tranquilidad.