• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

“El precio del vidrio aumenta constantemente”

Jesús Bastidas dijo que el precio del vidrio aumentó 50% en los últimos meses | Foto: José Pacheco

Jesús Bastidas dijo que el precio del vidrio aumentó 50% en los últimos meses | Foto: José Pacheco

José Bastidas se queja del aumento constante de los materiales, lo que considera una especulación

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La escasez de materia prima e insumos no es el problema principal en el negocio de la cristalería sino el incremento continuado de los precios del vidrio, el cual en los últimos meses ha doblado su valor, señaló el artesano José Bastidas. Dijo que no tiene inconvenientes con el suministro de materiales porque el cristal y las maderas para los cuadros se fabrican en Venezuela.

Agregó que, según los proveedores, el argumento de los fabricantes para incrementar los precios del producto terminado es la dificultad de conseguir dólares para importar algunos químicos y aditivos requeridos para la manufactura de los cristales y los espejos.

Sin embargo, Bastidas pone en duda esa explicación. “El precio del vidrio aumenta constantemente, en los últimos meses ha subido 50%, y creo que es más por especulación. No puede ser que las cosas suban en cuestión de días. Hoy compras a un precio y dos días después la mercancía ha aumentado”, añadió el cristalero.

Vino desde el Llano (Tacarigua) a Caracas hace 22 años buscando oportunidades de mejora económica. Aprendió el oficio en una cristalería en la Avenida Baralt, donde trabajó los 6 años anteriores a la instalación, en 1995, de su propio local comercial Cristalería, Marquetería Artigas C.A. en una casona colonial en la esquina de Teñidero a Desamparados, en la parroquia Candelaria.

Bastidas explicó que el cristal y el espejo se venden por metro cuadrado y su precio depende del espesor, el color y la calidad requeridos según el caso: delgado para los cuadros y diplomas, y más grueso y resistente cuando se trata de ventanas, fachadas comerciales, muebles, puertas, laminados y tipo catedral de colores, entre otras aplicaciones.

El artesano destacó que las fábricas no deberían tener problemas con la obtención de la materia prima (arena, sílice) para manufacturar el vidrio, pues en el país hay yacimientos de esos minerales.

Trabajo enmarcado.  Al abordar la marquetería, Bastidas indicó que si bien las maderas han aumentado de precio, no lo han hecho en la misma intensidad del vidrio. Refirió que el paspardue, utilizado en trabajos más finos de enmarcar óleos y pinturas, siempre ha sido caro, aunque ahora lo es más. “Por eso lo uso poco, porque los clientes suelen encargar monturas más delgadas y sencillas que son más económicas”, anotó.

Otros componentes en la elaboración de los marcos que incrementan el precio son el pegamento y el papel utilizado en la última capa para fijar-sellar el marco.

Bastidas refirió que durante todo el año tiene trabajo porque afortunadamente las temporadas de mayor demanda, sea de vidrios o de marquetería, no coinciden. Agregó que tiene solo dos proveedores de cristal porque toma muy en cuenta la responsabilidad en la calidad y en el tiempo de entrega de los materiales.

Señaló que repone el stock de vidrios y espejos mensualmente, mientras que el inventario de la marquetería le dura más en almacén.

Destacó que el negocio da una rentabilidad adecuada para cubrir los gastos del grupo familiar, entre ellos pagar los estudios universitarios de sus tres hijos. Sin embargo, apuntó que los impuestos nacionales y municipales se llevan una buena parte (30%) de las ganancias.

La clientela es responsable

El artesano Jesús Bastidas aseguró que el negocio le da márgenes de ganancias justos por la buena relación con los clientes, que son muy responsables en el pago y retiro en el tiempo establecido de los encargos. “Aquí la gente sabe lo que quiere y toma la previsión de apartar el dinero para cubrir el costo del cristal o el marco”, dijo.

Añadió que tiene un buen número de clientes fijos que trabajan en decoración de tiendas y casas e instalan puertas y ventanas, o realizan cierre de balcones, los cuales le encargan regularmente los vidrios que requieren. “Además, el negocio está abierto hace 18 años y la constancia en el trabajo es la mejor tarjeta de presentación para captar nuevos clientes”, afirmó.

Sobre la forma de pago, a la clientela le cobra por anticipado 40%-50% del costo total. Bastidas contó que no se ha visto en la necesidad de utilizar el espacio de su local para otras actividades porque “trabajo siempre hay”. Refirió que emplea dos trabajadores a quienes les paga por encima del salario mínimo.