• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Se perdieron 10.000 megavatios

El sistema de las líneas de transmisión de 765kV es el más potente y complejo del país, y no ha estado exento de fallas en el pasado | Foto: Archivo

El sistema de las líneas de transmisión de 765kV es el más potente y complejo del país, y no ha estado exento de fallas en el pasado | Foto: Archivo

Fuentes de Corpoelec coinciden en que la fractura de un espaciador originó la falla, pero argumentan que la falta de mantenimiento contribuyó al apagón

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La luz parpadea. Un primer bajón fue advertido por todos en hogares y oficinas. A las 7:23 pm ocurrió un primer evento, de acuerdo con informes internos de Corpoelec. Un cable del sistema de transmisión energizado a 765 kilovoltios –el de mayor potencia del país– cayó al suelo, a 5 kilómetros de la subestación San Gerónimo (Guárico), luego de que se partiera en dos. Con el accidente la línea quedó fuera de servicio y los intentos posteriores por restituirla fueron en vano. A los minutos, un segundo evento empeoró la situación: la salida de la línea San Gerónimo–La Arenosa. El país perdió así 10.000 Mw, aproximadamente la mitad de su demanda, según explicaron las fuentes.

La caída del cable entre las torres 5 y 6 de la subestación San Gerónimo generó la salida del suministro de 5.500 Mw procedentes de Guri y así como de otros 4.500 Mw de otras compañías de generación eléctrica como Planta Centro, Termozulia y la Central Ramón Laguna, según los datos de la corporación. El apagón del lunes se sumó a otros de gran magnitud originados en el sistema de conexión de 765 kilovoltios, como el del pasado 3 de septiembre y que al igual que de hace dos días se atribuyó al sabotaje.

Las fuentes coinciden con Jesse Chacón, ministro de Energía Eléctrica, en que la rotura de un espaciador –pieza que sujeta y estabiliza los conductores entre torre y torre– ocasionó la caída del cable energizado. Sin embargo, no lo atribuyen a actos de sabotaje sino a la falta de mantenimiento. Explican que los espaciadores son piezas de metal que pueden fracturarse o soltarse por efecto de la fuerza de los vientos. En ese primer momento, el cable que estaba sostenido no cae, pero queda golpeando otros que están adyacentes. Con el tiempo, éstos se parten hasta romperse completamente si no hay supervisión aérea y terrestre de las líneas que detecten la situación.

Las fuentes señalan que la flota de vehículos para las inspecciones de las líneas de transmisión a 765 asociadas a la subestación San Gerónimo es deficitaria, así como los reportes sobre las condiciones de las torres y sus elementos. Indican que la Subcomisionaduría de Transmisión Centro debería contar con una docena de camionetas y solo cuenta con cinco.

Hace tres meses, luego del apagón en el sector de La Horqueta, Chacón anunció medidas para corregir eventos similares. “Vamos a cambiar el procedimiento establecido para este sistema 765. Hemos ordenado al comisionado de transmisión que de ahora en adelante todo el sistema de protección entrará en fase de chequeo semanal y fase de mantenimiento mensual”. Asimismo prometió “una supervisión más continua con helicópteros de toda la línea que empieza en Guri y termina en Yaracuy, con la Fuerza Armada Nacional”.

Tres años en emergencia

*El primer decreto de emergencia eléctrica fue emitido por el fallecido presidente Hugo Chávez en la Gaceta Oficial 39.363 del 8 de febrero de 2010.
 
*Entonces se autorizó al Ministerio de Energía Eléctrica a tomar medidas de excepción para garantizar la continuidad del servicio que, según se señalaba, estaba amenazado por factores climáticos.
 
*Se pedía a Corpoelec acelerar el cronograma de ejecución de obras. Algunas de ellas, al cabo de casi cuatro años, todavía están pendientes. Un ejemplo de ellas es la Central Hidroeléctrica Manuel Piar de Bolívar.
 
*El 13 de noviembre pasado se emitió una nueva prórroga de 90 días a la emergencia eléctrica en la Gaceta Oficial 40.292.
 
*Entre los argumentos está la necesidad de controlar “factores que juegan a la desestabilización política”.