• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

“2015, el peor año del comercio en la historia venezolana”

Excesivo control oficial a los comercios no ha detenido la escasez, señaló Consecomercio | Foto Omar Véliz / Archivo

Excesivo control oficial a los comercios no ha detenido la escasez, señaló Consecomercio | Foto Omar Véliz / Archivo

El sector lleva 44 años de control oficial, pero nunca vio el cierre diario de locales, dijo Cipriana Ramos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las garantías económicas están vulneradas hoy más que nunca en el país como consecuencia de la política del gobierno, afirmó la presidente de Consecomercio, Cipriana Ramos. “Sin temor a equivocarme 2015 es el peor año para el comercio en la historia de Venezuela”, agregó.

En la celebración del foro con motivo del Día del Comercio, la empresaria recordó que la actividad siempre fue controlada por el Estado, lo que llevó a la creación de Consecomercio hace 44 años para defender a los comerciantes,  cuando les vulneraron las garantías económicas.

Ramos destacó que con el actual gobierno el control ha llegado a límites nunca antes vistos: el cierre diario de negocios por parte de las autoridades.

Sin embargo, ese excesivo control no ha detenido la escasez de los productos de primera necesidad. El gran perjudicado es el venezolano y su familia que debe renunciar a descansar el fin de semana para hacer cola. Criticó que las decisiones oficiales se toman sin ver las consecuencias como se ha observado en el caso de los huevos, cuya escasez afecta a la población porque le quitan una de las pocas fuentes de proteína, ya que los granos, la carne y el pollo no se encuentran. También  perjudica a muchas amas de casa que viven de hacer tortas, entre otros.

Asdrúbal Oliveros, director de Ecoanalítica, alertó que el país está a la entrada de una hiperinflación en 2016 porque este año cerrará con una inflación de 200% (hasta octubre fue 187%) y una inflación subyacente de 375%. Agregó que históricamente ambas inflaciones registraban un diferencial de 8% a 10%, pero en 2015 es 175%.

Por ello, recomienda a los comercios prepararse para la hiperinflación con respuestas y decisiones rápidas que implican vigilar el flujo de caja “en la mañana y en la tarde”, desarrollar nichos de negocios diferentes a los habituales y endeudarse.

El eslabón más débil de la cadena, afirmó, son los trabajadores porque en 2015 hay una contracción del salario superior a 30%. El economista cree que habrá un cambio político con las elecciones del 6-D, no obstante la transición será larga y con dificultades porque los precios internacionales del petróleo seguirán bajos.

Señaló que en 2015 casi todas las actividades económicas, excepto la banca, seguros y telecomunicaciones, decrecieron, pero en 2016 los últimos tres tampoco crecerán.