• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

En peligro estabilidad de 1,25 millones de empleados

Los organismos involucrados en el Ministerio de Vivienda y Hábitat y Ecosocialismo emplean a 15.000 funcionarios y obreros | Archivo El Nacional

Los organismos involucrados en el Ministerio de Vivienda y Hábitat y Ecosocialismo emplean a 15.000 funcionarios y obreros | Archivo El Nacional

Han permanecido varios años bajo contrato individual y no han sido incorporados a la nómina fija, alertaron sindicalistas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

"No se qué va a pasar conmigo ahora que fusionaron el ministerio con otro”, dijo un funcionario del despacho de Ciencia y Tecnología, que solicitó no mencionar su nombre. Contó que ha hecho muchas diligencias para entrar en la nómina de empleados fijos de carrera, pero sigue bajo la figura de contratado desde 2006.

A las puertas del Ministerio del Ambiente, en la Torre Sur de El Silencio, otra trabajadora contratada y que declinó identificarse manifestó: “Temo quedar en la calle ante una posible reducción de personal”. Labora desde hace doce años en el organismo que fue fusionado con el despacho de Vivienda y Hábitat.

Serbando Carbone, coordinador de la Unión Nacional de Trabajadores y directivo del sindicato del Instituto de Ingeniería, una de las 87 instituciones que estaban adscritas al recién eliminado Ministerio de Ciencia y Tecnología, afirmó que con la decisión del Ejecutivo de reducir el tamaño del Estado, los empleados jurídicamente más vulnerables de quedar cesantes son los contratados, que ascienden a 1,25 millones de personas en la nómina total de la administración pública central y descentralizada de 3,25 millones de funcionarios y obreros.

“Ante la amenaza de eliminar organismos, los sindicatos, sin importar su tendencia política, están alertas y mantienen una agenda común para defender los derechos de los trabajadores”, expresó el dirigente de la Unete, central obrera chavista, pero deslindada de las políticas gubernamentales.

Una razón esgrimida por el gobierno para decretar las fusiones es que hay mucha burocracia en el sector público a lo que Carbone responde: “Los expulsados no serán los familiares ni los tecnoburócratas cercanos a los personeros gubernamentales sino los débiles jurídicos, los contratados”.

Pablo Zambrano, representante del sindicato de la Salud y de Mosbase, Movimiento de Sindicatos de Base, indicó que en los casos de despido en la administración pública, los trabajadores tienen que esperar cinco y seis años para que les paguen una liquidación devaluada por la inflación. El dirigente insistió en que los empleados no son responsables del crecimiento desmesurado estatal (28 ministerios y más de 100 viceministerios con la consiguiente burocracia) de la gestión chavista.

Asamblea candente. La Gaceta Oficial 40489 del 3 de septiembre de 2014 publicó el Decreto 1226 que ordena la eliminación de los ministerios de Educación Universitaria y de Ciencia y Tecnología e Innovación, y establece el despacho de Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología.

La Gaceta también contiene el Decreto 1227, el cual dispone la supresión de los ministerios del Ambiente y de la Vivienda y Hábitat, y crea el Ministerio de Vivienda, Hábitat y Ecosocialismo, y el Decreto 1228 que instituye el despacho de Juventud y Deporte mediante la extinción de los ministerios de Deporte y Juventud.

El miércoles 4 de septiembre, el mismo día que circuló la Gaceta con la medida, 600 trabajadores del Ministerio de Vivienda y Hábitat celebraron en el comedor del edificio sede (Torre Inavi) de la avenida Francisco de Miranda en Caracas una mega asamblea ante la preocupación de su futuro laboral en la nueva estructura decretada por el presidente Nicolás Maduro.

“Al enterarse de la asamblea, el ministro Ricardo Molina se presentó. Hubo palabras duras de su parte y también de los trabajadores, pero quedó claro que la estabilidad laboral de los empleados, obreros fijos y contratados de todos los organismos adscritos al nuevo ministerio no sería afectada por la fusión”, informó Antonio Suárez, secretario de Organización del sindicato de base de Vivienda y Hábitat y presidente de Fedeunep, Federación Unitaria Nacional de Empleados Públicos.

Contó que en la reunión, la cual se prolongó hasta las 10:00 de la noche, Molina les explicó que cada organismo adscrito va a tener su viceministro para hacer la gestión más eficiente. El sindicalista destacó la gran complejidad que implica fusionar 18 organismos (dos ministerios, las empresas hidrológicas regionales y el Instituto de Conservación del Lago de Maracaibo, entre otros), pues se deben unificar los procedimientos, presupuestos y finanzas, y la clasificación de cargos y nóminas, además de eliminar o modificar leyes, resoluciones y medidas internas de cada institución.

Otro acuerdo logrado en la asamblea de trabajadores fue la formación de siete u ocho mesas de trabajo que estarán integradas por los directores, viceministros y trabajadores con la idea de articular acciones y metodología sobre la nueva organización, además de elaborar el presupuesto de 2015. Las mesas de trabajo se reúnen dos veces a la semana (lunes y miércoles).

Suárez refirió que los sindicatos del otrora Ministerio del Ambiente, las hidrológicas y los otros organismos que forman el nuevo despacho también están activos y vigilantes para que el proceso de consolidación institucional, el cual llevará de dos a tres años, se haga de la manera correcta.

El presidente de Fedeunep precisó que los organismos involucrados en el Ministerio de Vivienda y Hábitat y Ecosocialismo emplean a 15.000 funcionarios y obreros, cuyos beneficios laborales no podrán ser desmejorados en la nueva estructura.

Trabajadores perdieron en fusiones anteriores

La preocupación de los empleados y obreros de perder el empleo no es infundada, pues en el pasado las reestructuraciones de organismos significaron despidos masivos. Tal es el caso de la fusión de los ministerios de Planificación con el de Finanzas, proceso que dejó cesantes a 1.200 trabajadores fijos y contratados el 23 de diciembre de 2010.

“Ante estos despidos el Ministerio del Trabajo nunca fijo posición sobre la solicitud del reenganche de los trabajadores”, recordó Betty Suárez, directiva del sindicato del Ministerio de Finanzas. Agregó que acudieron a todas las instancias y culminaron en una demanda en el Tribunal Supremo de Justicia, que “no se pronunció y señaló que no lo podía hacer porque había demandas individuales en marcha”.

Otra situación que no se solucionó fue el traslado de los trabajadores al nuevo organismo: 1.850 empleados del Instituto Agrario Nacional, suprimido por orden del Ejecutivo en 2002 con motivo de la creación del Instituto Nacional de Tierras.

En agosto de 2012, el Frente Autónomo de Defensa del Empleo, el Salario y el Sindicato denunció el despido de 1.500 trabajadores de la Alcaldía Libertador. Fadess ha alertado que los organismos se niegan a reinsertar en sus puestos a más de 3.000 trabajadores, pese a las órdenes de reenganche emitidas por las inspectorías del trabajo.