• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

“Tuve que paralizar mi trabajo para buscar materiales de construcción”

Las ferreterías venden el cemento racionado y acompañado de otros insumos / Leonardo Noguera

Las ferreterías venden el cemento racionado y acompañado de otros insumos / Leonardo Noguera

La remodelación del apartamento de Julia Suárez se ha tomado el doble de lo previsto por la escasez de insumos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando Julia Suárez, abogada, comenzó el proceso de remodelación de su casa nunca imaginó que tendría que poner su trabajo en espera para dedicarse de lleno a la caza de materiales de construcción, cuya distribución en las ferreterías se ha vuelto muy irregular.

“Paralicé mi trabajo para dedicarme a esto porque necesito dónde vivir. Todos los días he estado llamando, preguntando, yendo a ferreterías. Afortunadamente, he hecho amistad con la gente de los negocios y ya estoy en la recta final”, expresó nueve meses después de haber iniciado el acondicionamiento del apartamento en el que se instalará de manera definitiva.

A pesar de que los trabajos no incluyen la remodelación de cocina ni baños, el proceso se ha tomado el doble de tiempo que tenían previsto, no por la lentitud del albañil sino por la escasez de materiales. “En enero nos dijo que en dos meses terminaba y se ha tomado cuatro. La persona es muy responsable, el problema son los insumos”, sostuvo.

Afirmó que los materiales más difíciles de conseguir son el cemento y el pego. “Nos dimos cuenta de que se requería más cemento del que compramos inicialmente, y allí sí fue bastante difícil. Cuando fui a comprarlo en la ferretería me dijeron que es tanta cantidad de cemento por tanta de arena; no te lo venden solo. Tuve que recorrer Caracas. Necesitaba tres sacos y, finalmente, llegó cemento a una de las ferreterías pero solo me vendieron dos. Después, conseguí el que me faltaba en otro comercio”, relató.

Con el pego es igual, agregó. “Lo que conseguí en 70 bolívares el saco, no alcanzó. Cuando salí a comprarlo ya estaba en 120 bolívares”, afirmó. El comportamiento volátil de los precios ha hecho que el trabajo se exceda del presupuesto inicial. “Por lo menos el doble, dependiendo del material”, dijo.

Anteriormente, las ferreterías recibían dos gandolas de 720 sacos semanales de cemento, según una fuente del sector. Ahora en el mejor de los casos despachan una al mes, por lo que el material se vende racionado y acompañado de otros insumos para tratar de equilibrar las ventas.

La falta de inversión en mantenimiento ha ocasionado la caída en la producción, afirmaron sindicalistas. Entretanto, la demanda de cemento ha ido en aumento, sobre todo con el despliegue de la construcción masiva de casas emprendida por el gobierno.


Sin presupuesto. Suárez explicó que los albañiles, plomeros, y otros, solo presentan presupuestos con la mano de obra. “Ya no incluyen el material. Hay que comprarles absolutamente todo. El plomero me pidió hasta silicona”, señaló.

Añadió que en los comercios ofrecen presupuestos válidos por un solo día. “En un mes suben los precios hasta 100%, a veces en 15 días. Es impresionante”, manifestó. En el mercado negro se consigue el cemento hasta en 300 bolívares; Suárez tuvo suerte porque el último saco que compró le costó 180 bolívares.

Jesús Zamora, socio de una constructora, refirió que los precios de los materiales aumentan continuamente, por lo que fijar presupuestos de 30 días ya no es una opción. “Ahora los hacemos de 10 y 15 días”, dijo.

Las Cifras


80,8%

fue la inflación que registraron los insumos de la construcción en 2013, de acuerdo con el Banco Central de Venezuela


47%

fue la caída máxima que mostró la producción de cemento en 2013, según datos del BCV. La mínima fue 13,7%