• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Se necesitan 9 salarios para comprar cesta básica

 El descontento social se puede ver en las colas, afirma Jefferies | Foto Archivo El Nacional

El descontento social se puede ver en las colas, afirma Jefferies | Foto Archivo El Nacional

Jefferies asegura que mes a mes el sueldo mínimo se va deteriorando y que la inflación se ha acelerado entre 20% y 30% 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La firma Jefferies señaló en su más reciente informe que el impacto social que está teniendo la hiperinflación en la población se evidencia en que actualmente se requieren nueve salarios mínimos para adquirir la canasta básica de bienes

Entre julio y agosto, señala Jefferies, la inflación se ha acelerado entre 20% y 30% con un alza de precios de 200%, promedio, en los últimos 12 meses. Afirma que estas cifras no toman en cuenta la incidencia del cierre parcial de la frontera. Si bien la intención política era evitar que los bienes bajo control de precios salieran en contrabando y reducir la escasez para detener la inflación, el efecto no se ha logrado sino que ha sido peor, añade.

Es probable, según Jefferies, que el presidente Nicolás Maduro decrete un aumento del salario mínimo –ahora en 7.432 bolívares– con el fin de brindar un alivio temporal, pero esto podría conducir a que en 2016 la inflación mensual sea de 3 dígitos.

El incremento de la canasta básica, que mide el Centro de Documentación y Análisis para los Trabajadores y que está en 65.013,54 bolívares, muestra cómo las distorsiones de la economía siguen presente y el salario mínimo  va deteriorándose mes a mes. “El descontento social se puede ver en las colas de los supermercados y en la desesperación de la gente por la escasez de productos básicos para el consumo”, indica el informe.  

La firma advierte que el riesgo político y social puede afectar la capacidad de pago de la deuda externa o forzar al gobierno a un cambio de políticas que podría mejorar o empeorar la voluntad de pago de los bonos de la deuda pública. En este contexto la hiperinflación es un indicador que dispara el malestar social, agrega.

Finalmente, Jefferies se refiere al riesgo de frustración postelectoral a partir de las elecciones legislativas, que coincidirá con una situación de gran estrés económico que debe ser monitoreado con cuidado.