• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

“Las misiones viven su peor momento”

Misión Vivienda Venezuela / William Dumont

Misión Vivienda Venezuela / William Dumont

El Presupuesto de la Nación de 2012 indica que para las misiones el Gobierno asignó 8 millardos de bolívares, mientras que en el Presupuesto de la Nación de 2013 destinó 5,8 millardos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El descenso en la asignación de recursos para las misiones sociales creadas en el gobierno del fallecido presidente Hugo Chávez, es lo que hace afirmar al economista y ex director del Banco Central de Venezuela José Guerra que está comprometida la continuidad de los programas. “Las misiones viven su peor momento”.

El Presupuesto de la Nación de 2012 indica que para las misiones el Gobierno asignó 8 millardos de bolívares, mientras que en el Presupuesto de la Nación de 2013 destinó 5,8 millardos, lo que representa un descenso de 27,5%. Sin embargo, no son las únicas fuentes que emplea el Gobierno para mantenerlas.

El Balance Legislativo 2012 de la Asamblea Nacional señala que el año pasado otorgaron 11 créditos adicionales para las misiones, que sumaron 4,2 millardos de bolívares. Petróleos de Venezuela es su gran músculo financiero. Los últimos datos disponibles son los que aporta el Balance de la Gestión Social y Ambiental de 2011, y muestran que en ese entonces la petrolera dirigió 20,8 millardos de dólares a programas sociales. El economista y profesor universitario Ronald Balza asegura que las asignaciones de Pdvsa a las misiones fueron 10 veces más altas de las que destinó el presupuesto.

La elevada dependencia de la petrolera es lo que hace pensar a Balza y a Guerra que la continuidad de las misiones está en riesgo. “Pdvsa no está invirtiendo ni siquiera en mantener sus capacidades”, afirma Balza. Guerra opina que para sostener el aporte a los programas sociales, Pdvsa tiene que solicitar préstamos al Banco Central de Venezuela.

A propósito de los ingresos adicionales que percibe el país por la diferencia entre el precio real del barril de petróleo (103,73 dólares, en promedio en lo que va de año) y el calculado en el presupuesto 2013 (55 dólares), los economistas coinciden en que no hay certeza en qué son empleados y mucho menos garantía en que se utilicen para las misiones.

“Para resolver el desorden hay que promulgar una ley de misiones, que defina exactamente de qué organismo dependen, de dónde deben venir los recursos, a que se deben destinar y todo lo que tenga que ver con ellas”, añade Guerra.

Considera que el Gobierno debe dejar la demagogia sobre las misiones. “Con razones electorales e ideológicas ha creado una cantidad impresionante de misiones que en muchos casos no cumplen su razón de ser”.

Banderas. Desde 2003 las misiones se convirtieron en la bandera electoral del oficialismo. De hecho, especialistas afirman que el éxito que tuvo el Gobierno en el referéndum revocatorio de 2004 se debe en parte a estos programas.

En estos años se han creado misiones en distintas áreas. De salud están las de Barrio Adentro, Milagro, José Gregorio Hernández y Niño Jesús; en educación están las misiones Ribas, Robinson y Sucre. En alimentación se puso en marcha Mercal, una de las más exitosas y populares.

En 2006, con motivo de las elecciones presidenciales en las que también venció el oficialismo, nacieron otros programas como la Misión Madres del Barrio, dirigida a mujeres en pobreza crítica con hijos menores de 5 años de edad.

En 2012, frente a los comicios del 7 de octubre, el Gobierno lanzó la Gran Misión Vivienda Venezuela (la más exitosa de esta etapa), Saber y Trabajo, En Amor Mayor, Hijos de Venezuela, AgroVenezuela y A Toda Vida Venezuela.