• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

“Los microseguros tendrán un empuje en los próximos años en América Latina”

Antonio Cassio, el presidente de la compañía Zurich Seguros para América Latina | Cortesía Zurich

Antonio Cassio, el presidente de la compañía Zurich Seguros para América Latina | Cortesía Zurich

Antonio Cassio, presidente de la compañía Zurich Seguros para América Latina, señala que en la región el sector debe impulsar productos dirigidos a las clases populares. “Es fundamental que los gobiernos creen condiciones para la estabilidad económica y a partir de allí viene el desarrollo”, afirma

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La necesidad de adquirir una póliza está asociada a una mayor autoestima, dice Antonio Cassio, presidente de Zurich Seguros para América Latina, pero admite que una condición sine qua non para lograrlo es que los gobiernos impulsen políticas que den estabilidad económica.

“El seguro tiene que ver mucho con la autoestima porque si se estima algo, se quiere proteger, comenzando por la vida, la familia, la casa o el vehículo. En varias naciones latinoamericanas se está experimentando un aumento de la autoestima”, señala.

Otro aspecto que menciona son las perspectivas que le ve a la actividad en América Latina, y agrega que sólo es posible si crean productos sencillos para emular el crecimiento que muestran en otras regiones emergentes como en Asia e incluso en África. “Los microseguros tendrán bastante empuje en los próximos 10 años en América Latina”, afirma.

¿Por qué el sector asegurador de América Latina sigue mostrando un rezago al compararlo con otras regiones de países emergentes?

—No hay una sola respuesta porque se trata de una pregunta bastante amplia. América Latina por años vivió en inestabilidad económica y por eso el sector no tuvo espacio para el desarrollo. Hay aspectos elementales que son necesarios para el seguro. Si el nivel de renta nacional de un país no aumenta, el sector asegurador no se incrementa. En segundo lugar, existen diferentes sistemas de previsión social y el seguro camina también de acuerdo con la expectativa de vida poslaboral que las personas tienen; y el tercer aspecto tiene que ver con la gestión de la estabilidad económica de los países. Por ejemplo, Brasil estuvo inmerso durante varias décadas en una situación en la que era imposible planificar, y el seguro exige planificación. Cuando en un país el largo plazo es de una semana o un mes no existe seguro, excepto para las plantas industriales y las grandes empresas.

¿Actualmente la región sí ofrece estabilidad?

—Poco a poco, desde los años noventa viene experimentado mejoras. Antes, la excepción era Chile que por haber tenido un programa de estabilidad económica bastante fuerte en la década de los ochenta empezó primero y por eso tiene el mercado más maduro de la región. En cambio, los demás países están en la misma situación que comenzaron a ver un despegue a partir de los noventa y ha sido constante. Eso ha permitido que haya mejores condiciones de vida de la población, al desarrollo económico de los países y a la estabilidad que de alguna manera estamos viviendo en la región.

¿Cuánto pesa el sector dentro del producto interno bruto de la región?

—Está por el orden de 3%.

—¿Cuánto es en otros continentes?

—Depende. Si se toman países como Suráfrica, que es similar a varias naciones latinoamericanas, llega a 9%, mientras que en Chile alcanza 7%. Diría que no estamos retrasados sino que América Latina es un gigante adormecido en seguros y allí es donde están las oportunidades, por eso la apuesta del Grupo Zurich.

—¿Qué tipo de seguros pueden desarrollarse para individuos más allá del que se ofrece para vehículos u hospitalización?

—El caso de los seguros para vehículos es porque sigue una tendencia natural dado que los latinoamericanos en general son apasionados por los carros y por eso hubo años en los que era más importante que tener el seguro para la familia, pero hoy estamos viendo un cambio de mentalidad porque la persona quiere proteger a su grupo familiar y asegurar su etapa poslaboral. Por eso estamos viendo en América Latina que se están desarrollando los seguros de vida.

¿Pero ese desarrollo sólo es posible cuando la población tiene un empleo formal?

—Lo importante es el empleo y no necesariamente que sea formal, sino que tenga la renta para que se pueda invertir; y allí es importante que el sector asegurador esté atento para crear oportunidades que desarrollen el mercado. Hoy, en América Latina tenemos reguladores de seguros de mejor calidad y lo estamos observando en México, Venezuela, Chile, Brasil, Colombia o en Argentina, donde vemos la prioridad que le están otorgando a la población sin perder de vista que la actividad de los seguros es un negocio y que hay necesidad de atraer capitales y conocimiento. Un ejemplo lo tuvimos con la preocupación que tuvo el regulador brasileño para crear productos sencillos para la población, primero de la clase media con mecanismos de ahorro para la fase de retiro y después ampliar la base para incluir a los sectores populares.

¿Qué cobertura tiene ese tipo de seguros?

Son seguros de vida combinados con renta vitalicia. Surgió de un acuerdo entre gobierno, empresas y corredores. En conjunto, se vio la posibilidad de que el mercado podría desarrollarse por allí y, naturalmente, con el liderazgo del regulador de seguros empezó el proceso que se pudo replicar en grandes cantidades a través de canales de distribución. Eso cuesta como 20 reales, que son como 10 dólares, y con eso se puede hacer un plan de jubilación en Brasil.

—¿Cuántas personas tienen acceso a ese tipo de productos?

—En Brasil tenemos dentro del sistema entre 25 millones y 30 millones de personas, pero también están los productos que forman parte de las conquistas de las nuevas clases sociales que son los productos sencillos que van a cubrir. También están los seguros de hogar. En el pasado se pensaba que solamente las familias de clases alta y media alta podían tener este tipo de seguros, pero quienes realmente lo necesitan son los sectores populares. Así que ya hay productos que ofrecen una cobertura para una casa de 15.000 dólares, al igual que se puede asegurar aparatos electrónicos, lavadoras, cocinas, neveras y el teléfono celular.

¿Eso está ocurriendo en otros países de América Latina?

—Ciertamente. Eso ocurre en la medida en que aumenta la autoestima.

Pero esa autoestima es posible cuando se tiene un país con una economía estable.

—Por supuesto. Que exista estabilidad, como dije, y que también haya un aumento de la renta nacional.

¿Se requiere también que la inflación sea controlada?

Es fundamental que los gobiernos creen condiciones para la estabilidad económica y a partir de allí viene el desarrollo. Si volvemos a la década de los noventa en Brasil, nos vamos a encontrar que teníamos una inflación en la mañana y otra en la tarde. Estamos hablando de 1.200% y hasta 2.000%. ¿Cómo se puede planificar con tales números?

¿Los pequeños emprendimientos empiezan a darle importancia a la necesidad de adquirir seguros?

—Totalmente.

¿Por qué?

—Porque el proceso de movilidad social muchas veces hace que el primer empleo sea crear una microempresa y de esa manera salir de la informalidad. Surge la necesidad de tener acceso al crédito público o privado a través de las microfinanzas y el seguro aparece como algo que va a garantizar a la persona que no vuelva a la situación anterior que tenía.

Colombia desplaza a Argentina y Venezuela exporta profesionales

Aun cuando Antonio Cassio señala el peso que tiene Brasil en el sector asegurador de América Latina, 45% en toda la región, no deja de mencionar cambios en la tendencia en algunos países. “Colombia está comenzando a tomar el espacio de Argentina”, afirma.

Señala que Zurich ocupa el cuarto lugar en el ranking regional después de que adquirió Santander Seguros y tienen en la mira ampliar su presencia, que actualmente incluye Brasil, Chile, México, Uruguay, Chile y Venezuela.

Al ser consultado sobre el caso venezolano, refiere las oportunidades que existen en el país, pero destaca en específico el hecho de la formación que tiene el recurso humano que labora en el campo de los seguros.

“El principal nicho de recursos humanos de América Latina para ir a operar a otros países es Venezuela, porque tiene una calidad de profesionales que se puede exportar a otros mercados, gente muy bien formada y trabajadora. Yo cuando vengo a Caracas es para celebrar la conquista de nuestros equipos en el país”, asegura.

El perfil

Antonio Cassio

Tiene a su cargo la responsabilidad de definir la estrategia regional de la compañía de seguros Zurich, y asumió las funciones de presidente para América Latina en mayo de 2011. Ocupó la presidencia de la compañía Mapfre en Brasil, y los inicios en la actividad aseguradora comienza justamente con esa empresa española al frente de la firma Vera Cruz Life & Pensions. Es economista y curso estudios de posgrado en Finanzas y Estrategia en la Escuela de Negocios de la Universidad de Navarra en España.