• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Una investigación paralizada

El diputado Rodolfo Rodríguez solicitó la averiguación

El diputado Rodolfo Rodríguez solicitó la averiguación

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional abrió una averiguación sobre el caso de Cementos Cerro Azul en diciembre del año pasado a solicitud de uno de sus miembros: el diputado opositor Rodolfo Rodríguez (AD/Anzoátegui). Los hallazgos de una investigación sobre irregularidades en el proyecto, publicada en El Nacional dos meses antes, motivó la petición del parlamentario. Rodríguez afirma que el trabajo fue paralizado por la fracción mayoritaria del Gobierno ante la cercanía de las elecciones presidenciales del 7 de octubre.


Un comité integrado por los diputados Erick Magos y Nancy Ascencio, del PSUV, y Deyalitza Aray y Rodríguez, de la Mesa de la Unidad Democrática, visitó la planta. Confirmaron, según el parlamentario, los errores en los estudios de suelos y la carencia de la rampa de acceso a las canteras. Pero otras cosas le preocupan más: “Hubo pérdidas para la nación por la compra de maquinaria en Alemania con intermediación de los iraníes. También por la construcción de pilotes que no formaban parte del proyecto original de la cementera”.


El Ministerio de Ciencia e Industrias Intermedias (ya desaparecido) envió auditores a la compañía después de octubre de 2011. “Se hizo un trabajo general, se remitió gente de Caracas”, ratifica una fuente del despacho. A pesar del retraso y de las evidencias de irregularidades, el Gobierno aprobó entregarle una segunda fase del proyecto de Cerro Azul a Edhasse Sanat que, desde que comenzó las labores se apoyó en dos subcontratistas privadas iraníes: Oxin Sanat y Modiriate Edhasse. El anuncio se hizo en septiembre de 2011 en la VII Comisión Mixta Irán-Venezuela. Recursos adicionales fueron aprobados con votación mayoritaria de la fracción parlamentaria del PSUV en la Asamblea para respaldar las labores de la contratista iraní.


El presidente Mahmoud Ahmadinejad visitó Venezuela en enero y junio y en ambas ocasiones se reunió con su homólogo Hugo Chávez. Uno de los puntos de agenda del primer encuentro fue, según trascendió entonces en medios diplomáticos, fue negociar la solicitud de más de 130 millones de dólares de compensación que la contratista iraní exigía por conceptos como reembolsos de gastos aduanales, incumplimientos de carta de créditos y hasta por los aumentos salariales decretados en el país. Hubo negociadores venezolanos que expresaron que los montos solicitados por la contratista eran exagerados y que sólo debían ser cancelados no más de 30 millones de dólares. El punto, de acuerdo con fuentes vinculadas a la negociación, fue resuelto con una cantidad cercana a 60 millones de dólares.