• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

“La inflación me pegó durísimo este año”

Desde 2012 Strauss trabaja en el Hospital Clínico Universitario | Foto Alexandra Blanco

Desde 2012 Strauss trabaja en el Hospital Clínico Universitario | Foto Alexandra Blanco

Ricardo Strauss es médico internista y su ideal es rescatar y mejorar el sistema público de salud, por lo que no emigrará. Trabaja en el Hospital Clínico Universitario de Caracas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La apreciación de que Medicina es la profesión para mantener un estándar económico aceptable luego de graduarse en pregrado y realizar la especialización no se ha percibido en el caso de Ricardo Strauss, joven de 27 años de edad, egresado de la Universidad de Carabobo y que en noviembre próximo concluye el posgrado de Medicina Interna.

Desde 2012 se desempeña como internista residente en el Hospital Clínico Universitario de Caracas y su sueldo es de 8.000 bolívares mensuales más las guardias. “Si no fuera por el apoyo de mis padres sería difícil vivir en Caracas y eso que tengo la suerte de pagar un alquiler bajo (4.700 bolívares al mes en un anexo en Bello Monte) frente a otros colegas que pagan hasta 8.000 bolívares por una habitación”, contó.

 “La inflación me pegó durísimo este año”, afirmó Strauss. Solo en comida gasta 6.000 bolívares mensuales pese a que se lleva la lonchera al sitio de trabajo. Agregó que tiene carro, un Toyota Corolla de 1994, que ya pide reemplazo pero no puede comprar otro ni siquiera usado.

Con un estricto plan de ahorro ha viajado al exterior, pero manejándose con un muy bajo presupuesto que “es la mejor manera de conocer realmente un país”. En diciembre próximo irá a Argentina; el pasaje lo compró, ya bastante caro, en febrero. “Ahora sería imposible”, dijo.

Strauss tiene el ideal de rescatar el sistema público nacional de salud por lo que no piensa emigrar al extranjero, lo cual no excluye estudios de especialización, posiblemente en Alemania para profundizar su formación pero siempre regresando a Venezuela.

“Es necesario que los médicos contribuyamos a mejorar el sistema de salud desde lo público si queremos reconstruir este país”, insistió el joven profesional que también aspira a ser docente universitario. Sus ejemplos en el servicio dentro de la carrera son su papá, ingeniero electricista, y su mamá, educadora, además de su hermana mayor becada en Estados Unidos y que retornará a Venezuela al culminar los estudios de Administración de Organizaciones No Gubernamentales.

Admira al doctor José Gregorio Hernández y al sanitarista Arnoldo Gabaldón, que “acabó con la malaria en Venezuela, pero su legado no se respetó en los últimos años y la enfermedad volvió”. Otro punto de referencia es su tío Johann Strauss, anestesiólogo del Hospital Central de Barquisimeto.

Ricardo Strauss también cursó en 2011 estudios sobre cambios sociales dentro del programa Liderazgo para Jóvenes, Lidera. Dijo que no tiene novia y que por ahora no piensa fundar su propia familia