• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

500% se incrementaron precios de productos peruanos en Caracas


Un kilo de cereal como la quinoa está sobre 700 bolívares y el de la Inca Kola, el maíz morado y las aceitunas es 4 veces más caro que en 2013

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El mercado dominical Alameda del Perú lleva más de 20 años instalándose todos los domingos en el bulevar Amador Bendayán de Quebrada Honda. Siempre fue punto de encuentro de la comunidad peruana en Caracas y en los últimos seis años se ha convertido en referencia gastronómica de la comida de ese país en Venezuela. No obstante, la escasez de productos nacionales y el repunte en los precios de los bienes que se importan de esa nación han reducido la cantidad de comensales.

Desde que se estableció el control cambiario en 2003, hubo posibilidades de importar parte de esos productos a tasa oficial. Algunos también se traían a la paridad del mercado negro, pero había cierta estabilidad que permitía no alterar tanto los precios de los productos y los platos. Sin embargo, eso cambió en 2013 y en los dos primeros meses de 2014 debido al salto que ha tenido la tasa del mercado paralelo, que ha llegado a cotizarse hasta 12 veces por encima de la paridad oficial de 6,30 bolívares por dólar.

Comerciantes y comensales señalan que el incremento de precios en productos emblemáticos ha sido de 500% en un año. Citan como ejemplo lo que ocurre con un kilo de quinoa o quinua, un cereal ancestral no sólo de Perú sino también de Ecuador, Bolivia y Chile. En este caso el alza también se debe a que los chefs venezolanos convirtieron la quinoa en un producto gourmet, aparte de que los médicos y nutricionistas lo recomiendan porque lo consideran el alimento más completo desde el punto de vista nutricional y es de fácil digestión.

“El precio de la quinua está por las nubes. Hace un año estaba a 120 bolívares el kilo, ahora está en alrededor de 700 y hasta 800 bolívares”, dijo Fabiola Antica, una de las propietarias de los locales de cereales que instalan en La Alameda caraqueña. “Los problemas comenzaron a empeorar hace un año y ahora al proveedor le resulta complicado y fastidioso traer mercancía porque un mes piden unos permisos y al mes siguiente piden otros”, añadió.

El presidente de la Asociación de Comerciantes de la Alameda del Perú, José Rojas, señaló que en los Andes venezolanos se ha intentado sembrar este cereal, al igual que el maíz morado, pero los resultados no han sido exitosos. Tampoco por parte del gobierno ha existido la intención de utilizar los convenios comerciales con Bolivia –mediante el Alba- para importar la quinoa.  

El peso de la escasez. Otro ejemplo que citan como paradigma de la inflación es con el popular refresco Inca Kola, que se importa de Perú. Actualmente el precio es cuatro veces más caro al de hace un año y difícilmente una botella pequeña baje de 60 bolívares (9,5 dólares al tipo de cambio oficial de 6,30 bolívares por dólar). Sin embargo, la bebida se trae de la nación andina según la cotización del mercado negro y para un extranjero sería como si lo comprara a 75 centavos de dólar.

“Hace un año una Inca Kola costaba 15 bolívares. Un aumento de iguales proporciones hemos visto en las aceitunas moradas y el maíz morado. Los precios han subido una barbaridad”, afirmó Isabel Carrasco, otra de las comerciantes del mercado. “Si hablamos de productos venezolanos, tenemos problemas para conseguir aceite, leche y azúcar“, agregó.

La preparación del ceviche se ve limitada a los problemas de escasez y de poca oferta y variedad de pescados. “Antes podíamos escoger y empezamos con el dorado porque es espectacular, pero ahora para el ceviche tenemos que utilizar lo que consigamos”, expresó Luz Cavallini, expendedora de uno de los puestos de comida más concurrido. “En Venezuela tienen un producto extraordinario como es el cacao que lo utilizamos para hacer una torta de chocolate. Estuvo en 80 bolívares el kilo durante buena parte del año pasado, subió a 120 bolívares en diciembre y ahora se consigue a 350 y hasta en 500 bolívares”, indicó.

Una de las razones por las cuales este mercado permanece lleno todos los domingos se debe a que continúa siendo más económico cuando se compara con los precios de un restaurante peruano en Caracas.