• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

“Lo de gustos y colores se acabó en ropa a la medida”

Zulema Rodríguez espera un repunte de trabajo en Navidad porque la gente tendrá más dinero con los aguinaldos | Foto: William Dumont

Zulema Rodríguez espera un repunte de trabajo en Navidad porque la gente tendrá más dinero con los aguinaldos | Foto: William Dumont

Hay que ingeniárselas para cumplir con los clientes debido a la falta de materiales, dijo Zulema Rodríguez

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La confección y arreglo de la ropa se ha convertido en una proeza como consecuencia de las dificultades para conseguir los materiales y, de haber existencias, que cumplan con la calidad y colores requeridos por los clientes, afirmó Zulema Rodríguez, costurera y diseñadora de modas.

De trabajar en tintorerías ecológicas reforzando cierres y botones, Rodríguez, peruana con 31 años en Venezuela, tiene desde hace 4 años su propio taller, Live Latina, en un centro comercial en Candelaria, donde confecciona piezas de alta costura y realiza todo tipo de arreglos.

“Descubrí que la gente cada vez más recupera su ropa. Antes se botaba un pantalón o una blusa porque le faltaba el cierre o un botón, ahora no”, contó la costurera. Con respecto a la confección de trajes y vestidos, señaló que debe recorrer las tiendas de Caracas para hallar las telas más aproximadas en calidad, textura y color a las exigencias de la clientela.

“Lo de gustos y colores se acabó en la ropa hecha a la medida. En estos tiempos es difícil conseguir botones, cierres e hilos del mismo tono que la tela”, destacó. Otro problema es el constante incremento de los precios de los materiales, lo cual no se puede trasladar totalmente a la pieza final porque la gente dejaría de comprar.

La diseñadora de modas anotó que por la relación precio-calidad de su trabajo, los clientes le encargan la confección de vestidos de novia, pero actualmente no hay las telas adecuadas como el raso, tul y brocado.

La misma escasez se presenta en la hechura de las chaquetas y los pantalones, pues el dril y la gabardina son muy caros o no se encuentran. Para la primera vestimenta debió recurrir a la tela minimac más económica y de calidad aceptable, sin embargo, el precio se ha triplicado.

Agregó que el argumento de las tiendas de textiles es que importan la mercancía a dólar libre por lo que deben adquirir las telas con mayor salida y colores más genéricos como son el negro, el blanco, los primarios y algunos secundarios, pero casi sin matices ni degradé.

A la caza de los materiales. Entre los materiales para reparar y confeccionar vestimenta, los botones son los más escasos actualmente con el agravante de que cuando se consiguen los expendios los venden al por mayor. “Eso funciona para las fábricas de ropa que requieren grandes cantidades, pero para la costura de una pieza no. Las mercerías tampoco la ponen fácil porque venden mínimo una docena y tú necesitas menos botones”, indicó Rodríguez.

Con relación a los cierres dijo que se consiguen los transparentes, pero no sirven para los trabajos delicados como chaquetas que los de nylon y se “ve muy feo el cierre tipo diente de perro”. El color idéntico a la pieza es otro problema, por lo cual encarga a los clientes que compren la cremallera en la mercería para “evitar las quejas y comprueben la dificultad de encontrar el artículo de acuerdo con sus exigencias”.

Sobre los hilos, señaló que si bien el precio subió 100% y no hay la variedad de colores de antes, afortunadamente tiene en stock pero advirtió que no se pueden guardar por tiempo prolongado porque se pudren o se parten. La diseñadora espera un repunte de la actividad por las fiestas navideñas cuando la gente cobre las utilidades y los aguinaldos.

Música para redondear ingresos

Zulema Rodríguez combina la confección y arreglo de ropa con la música, actividad que realiza desde niña, y completar así el ingreso necesario para cubrir los gastos del hogar. “En el taller, el trabajo nunca falta pero la inflación nos afecta igual que a todos”, dijo la costurera y diseñadora de modas.

Agregó que los encargos no siempre los cobra enseguida, porque la gente se tarda en retirar la ropa para atender gastos más prioritarios o hasta conseguir los reales. Rodríguez contó que hace cinco años emprendió El Show del Recuerdo, agrupación encargada de amenizar fiestas familiares con canciones del pasado como boleros y otros ritmos tropicales, baladas, rock y cualquier melodía que estimule la nostalgia musical del público asistente.

“El 8 de noviembre celebramos el quinto aniversario con Los Terrícolas de Venezuela en el centro comercial Plaza Páez en El Paraíso”, dijo.