• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Desde 2010 el gobierno reduce  divisas para equipos médicos

Foto Archivo El Nacional

Foto Archivo El Nacional

El año pasado el sector apenas recibió una cuarta parte de los dólares que requiere para las operaciones de un año 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En 2013 el sector privado comenzó a reportar disminución en la entrega divisas por parte del gobierno. El año pasado la situación se agravó, al punto de que impidió a muchas empresas reponer inventarios de materias primas, insumos y productos terminados a tiempo, lo que desató una severa y generalizada escasez, que aún persiste.

La antigua Comisión de Administración de Divisas, sin embargo, comenzó a restringir la asignación de recursos desde antes. Un informe de la Asociación Venezolana de Distribuidores de Equipos Médicos, Odontológicos, de Laboratorios y Afines revela que desde 2010 el gobierno redujo sistemáticamente la aprobación de divisas al sector.

El documento se lo envió el gremio al diputado Henry Ventura, de la Comisión Permanente de Desarrollo Social Integral de la Asamblea Nacional, el pasado 4 de marzo como respuesta a unas declaraciones que ofreció a mediados de febrero. En esa oportunidad aseguró que las empresas han escondido los fármacos e insumos médicos y que en 2014 habían recibido 3,7 millardos de dólares.

Este es el tercer informe que, desde mayo del año pasado, Avedem hace llegar al Parlamento. Además de exponer la gravedad del sector por la falta de asignación y liquidación de divisas, como en los anteriores documentos, en este el gremio hace una explicación detallada de la razón de la escasez de insumos y equipos médicos. A continuación los argumentos.


I

Las necesidades de divisas anuales del sector son de aproximadamente 1 millardo de dólares. Sin embargo, según el informe, en los últimos cuatro años el gobierno ha disminuido progresivamente las autorizaciones para adquirir divisas (AAD). En 2010 a los importadores de insumos y equipos médicos se les asignó 845 millones de dólares; el año siguiente, 711 millones de dólares; en 2012, 647 millones de dólares; y en 2013, 531 millones de dólares.

El año pasado apenas les aprobaron 254 millones de dólares –una cuarta parte del requerimiento anual– “y hasta el 27 de febrero de 2015 no han autorizado nada”. “Para lo que va de año podemos decir que la escasez es de 100%,  no hay productos”, señala el documento.


II

Además de la merma en las autorizaciones para adquirir divisas, el informe señala que otro tema que incide en la escasez es la cantidad de dólares que efectivamente fueron autorizados a liquidar (ALD). Con estos recursos, indica el texto, se deben cancelar las importaciones realizadas en función de los dólares autorizados, señalados en el punto anterior.   

Además de que al sector le aprobaron progresivamente menos divisas desde 2010, el gremio señala que a partir de mediados de 2011 y de manera acentuada en 2012 los otorgamientos se hicieron sin contar con el respaldo presupuestario, es decir, se emitieron AAD por encima de la disponibilidad de divisas.

Esto trajo como consecuencia, explica el informe, que las empresas empezaran a  acumular deudas con los proveedores internacionales. Para comienzos de octubre de 2013, el compromiso superaba 475 millones de dólares, con demoras de hasta más de 1.000 días, “lo que generó el cierre de las líneas de crédito y la imposibilidad de importar”.

En mayo del 2014, el gobierno le prometió a Avedem que todas las importaciones que serían otorgadas a partir de ese momento iban a ser liquidadas dentro de los 90 días después del cierre de importación y que antes de finalizar ese año la deuda acumulada desde 2010 sería liquidada.

Esto no ocurrió. Las pocas importaciones hechas en 2014 fueran liquidadas de manera tardía. El documento destaca que algunas todavía siguen pendientes, al igual que la deuda vieja, lo que desencadenó el cierre definitivo de las líneas de crédito de los vendedores. “Ahora nuestros proveedores exigen pago por anticipado”.

Hasta el 27 de febrero pasado, la deuda del sector con los vendedores extranjeros es de aproximadamente 265 millones de dólares: 180 millones corresponden a importaciones antes de  septiembre de 2013; 16 millones a compras del último trimestre de 2013; 8 millones son de importaciones llegadas al país, pero sin tramitar el ALD; y 61 millones corresponden a importaciones del año pasado.


III

En el último trimestre de 2014 el sector solicitó la aprobación de 152 millones de dólares, que hasta ahora no han sido autorizados. “Se trata de productos que estarían disponibles durante el primer trimestre de 2015 si los recursos se hubieran autorizado oportunamente”, se afirma en el documento.


IV

Aunado con las pocas liquidaciones de divisas a los importadores de insumos y equipos médicos, la paralización de las aprobaciones de los certificados de no producción también influyeron en el descenso de la mercancía del ramo y, por ende, en una mayor escasez.

Avedem asegura que las 209 solicitudes de certificados de no producción que hicieron los agremiados durante el último trimestre de 2014 aún no han sido autorizadas. Según el informe, no se pudieron hacer porque la página web donde se tramita está inactiva desde octubre del año pasado aproximadamente. No hay otra forma de obtenerlo.

“En los cuatro puntos anteriores puede fácilmente encontrarse las razones o factores de la ‘escasez’, que no están bajo el control, cuidado, dirección, o decisión de nuestros afiliados. Señalaba en sus declaraciones (diputado Ventura) que debían investigar a las empresas, pero nos preguntamos, con todas los argumentos antes expuestos, ¿a quién se debe investigar?”.


RECUADRO


Parte de lo ausente

Algunos de los insumos médicos, cuyas autorizaciones de adquisición de divisas fueron hechas en el último trimestre de 2014 y aún el gobierno no ha aprobado, son los siguientes: reactivos para laboratorio, guantes, prótesis oculares, catéteres (de varias medidas), stents coronarios, repuestos de gases y electrolitos, películas para rayos X, implantes para la columna, prótesis gástrica, hojillas de bisturí, catéter uretral de látex, catéter endotraqueal para conducción de aire, mascarillas, gorro de enfermería, vendas elásticas, jeringas (de varias medidas), equipo de radiofrecuencia, material laparoscópico, material para urología.

También están incluidos en este grupo: materiales para laboratorios dentales, yeso para ortodoncia, líquido electrolítico dental, revestimiento para coronas de porcelana, dientes artificiales para prótesis. Igualmente: doppler vascular, ultrasonidos, monitor de signos vitales, ultrasonidos, bolsas de orina pediátrica, tubos para extracción de sangre, entre muchos otros