• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

“Los gastos de la casa aumentaron 80% con la llegada del bebé”

Sarita Rodríguez elabora bisutería que vende a sus clientes de la cartera de seguros y en la oficina y tiendas | Foto cortesía Andrea Rojas

Sarita Rodríguez elabora bisutería que vende a sus clientes de la cartera de seguros y en la oficina y tiendas | Foto cortesía Andrea Rojas

Para complementar el sueldo de su trabajo formal, Sarita Rodríguez hace postres y bisutería

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Sarita Rodríguez tiene 24 años de edad y se graduó hace un año de técnico superior universitario en Administración de Empresas, aunque ha optado por seguir desempeñándose en el mundo de los seguros, que hace tres años le ofreció la oportunidad de un trabajo con sueldo fijo más comisiones.

“Mi esposo y yo somos muy organizados por lo que decidimos planificar nuestra vida juntos desde que iniciamos el noviazgo en 2007. Hemos tenido suerte y trabajado muy duro”, recordó. Luego de dos años comprometidos se establecieron como pareja y empezaron a reunir la inicial, con los ingresos de ambos, para comprar una vivienda.

Contó que una vez aprobado el préstamo en el banco adquirieron el apartamento hace un par de años en 640.000 bolívares, y pagan por la hipoteca 3.000 bolívares mensuales. “La cantidad es baja tomando en cuenta lo que cuesta hoy un alquiler. Si tuviéramos que empezar en medio de la actual situación económica que atraviesa el país las cosas habrían sido mucho más difíciles para nosotros”.

El bebé nació hace seis meses y la pareja contrajo matrimonio hace dos meses. “La alegría de un hijo es grandiosa, es la cima de la realización, pero los gastos de la casa aumentaron 80% con su llegada, lo que me llevó a buscar otras entradas porque el ingreso mío y de mi esposo (17.000 bolívares mensuales) no nos alcanza ahora”.

Rodríguez destacó que al presupuesto familiar se han sumado otros costos: el pediatra, control médico mensual, y cada consulta cuesta 1.000 bolívares, además de las vacunas y las vitaminas. “La ropita también es costosa y la pierde muy rápido porque el bebé crece volando”.

Otro gasto lo representan los pañales, la leche, las toallitas húmedas, el champú, la crema antipañalitis, entre otros artículos infantiles, que “hay que cazar para comprarlos en los distintos establecimientos porque están escasos y muchas veces se debe pagar más caro por ellos”.

Refirió que el HCM lo paga su esposo, portugués nacionalizado venezolano, que es profesional pero trabaja en la ferretería de su padre. Adicionalmente, Sarita ayuda a su mamá con la compra del mercado y le pasa una mensualidad. “Ella trabaja, pero le debo todo y la apoyo afectiva y económicamente igual que mis otras dos hermanas”.

Rodríguez agregó: “El dinero se va más rápido y lo noto mucho cada vez que hago el mercado, que en mi caso es doble. En cada visita al supermercado gastas más y llevas menos comida”.


Ocupación en la red. Rodríguez es una fanática de Internet. Allí ha descubierto oficios que le abrieron las puertas a sus otras ocupaciones que complementan su trabajo formal en la empresa aseguradora. En la web aprendió a elaborar las piezas de bisutería con la aplicación de varias técnicas como la Soutach, combinación de hilo y piedras en cada creación, que está muy de moda.

Se enorgullece de sus diseños cuando hace los zarcillos, pulseras, collares, cinturones, entre otros. Las prendas de fantasía se las compran los clientes de su cartera de seguros, compañeros de oficina y amistades, además de varias tiendas de los centros comerciales.

“Los ponquecitos me los enseñó a hacer una tía que es repostera, aunque por la web aprendí otras técnicas para la cubierta y los rellenos. Me va bastante bien porque mi hermana que es recreadora me ayuda a venderlos, a 10 y 15 bolívares los sencillos para los niños. Con esta actividad entran cerca de 1.000 bolívares semanales que sirven para pagar los servicios”, explicó Rodríguez.

Ante la realidad de que el dinero no rinde señaló que ha debido ampliar el horizonte de matar tigres. “Últimamente incorporé la elaboración de tortas, marquesa de chocolate y tres leches. Hay que ser muy creativo y ocuparse de varias cosas para afrontar el alto costo de la vida”.

Afirmó que esta serie de reportajes sobre el rebusque son positivos: "Porque muestran todo lo que hacemos los venezolanos para sobrevivir, además de dar ideas a otras personas, especialmente a los jóvenes, para salir adelante”.

Emigrar a Estados Unidos
Sarita Rodríguez y su esposo plantean irse de Venezuela: “No solo los salarios no alcanzan, está la angustia por la inseguridad personal que vivimos todos en el país”. Sin embargo, la opción no es Portugal, donde también hay crisis, sino Estados Unidos porque allí ven más oportunidades.

Recordó que su hermana, de 27 años de edad y cosmetóloga, se fue para allá hace 11 años y, aunque estuvo 9 años ilegal, en 2012 se casó con un estadounidense y tuvo un hijo. “Ahora tiene un permiso y el año que viene le darán la ciudadanía”, dijo.

Sarita manifestó: “Adoramos a Venezuela, pero si las cosas no mejoran estamos dispuestos a irnos. Antes que nada pensamos en un mejor futuro para nuestro hijo”.