• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

La franquicia le dio un impulso a Depi Light

La empresa se reinventó para superar los problemas derivados del racionamiento eléctrico

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Año y medio de experiencia como gerente de Mercadeo y Ventas de Depi Light, centro de estética con 15 años en el país, le sirvieron a la publicista Daniela González para decidir convertirse en microempresaria en el ramo de la belleza.

"Tanto la mujer como el hombre buscan los servicios que se ofrecen en los centros de estética. Es un mercado muy demandado porque la gente quiere verse bien y consentirse", afirma González.

En el tiempo que trabajó con la marca atendió la gerencia de todas las sedes que tenía la empresa en distintos puntos del país y que pertenecían a los mismos dueños. Pero con la idea de recuperar parte de la inversión, y para delegar responsabilidades decidieron convertirse en franquicia.

"Después del racionamiento eléctrico muchas sedes de Depi Light tuvieron que cerrar porque la demanda de luz del láser es mucha y se perdieron pacientes por los nuevos horarios. Convertirse en franquicia fue una manera de evitar que siguieran cerrando los centros y, además, se lograba mantener el nombre de la marca", agrega.

Después de estudiar las ventajas y desventajas de vender el nombre de la marca, los propietarios de Depi Light concretaron a finales de 2012 la creación de las franquicias. Se vendieron algunas en Caracas y el trato más reciente se cerró con González, que inauguró con una socia un centro de estética en San Antonio de los Altos, estado Miranda, en enero de 2013.

"Se han creado muchos centros de estética, pero la mayoría los adquieren inversionistas que luego dejan a terceros como encargados", indica González. Cree que la aceptación de los clientes desde que abrió el centro se debe a su presencia en el local y a la atención que brinda el equipo de trabajo.

La facturación de la sede de San Antonio fue de 30.000 bolívares en enero y llegó a superar 200.000 bolívares en mayo.

La diferencia con el resto de los centros de estética está en la calidad de los tratamientos.

"Depi Light da resultados entre la primera y segunda sesión".

Belleza integral. A pesar de lo rentable que pueda ser el negocio de los centros de estética, González ha tenido que enfrentar un ramo que es muy vigilado por episodios en los que personal no calificado realiza tratamientos invasivos.

"Nosotros no inyectamos biopolímeros y estamos de acuerdo con los controles. Hay gente haciendo tratamientos sin haberse preparado para ello".

Asegura que el personal que trabaja en Depi Light está capacitado para llevar a cabo los procedimientos que ofrecen.

"Todos nuestros trabajadores reciben asesoría con médicos.

Quienes hacen los masajes antiestrés son fisioterapeutas y contamos con enfermeras que saben cómo actuar ante reacciones alérgicas".

González refiere que la salud es prioridad en su centro. A todos los pacientes que van para tratamientos corporales se les solicita un perfil 20 y deben ir a la consulta con el nutricionista del mismo centro para que les haga una evaluación antes de iniciar los procedimientos.