• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Una familia requiere Bs 5.900 al día para cubrir la canasta básica

Mientras que en febrero del año pasado se necesitaban 3,5 salarios mínimos para pagar alimentos y servicios, ahora se requieren 18,3, según el reporte del Cendas. En el año solo la cesta alimentaria subió 514,2%, pasó de 19.858,07 a 121.975,47 bolívares

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En el país día a día tiene más vigencia la frase de que mientras los salarios suben por escaleras la inflación va en ascensor. Cifras tanto oficiales como extraoficiales respaldan las quejas de millones de trabajadores que, pese a que obtienen más liquidez cuando se decretan los aumentos de sueldos, pueden comprar cada vez menos bienes por la subida de precios.

El año pasado el presidente Nicolás Maduro aprobó que se incrementara el salario mínimo en cuatro oportunidades, que en total sumaron un alza de 97%. Sin embargo, en ese mismo período el Índice Nacional de Precios al Consumidor se ubicó en 180,9%, según el Banco Central de Venezuela.

La variación en el precio de bienes y servicios es mayor de acuerdo con la medición que mes a mes hace el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros. El registro del Cendas indica que en 2015 la canasta alimentaria subió 443,2%, mientras que la canasta básica, que contempla los gastos en alquiler de vivienda, vestido y calzado, medicinas incrementó en 361,5%.

Este año el aumento de los precios se ha exacerbado: para febrero (la última data disponible) la canasta alimentaria tuvo un alza anualizada de 514,2%, pasó de 19.858,07 a 121.975,47 bolívares y la canasta básica subió 424,2% de 33.759,96 a 176.975,45 bolívares, según el Cendas.

Los informes muestran que en febrero de 2015, cuando el salario mínimo estaba en 5.622,48 bolívares, se requerían para cubrir la canasta alimentaria 3,5 salarios mínimos y 6 para cubrir la básica. Para febrero de este año, cuando el salario estaba aun en 9.648,154 bolívares, se necesitaban 12,6 para adquirir los bienes de la canasta alimentaria y 18,3 para cubrir los gastos de la básica. Es decir, que una familia de cinco miembros debe tener un ingreso diario de al menos 5.900 bolívares para poder costear sus necesidades básicas.

La proyección de Ecoanalítica para este año es que la inflación ascienda a 296% y la caída del poder adquisitivo sea de 31%.

 

No hay guerra. La economista y profesora universitaria Sary Levy, reiteró que la inflación no se debe a ninguna guerra económica, sino que obedece a dos componentes, uno real y otro monetario.

“El real es porque ha habido una caída en la oferta de productos en comparación a la demanda, y la escasez presiona al alza de los precios: las personas están dispuestas a pagar más para conseguir los pocos productos que hay. El otro componente es la impresión monetaria sin respaldo que ha hecho el BCV, si tienes más bolívares para la misma cantidad de bienes, dan más para obtener esos bienes”, dijo.

Recordó que el deterioro del poder de compra es tanto interno, como externo, pues día a día se devalúa la moneda tanto si se toma en cuenta las tasas de cambio oficiales, como las extraoficiales. Solo en marzo la tasa del Sistema Marginal de Divisas, que será la del nuevo Dicom, o divisas complementarias, aumentó 68 bolívares.

La economista Anabella Abadi, de la firma ODH Grupo Consultor, cree que el impacto del incremento de la tasa de cambio del Dicom se verá más con el paso de los meses porque aún sigue liquidándose el grueso de las divisas a la tasa de cambio del Dipro, o de divisas protegidas.

 

Nadie se salva. Ni los profesionales con sueldos más altos pueden cubrir las canastas. El médico residente que tiene un sueldo base de 10.464 bolívares, necesita trabajar un año y cinco meses para pagar la canasta básica, mientras que un director de hospital que cobra 18.628 bolívares debe reunir 9,5 mensualidades para pagarla.

Douglas León Natera, presidente de la Federación Médica Venezolana, aseguró que como consecuencia los médicos abandonan postgrados que son a dedicación exclusiva. “Los dejan porque no pueden vivir con 10.000 bolívares, prefieren trabajar en privado para obtener más ingresos”. Dijo que también aumentó el número de médicos que se fueron del país. “Hasta el año pasado eran 10.300 los médicos, pero este año ya son 13.000”.

Reiteró su petición a las autoridades a sentarse a discutir un contrato colectivo, que no se hace desde 2003.

Los profesores universitarios tampoco se salvan, el instructor a tiempo completo que devenga 22.562 bolívares necesita 7,8 mensualidades para pagar la canasta básica y el que más gana, el profesor titular a dedicación exclusiva que cobra 36.812 bolívares requiere casi cinco sueldos para pagarla.

“Los profesores están renunciando y se están yendo del país. Solo en la facultad de medicina de la Universidad Central de Venezuela, desde octubre a la fecha han renunciado cerca de 80 profesores, y 70 más se han jubilado por los sueldos”, dijo Víctor Márquez, presidente de la Federación de Profesores de la UCV.

Aseguró que los profesores están pidiendo que les reduzcan el tiempo de permanencia en la universidad. “Necesitan hacer otras actividades para obtener más ingresos, por los bajos sueldos están vendiendo propiedades. Por eso y otras cosas, la federación acordó reanudar el conflicto en la universidad que no implica paralizar clases, pero si retomar las acciones de protesta”.

La brecha entre el sueldo y la inflación de los trabajadores de la administración pública también es abismal, afirmó Antonio Suárez, presidente de la Federación Unitaria Nacional de Empleados Públicos. El bachiller I gana 11.577,82 bolívares, es decir, que debe trabajar 15 un año y tres meses para pagar la canasta básica y el profesional III que cobra 28.491,25 bolívares, debe reunir 6 mensualidades para cubrirla. 

“En la administración pública no hay casi renuncias, pero los trabajadores si tienen más trabajos para aumentar los ingresos. Con la reducción de la jornada laboral por el ahorro eléctrico tienen más tiempo para hacer otra actividad”, dijo.