• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Por falta de cuentas en el exterior demora el permuta

Faltaba comunicar a los bancos las normas que limitan el uso de los fondos | Foto AFP / Archivo

Faltaba comunicar a las empresas financieras las normas que limitan el uso de los fondos | Foto AFP / Archivo

Faltaba por afinar detalles con los presidentes de las empresas financieras para informar las normas que limitan el uso de los fondos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Para hoy se espera la publicación del nuevo Convenio Cambiario que regirá el Sicad II y que permitirán las transacciones para la compra-venta de divisas a través de operaciones con bonos, y cuyos intermediarios serán los bancos públicos y privados, las casas de bolsa y la Bolsa Pública de Valores. Si bien el vicepresidente para el Área Económica, Rafael Ramírez, anunció que la normativa se publicaría ayer, hubo retrasos debido a que algunos puntos no habían sido tomados en cuenta, como el hecho de que la Bolsa Pública no tiene cuentas en divisas en el exterior.

También faltaba por afinar detalles con los presidentes de las empresas financieras para comunicarles las normas que limitan el uso de los fondos y la transparencia en la información.

Ayer se presentaron otros inconvenientes por diferencias de criterios con respecto a los intermediarios, pues el ministro de Economía y Finanzas y Banca Pública, Rodolfo Marco Torres, era partidario de que solo la banca participara en las operaciones de permuta; mientras que Ramírez y el presidente del BCV, Nelson Merentes, son proclives a modificar la Ley de Valores para darle cabida a todas las casas de bolsa.  

Extraoficialmente se informó que el nuevo sistema no permitirá transacciones entre instituciones financieras –operaciones que sí eran legales en el desaparecido mercado de permuta- sino entre clientes a través de los organismos autorizados. Este mercado será abierto para todos los sectores y personas naturales.

Se supo que un sector del gabinete económico manifestó su inconformidad con que el tipo de cambio no tuviera un tope. La decisión fue dejarlo fluctuar, indicó Ramírez la semana pasada.