• Caracas (Venezuela)

Estrategia

Al instante

Los bancos de alimentos ayudan a paliar la crisis en España

La donación de productos de primera necesidad ha proliferado entre empresas y comunidades

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un grupo de pasajeros aguarda en la estación madrileña de Chamartín el aviso para abordar el tren de alta velocidad con destino a Segovia. El flujo de turistas extranjeros es mayor que el de ciudadanos españoles. A un costado de la sala de espera, un operativo para recibir alimentos capta la atención de la mayoría. Personal de la empresa ADIF (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias) y de la Federación Española de Bancos de Alimentos seleccionan toneladas de productos donados que llegan a la estación. Bultos de arroz, pastas, lácteos, jugos de larga duración, aceite y otros rubros no perecederos son aportados por las comunidades y empresas. Hay cientos de toneladas de alimentos desechados por los supermercados, algunos porque sus empaques no están acorde con los estándares comerciales, y son devueltos a los proveedores, y otros porque la fecha de vencimiento está próxima. Los bancos de alimentos canalizan el envió de los productos para su aprovechamiento inmediato, en organizaciones caritativas que administran comedores populares y programas de asistencia en barriadas necesitadas, también incluye a organizaciones no gubernamentales que luchan por llevar productos a las poblaciones desasistidas. Con la crisis económica, el alza del desempleo y los problemas de desalojo de viviendas en España, los bancos de alimentación han tomado gran protagonismo en la ayuda a las comunidades vulnerables. La Federación Española de Bancos de Alimentos agrupa 54 entidades en todo el país y forma parte de la Federación Europea de Bancos de Alimentos, que tiene su base en Paris, Francia. El primer banco de este tipo en la península nació en Barcelona en 1987.

En el caso de España, la organización ha centrado sus esfuerzos en alcanzar parte de las 8 millones de personas, 20% de la población, que viven con ingresos inferiores a 50% de la renta per cápita nacional, y son considerados como pobres, según Fesbal. Con el lema Ellos te Necesitan, a Ellos les Falta, la asociación recoge las donaciones de productos. En 2011 se beneficiaron 1,3 millones de personas con la distribución de más de 110.000 toneladas de alimentos mediante los bancos e instituciones caritativas. En 2010, 55% de la población española había oído hablar y sabía de la existencia de los bancos de alimentación.

La provincia con mayor distribución de alimentos al cierre de 2010 fue Madrid con 8,50 millones de kilos, seguida de Barcelona con más de 8,22 millones y Sevilla con más de 3,6 millones de kilos. En total, en ese año se distribuyeron más de 83,27 millones de kilos de productos básicos. El informe de Fesbal detalla que con estrictas normas sanitarias, los bancos recuperan excedentes agrícolas y de industrias alimentarias pero no comercializables (fechas próximas de caducidad, embalaje y etiquetas erróneas, productos fuera de temporada), además de donaciones de empresas y recolectas de la comunidad en grandes superficies. Se nutren de más de 3.000 empresas e instituciones públicas y privadas que donan productos. “Los bancos de alimentos se consideran parte integrante del sector agroalimentario y un elemento necesario para la reutilización de los excedentes que inevitablemente producimos”, indica en su anuario la Fesbal. Sostienen que para muchas empresas deshacerse de los excedentes es muy costoso, por lo que los bancos son una solución y una oportunidad para ayudar a muchas familias que lo necesitan.

Una de las claves de la efectividad de los bancos es que no entregan los alimentos a particulares, sólo los distribuyen a instituciones benéficas debidamente reconocidas y registradas, que a su vez tienen programas para proporcionar alimentos gratuitos.

Una iniciativa global

El primer banco de alimentos se fundó en 1967 en Phoenix, Arizona. Un voluntario de un comedor público de la ciudad, llamado Jonh van Hengel, se enteró de que las tiendas eliminaban todos los productos alimenticios con envases dañados o próximos a vencerse. Mientras que en el comedor popular necesitaban provisiones. Les propuso a los gerentes de comercios donar los productos. El Banco de Alimentos de San María, como fue llamado, en su primer año logró acopiar y distribuir más de 250.000 kilos de productos a 36 agencias locales. Actualmente reparte 32.600 toneladas de alimentos en Estados Unidos. Con la iniciativa lograron crear la Food Network Global Banking, que ayuda a establecer bancos de alimentos en África, Europa Oriental, Asia, América del Sur, Canadá y Australia, reporta el anuario 2012 de la Fesbal.