• Caracas (Venezuela)

Estrategia

Al instante

Pernod Ricard posiciona Ballantine’s entre los adultos jóvenes del país

Sandy Hyslop, maestro mezclador de Ballantine’s / Cortesía: Pernod Ricard

Sandy Hyslop, maestro mezclador de Ballantine’s / Cortesía: Pernod Ricard

"Hemos alcanzando cifras récord de ventas", dijo Daniel Saizarbitoria, gerente de marca

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El telégrafo, el teléfono, la penicilina y el golf fueron producto de la creatividad de personajes que pertenecen a la historia de la humanidad y que son patrimonio de Escocia, como es el whisky, y como es una de las marcas más importantes de destilados en el mundo: Ballantine’s, el segundo escocés más vendido internacionalmente y el primero en Europa. En el continente americano se posiciona en el octavo lugar.

"Ballantine’s deja su huella en todos los que lo beben", afirma Ann Miller, embajadora internacional de la marca, mientras recorre la destilería que está ubicada en Glenburgie, costa este de Escocia, y fundada en 1810. Es operada sólo por dos trabajadores y está activa las 24 horas del día durante todo el año para el grupo Pernod Ricard. "El carácter del whisky que hacemos ahora es el mismo de entonces. El método de producirlo no ha cambiado en los últimos 500 años", agrega Miller, orgullosa del destilado escocés que se añeja en barricas de roble americano, y es una mezcla de whisky de malta y de grano.

"Ballantine’s se enorgullece de ser un whisky realmente distinto, que marca pautas.

Dentro de la familia, el 17 años ha alcanzado reconocimiento mundial como una marca ultrapremium que ofrece un profundo y complejo sabor", señala. De Ballantine’s se venden 6 millones de cajas al año en el mundo.

Los hitos de la marca El legado de esta firma emblemática se remonta a 1827, cuando el hijo de granjeros George Ballantine inauguró un pequeño mercado en Edimburgo. En 1869 expandió el negocio a Glasgow con la ayuda de sus hijos, y con el nombre de George Ballantine & Sons empezó a exportar whisky a un mercado global. En 1895, la reina Victoria le otorgó a la compañía la garantía real y en 1910 el Ballantine’s Finest se convirtió en el producto de exportación principal de la marca.

La apuesta en el país Venezuela es estratégica para el grupo, que quiere posicionar a Ballantine’s en el segmento de los adultos jóvenes de entre 22 y 28 años de edad y, según Daniel Saizarbitoria, gerente general de marca de Pernod Ricard, lo está haciendo con muy buenos resultados.

"Este es un whisky carismático, que busca posicionarse entre los adultos jóvenes de mente independiente, los que rompen con los esquemas tradicionales y reflejan su autenticidad. Es un whisky para personas ambiciosas y con estilo único, seguros de sí mismos y con alta energía" .

Luego de la fuerte contracción de los años 2010 y 2011, a partir de 2012 el mercado de whisky se ha ido recuperando cada vez más, con más impacto en el whisky importado, añade. "Hemos visto un crecimiento impresionante en las ventas de Ballantine’s, con cifras récord en nuestros últimos reportes. Por eso, estamos apostando por el mercado venezolano, que junto con sus retos continúa presentándonos grandes oportunidades", afirma.

Reconoce que aunque actualmente la industria licorera atraviesa dificultades por los sellos impuestos, gracias a un meticuloso proceso de distribución y logística, Pernod Ricard sigue supliendo sus productos a escala nacional.

"Confiamos en que la situación se regularizará".

Aromas y sabores

Ann Miller, embajadora internacional de la marca, condujo una cata en la que se puso de relieve el sabor y aroma de los distintos destilados de la marca.

*El Finest. De color dorado claro, es suave, dulce, amielado, complejo. Deja en boca sabores balanceados de chocolate, manzana y vainilla. Equilibrado, se presta para ser usado en cócteles, con agua y hielo.

*El 12 años. Es equilibrado, cremoso, con sabores a miel. De un color más oscuro y un aroma más intenso.

En boca sabor a frutas frescas, peras y manzanas, con toque de especies, ciruelas, canela y nuez moscada.

*El 17 años. Es armonioso, dulce, cremoso, ahumado. Seco al final en boca.

Aterciopelado. Es uno de los más premiados en el mundo.

*El 21 años. Es más rico, más picante, aromático y ahumado.

*El 30 años. Tiene la influencia del roble, muy rico y persistente.