• Caracas (Venezuela)

Estrategia

Al instante

"El Gobierno debe emprender un plan de privatizaciones"

José Luis Saboin / Henry Delgado

José Luis Saboin / Henry Delgado

La caída de los precios de petróleo en el primer trimestre afectó la entrada de divisas a la cuenta corriente de Venezuela en 70%, afirma el economista. A la situación suma la voracidad de moneda extranjera que tiene el sector público, lo cual hace inviable que el modelo impulsado por el socialismo del siglo XXI continúe vigente sin escasez y sin alta inflación

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

José Luis Saboin pertenece a la nueva generación de economistas que ha pasado años estudiando las distorsiones creadas por los controles de cambio y de precios en la economía venezolana.

El colapso actual se evidencia ­afirma- en la escasez y la alta inflación que cada uno de los ciudadanos padece. Es un crítico del socialismo del siglo XXI que, en su opinión, ha dejado a su paso destrucción e ineficiencia.

En un plan de políticas públicas el presidente Nicolás Maduro debe replantearse un nuevo modelo político y económico para el bienestar y tranquilidad de los venezolanos. Como parte del nuevo concepto debe existir un programa de privatizaciones de las empresas nacionalizadas que el Estado ha demostrado no poder manejar, agrega.

--¿Cuáles son las perspectivas para el segundo semestre del año? --El principal problema para el desempeño de la economía es que estamos viviendo un ajuste macroeconómico.

Además, lo que sucedió en el primer trimestre se debió a la caída de los precios del petróleo que pasaron de 112 dólares en igual período del año pasado a 103 dólares por barril este año. Esto condujo a una disminución de 70% en la cuenta corriente. Pero, además, las exportaciones petroleras cayeron y el Gobierno asegura que fue por un aumento del consumo.

--¿Cómo se refleja la disminución de dólares en la cuenta corriente en la economía real? --Lo primero es que se produce una escasez de divisas, que es la razón del desabastecimiento. El comercio se desaceleró, la construcción y la manufactura disminuyeron debido a la escasez de divisas.

Los indicadores muestran que los productores, comerciantes y empresarios consumieron un tercio de los inventarios en tres meses. Dependemos del sector externo, es decir, no hay producción por eso compramos materias primas y las guardamos, pero ya se consumió.

--El Gobierno ha dirigido sus políticas legislativas a terminar con la especulación y el acaparamiento. ¿Tiene esto relación con la escasez? --Si, pero lo importante es que las políticas económicas apuntan a algo que es utópico.

Al final no se puede controlar un inventario ni las preferencias de los consumidores.

Lo que se trató de hacer en la práctica es imposible. Cómo regulas los inventarios cuando al final el sector importador no recibe divisas y se quiere que los bienes y servicios lleguen al consumidor.

Pareciera que el modelo que se intentó imponer entre 2006 y 2012 nos está pasando factura y por eso estamos en medio del ajuste.

--¿Cree que haya una devaluación en el corto plazo? --Hay un desequilibrio de precios y de cantidades. Se están asignando divisas, pero el precio no se sincera con la cantidad de dólares que necesita la economía. No son sólo las importaciones también está el tema de los servicios y de la renta que tienen que repatriar empresas transnacionales que operan en Venezuela.

Asimismo, hay que afrontar el servicio de la deuda y las ayudas internacionales; entonces cuando el modelo depende únicamente del tipo de cambio el precio se tiene que revisar.

--¿Cuál es el tipo de cambio real? --Cuando se hace el análisis se obtiene que el tipo de cambio real está en torno a 10,5 bolívares por dólar. Una devaluación que lleve el tipo de cambio a esa tasa mal que bien será positiva para el país, pero el consumidor sabe que incidirá en su salario. Si el Gobierno prevé una devaluación en los próximos meses el impacto debe ser analizado en el sector de menos ingresos.

No sólo se trata de devaluar la moneda y de actualizar el precio, sino de cómo se van a entregar las divisas y que los sectores más pobres no se vean tan afectados.

--Este año el Gobierno devaluó 46,5%, ¿la espiral inflacionaria se debe a esta medida? --Los bienes que están importando y consumiendo se pidieron hace meses cuando el tipo de cambio estaba en 4,30 bolívares por dólar. Pero tengo que aclarar que el impacto de la devaluación no es tan fuerte como el de los controles de precios.

--¿Qué es lo que ha pasado con esta inflación tan alta? --Ha habido un retraso en los ajustes de precios. No es posible que un aparato electrónico cueste en una empresa de servicios de celulares 5.000 bolívares y en una tienda cualquiera 5 veces más. Esa es la distorsión del rezago en los precios.

--Pero el Gobierno dice que eso es especulación. --La inflación desde diciembre se debe a los rezagos de los ajustes de precios. Aquí hay rubros como los cortes de carnes de res y el pollo que tenían 30 meses sin aumentos. La especulación existe porque hay un control de cambio, y al final el Gobierno es el que ha incentivado las operaciones en el mercado paralelo.

--Ha habido denuncias de operaciones ficticias con dólares de Cadivi. ¿Pudieron haberse evitado? --Con control cambiario siempre va a existir un mercado paralelo porque hay agentes que no van a obtener las divisas que necesitan. De allí que alguien las tendrá y el otro estará dispuesto a pagar un precio mayor con tal de adquirirlas. En Venezuela, la divisa es lo más preciado porque el mercado inmobiliario se ha visto afectado y las tasas de interés son negativas porque están por debajo de la inflación.

El control cambiario es un incentivo a la corrupción.

--¿Qué otra vía podría usar el Gobierno para obtener más divisas tomando en cuenta que no se vislumbra una nueva emisión de bonos? --Se pueden agilizar los trámites de los importadores e incluso seguir aumentando las importaciones públicas, pero eso no resuelve el problema.

Aquí hay una falta de visión a largo plazo. Los hacedores de políticas públicas no deberían estar debatiéndose tanto en los modelos que quieren seguir. Yo le propondría al Gobierno repensar el modelo económico y cuáles son los actores que estarán allí. El Ejecutivo debe emprender un plan de privatizaciones y si no lo hace ahora tarde o temprano sucederá y le afectará mucho más políticamente.

--¿Le convendría entonces privatizar algunas empresas que fueron estatizadas? --Si. La minería por ejemplo cayó más de 25%. Hay un boom de materias primas y la Corporación Venezolana de Guayana no funciona. Tenemos unas necesidades de divisas demasiado grandes.

Hay que evaluar el tamaño del Estado. Eso va más allá de una devaluación, de la diatriba política. Aquí lo que se busca es un ganar-ganar para el país y solucionar los problemas.

--¿Qué otra medida se debe tomar en materia económica? --Sincerar el tema de los controles. Si no los quieren eliminar se pueden mejorar y podrían hacer un plan de devaluación sin shock, a medida que se va moviendo la inflación de nuestros socios comerciales, y la nuestra. Podemos ajustar los precios cada dos meses. Eso es fácil y se puede hacer.

--Informes de Barclays Capital y Bank of America hablan de una recesión económica.

¿Cómo afectará a las familias venezolanas? --Habrá mucha más restricción al consumo. La gente comienza a redistribuir el presupuesto y disminuye el entretenimiento. Los bienes esenciales se encarecen mucho más y vas recortando. Los salarios se ven afectados porque nunca van por encima de la inflación y en la práctica habrá más restricciones.

--¿Cómo afecta a los estratos más pobres? --Cuando cae la economía aumenta el desempleo y la pobreza, porque hay individuos en situaciones vulnerables.

--La semana pasada el ministro de Finanzas, Nelson Merentes, informó que hará una gira por países europeos y Estados Unidos para reunirse con bancos de inversión y organismo. ¿Esto es positivo? --Si lo es. Es muy positivo que las autoridades venezolanas vayan al exterior. Teníamos nueve años sin mostrar nuestras cualidades. Estamos insertados en un hemisferio, estamos en Unasur, en la OEA, tenemos convenios con Europa y África. Tenemos que mostrarle al mundo con hechos nuestras reservas y nuestro capital humano. El problema es que está corriendo el tiempo y desde el 15 de abril no hemos visto medidas importantes. Cuando se vaya al exterior hay que ir con algo más.

--¿Es Venezuela el único país en recesión en América Latina? --Si, debido a la inflación.

El socialismo del siglo XXI tiene que ser repensado, pero hoy por hoy está agotado y no es viable y eso lo estamos viviendo ahora. Tenemos un país con las reservas petroleras más grandes del mundo.


Cobrar las cuentas

Venezuela está en una posición que no favorece su economía, afirma el economista José Luis Saboin. Se dejan de percibir divisas por convenios como el de Petrocaribe, que podrían ser destinadas a hospitales, escuelas, al sector productivo. "No es que la concepción de Petrocaribe debe echarse por tierra. Los países del Caribe y América Latina son un nicho que Pdvsa tiene allí y no puede perderlo, pero no puede seguir teniendo cuentas por cobrar por el orden de 40 millardos de dólares. Esa es una situación que afecta la industria petrolera y al país. No tienes que cerrar Petrocaribe sólo se debe sincerar la relación".