• Caracas (Venezuela)

Estrategia

Al instante

“Fedeagro jamás avalará la expropiación de tierras productivas”

El nuevo presidente del gremio agrícola, Antonio Pestana, dijo que dialogarán con el Gobierno manteniendo una actitud de crítica constructiva y propuestas para reactivar la producción. “Nuestro llamado es que sumemos más agricultores y que multipliquemos las áreas de siembra y no las restemos” 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Fedeagro apuesta por el diálogo con el Gobierno y especialmente con el Ministerio de Agricultura y Tierras para concertar políticas que reactiven la producción en el campo, expresó el nuevo presidente del organismo, Antonio Pestana. Dijo que harán críticas constructivas como que cesen las intervenciones y expropiaciones de tierras, y mejorar el suministro de insumos.

—¿Cuál es el reto que tiene al asumir la presidencia de Fedeagro?

—Indudablemente lo que queremos en la federación es ver cómo recuperamos espacios perdidos en la producción de alimentos. Ver de qué manera podemos influir en el Gobierno y ante las diferentes instancias para que apunte hacia una verdadera soberanía alimentaria. Durante nuestra gestión no sólo haremos las críticas constructivas sobre los errores que se estén cometiendo, sino que siempre estaremos acompañándolas de propuestas y más aun en los diferentes rubros que se cultivan en el país. Vamos a construir agendas de propuestas por rubros que incluyan medidas en el corto, mediano y largo plazo, para lograr un incremento de la producción, con garantías de justicia en la cadena agroproductiva y para que en un futuro se pueda constituir una oferta de rubros exportables. 

—¿Cómo está la situación del sector agrícola venezolano?

—Si hacemos una comparación entre todos los volúmenes de producción del año 2007, un período en el cual se registraron incrementos y picos de producción, con 2012, podemos observar que hubo una contracción de casi 30%, y eso se agrava aún más por el crecimiento poblacional. No estamos creciendo conforme a la población y la demanda. Tenemos que luchar para que haya condiciones adecuadas que permitan que los productores podamos crecer e invertir con mayor productividad y rentabilidad, y ser competitivos. 

—¿Cuáles son esas condiciones para que el sector pueda crecer?

—Ya expusimos un plan para recuperar la siembra de maíz. Se siembran 494.000 hectáreas y abastecemos apenas 34% del consumo, por eso presentamos la visión denominada Más Maíz, Más País, en la cual proponemos que de aquí al año 2020 podamos autoabastecernos, si ejecutamos una serie de acciones que tienen que ver con aprovechamiento del avance tecnológico mundial, con el tema de la Biotecnología. 

—¿Sugieren el uso inmediato de transgénicos?

—No estamos diciendo que salgamos mañana a usar cultivos transgénicos, pero si que se analicen los beneficios y las ventajas de este tipo de tecnología. Si fuese tan mala ¿por qué la usan todos los países del Mercosur? Hay más de 170 millones de hectáreas en el mundo que se siembran con esa tecnología. Lo que pedimos para Venezuela es que se convoquen a científicos, académicos e investigadores y bajo el principio de la precaución, se evalúe si realmente se pueden aprovechar los transgénicos y analizar si son perjudiciales. Creemos que se ha sido incoherente con el uso de los transgénicos, por un lado se les prohíbe a los productores la siembra de semillas con esta tecnología, pero por el otro lado todas las importaciones de maíz, grasas y otros rubros se hacen desde países que usan transgénicos. 

—¿Ustedes creen en el diálogo con el Gobierno?

—Si, el ministro Yván Gil le dio dos señales importantes al sector. El lunes luego de ser nombrado nos llamó y se puso a la orden. Nos dijo que traigamos las propuestas para trabajar juntos a favor de la agricultura. Somos conscientes de que los sectores privado y público solos no llegaremos a favorecer a los venezolanos en el objetivo común de asegurar los alimentos. Tenemos que sentarnos a la mesa, y ojalá que el diálogo sea lo más franco posible y que nos oigamos. No es solamente compartir dos horas de trabajo, sino que realmente eso pueda significar la toma de medidas a favor de la agricultura. La otra gran señal es que por primera vez en una asamblea de Fedeagro asistió el ministro de Agricultura. Para todos los que estábamos presentes, todos los miembros de la cadena agroproductiva, es una señal importante. 

—¿Creen que se reconocerán las criticas?

—Queremos hacer un llamado a la madurez, a que en el Ministerio de Agricultura entiendan que cuando Fedeagro critica lo hace de forma constructiva, y siempre acompañado de propuestas. Le vamos a informar cuáles son los errores que se están cometiendo y qué se debe corregir. Y más allá de las críticas que se puedan hacer, tenemos que hacer énfasis en la agenda de reactivación por rubro. Le pedíamos al ministro que hacia atrás sólo para coger impulso, hablemos sólo 20% del pasado y 80% del futuro. Hay que pensar en el camino que tenemos y asegurarle a los venezolanos alimentos para épocas críticas.

—Se entiende que se quiera dejar atrás el pasado, pero la política de intervención y expropiación de tierras ha afectado a muchos agricultores.

—Tenemos una posición oficial sobre el tema, y es que le solicitamos al Gobierno que necesitamos un marco legal que favorezca la inversión y que estimule a los productores a continuar arriesgando sus recursos para desarrollar la actividad agrícola. Muchos productores sacrifican no sólo recursos, sino también tiempo y familia por trabajar en el campo, por eso necesitamos seguridad jurídica, económica y personal. Los agricultores que han sido intervenidos y expropiados les decimos: Fedeagro jamás avalará ni aprobará las expropiaciones sobre terrenos productivos o medianamente productivos. Creemos que hay que tenderles la mano a los productores que no están en la actividad para que puedan volver a desarrollar el campo. Tenemos cuatro años de caída en la producción agrícola, pero no porque no queramos trabajar, sino porque las condiciones han sido desfavorables para el sector, climáticas y de rentabilidad. Entonces, la idea es que recuperemos a los productores que perdieron sus tierras o dejaron de cultivar. Nuestro llamado es que sumemos más agricultores y que multipliquemos las áreas de siembra y no las restemos. Que sumemos hectáreas pero no a costa de quitarles a otros que ya desarrollan la actividad. Venezuela necesita ampliar la superficie agrícola que en este momento apenas se usa 25% del potencial. Hay modelos productivos exitosos, estamos dispuestos a apoyar al Estado para que se adopten estos sistemas y que bajo el esquema social pueda salir adelante la agricultura.

—Se ha criticado la efectividad de Agropatria, ¿qué recomendaciones dan para que mejore?

—Todos reconocemos que la expropiación de Agroisleña fue un error y que las consecuencias las han pagado los consumidores. Aspiramos a que se  reconozcan los frutos del esfuerzo de los dueños de Agroisleña. En el caso de Agropatria, creemos que debe programarse con tiempo el suministro de insumos y agroquímicos porque cuando se presentan plagas y problemas, el tratamiento debe ser inmediato y que, además, lleguen los agroquímicos a todas las zonas. Que se trabaje también con los distribuidores privados de agroquímicos. 

Política de comercialización
Agricultores necesitan precios rentables 

Antonio Pestana, presidente de Fedeagro, señaló que la gasolina que motoriza el trabajo en el campo es la rentabilidad que puedan obtener de sus cultivos. “Hemos entregado la estructura de costos de todos los rubros y han sido ampliamente debatidas. Los directivos de Fedeagro somos agricultores y, por tanto, conocemos muy bien la situación en el campo. Aspiramos a que haya concordancia en la fijación de los precios con las estructuras de costos y que realmente se asegure la rentabilidad. Si los precios fijados no son rentables, lo que sucede es que aumentan las deudas con la banca”, dijo. Sobre la política de subsidios opinó que en este momento, por la época del ciclo que ya pasó, particularmente con el caso de la caña de azúcar y el arroz, lo que amerita es un apoyo vía subsidio. “Pero esto no puede ser un mecanismo permanente. Para los próximos ciclos de siembra debe asegurarse un precio rentable. El subsidio no debe servir todo el tiempo para compensar un precio que está por debajo del costo, tiene que ser un mecanismo para estimular aún más el ingreso del productor y así la siembra”. 

Perfil

Antonio Pestana es ingeniero electricista, egresado de la Universidad de los Andes, en 1992, y ejerció su profesión por cinco años. Nació y creció en el campo, en el municipio Páez del estado Portuguesa. En el año 1997 comenzó a apoyar los gremios agrícolas como directivo de Asoportuguesa. Es vicepresidente de Fevearroz, y se dedica a la actividad agrícola en Portuguesa en la siembra de cereales y oleaginosas, y ahora asume la presidencia de Fedeagro por el período 2013 y 2015.

“Le pedíamos al ministro que hacia atrás sólo para coger impulso, hablemos sólo 20% del pasado y 80% del futuro”