• Caracas (Venezuela)

Estrategia

Al instante

Europeos dudan de la habilidad del FMI para manejar la crisis

Manifestantes en Atenas o Lisboa ven a sus políticos como marionetas del FMI / EFE

Manifestantes en Atenas o Lisboa ven a sus políticos como marionetas del FMI / EFE

La experta Bessma Momani afirmó que el fondo ha cambiado: reconoce su fracaso en las políticas de recorte 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

MULTILATERAL Países miembros critican que dirija más de 60% de los recursos a la UE

A principios de junio el Fondo Monetario Internacional publicó un comunicado sobre Grecia, que atrajo la atención en Europa. En el documento, expertos del organismo admitían “fracasos notables” en el combate contra la crisis financiera del país. En su opinión, la deuda griega creció mucho más de lo que esperaban, mientras que la economía seguía contrayéndose aunque había pronosticado un crecimiento durante 2012.

También reconocían que la “capacidad para implementar reformas estructurales había sido sobrestimada”. Grecia está en el sexto año de recesión, su deuda alcanza 176% del producto interno bruto 2013. El primer ministro Antonis Samaras decidió cerrar completamente la radio pública ERT en vista de su presunta responsabilidad en la crisis gubernamental y por propiciar las protestas en contra de la política de austeridad exigida por el FMI.

El fondo ha sido controversial por muchos años. En el pasado, los países   asiáticos o latinoamericanos eran los que necesitaban los créditos del organismo y, a cambio, tenían que aceptar sus demandas. Con la crisis financiera, ahora es un visitante frecuente en Estados europeos como Grecia, Portugal e Irlanda.

En esas naciones, la organización recibe los mismos reproches que en el pasado provenían de otros continentes. Sus exigencias de recortes son acusadas de producir más perjuicios que beneficios y sus propuestas de reformas están identificadas como neoliberales.

Muchos manifestantes en Atenas o Lisboa ven a sus políticos como marionetas del FMI. Las protestas evocan marchas ocurridas en Latinoamérica, donde varios países terminaron la cooperación con el organismo tras programas de ajuste estructural en los años ochenta y noventa. Incluso, el presidente Hugo Chávez le recomendó a la institución “desaparecer del mundo”.

¿Está el FMI repitiendo errores antiguos en Europa? No solamente el reporte sobre Grecia despertó las sospechas. En enero el economista jefe del organismo, Olivier Blanchard, admitió que en el pasado se había subestimado el impacto de la austeridad sobre el PIB.

 

Cambio de rumbo

Bessma Momani, experta en el FMI en la Universidad de Waterloo en Canadá, afirmó que la organización ha cambiado: ya no está en contra de cualquier control sobre los capitales, lo que antes rechazaba. La autocrítica en cuanto a Grecia también es parte del cambio. “Hace 15 años no encontrabas expertos en el FMI que admitieron un error”, dijo.

Además, en Europa no fue el FMI el que demandó los recortes más grandes, sino la Comisión Europea y el Banco Central Europeo. Los tres organismos integran la llamada troika. “Irónicamente el FMI fue el que exigió más lentitud en la aplicación de las medidas de ajuste”, recordó Momani.

No es un secreto que existen conflictos dentro de la troika. El informe del FMI sobre Grecia refiere “marcadas diferencias” entre los integrantes. La Comisión Europea rechazó la crítica desde Washington al considerarla como “falsa y sin fundamento”. Ante ello, Klaus Regling, jefe del Fondo de Rescate Europeo, exigió excluir al FMI.

El organismo también está presionado fuera de Europa. Muchos países miembros critican que ahora dirige más de 60% de sus recursos a la Unión Europea. Hasta cambió sus reglas para prestar más dinero a Grecia. Al mismo tiempo, países emergentes todavía esperan por una reforma de los derechos a voto que les conferiría más poder en el fondo, que ahora está dominado por norteamericanos y europeos.

Momani esta en favor de las reformas, pero no cree que tendrán un gran efecto sobre la política del fondo. “El FMI necesita más cambios en cuanto a sus empleados”. Dijo que aunque la institución impulsó cambios en los últimos años, todavía le faltan expertos de campos fuera del área económica.

La pregunta es: ¿Hace falta el FMI? Después de todo, países como Argentina y Brasil rechazaron sus exigencias por considerarlas demasiado duras. Superaron las últimas crisis financieras sin su ayuda.

Momani opinó que países latinoamericanos pagaron, en el pasado, un precio social “muy alto por las ayudas del FMI”. Sin embargo, aseguró que gran parte del crecimiento que experimenta la región se debe a “la terapia de choques del FMI”.

RECUADRO

Sistema de votos

 Las tradiciones controvertidas

 El Fondo Monetario Internacional fue creado en 1944 junto con el Banco Mundial y tiene 188 Estados miembros. El papel de la organización basada en Washington es garantizar la estabilidad del sistema monetario y ayudar a países en crisis financieras. En cambio, por sus préstamos el FMI demanda reformas, que en el pasado han sido criticadas fuertemente como neoliberal y antisocial. Ahora, incluso críticos como el premio Nobel Joseph Stiglitz admiten que el FMI ha cambiado en cuanto a su ideología. Pero los derechos de voto en el fondo quedan anticuados y desfavorecen a países emergentes. Por ejemplo, China solamente tiene un cuarto de los votos de Estados Unidos y Brasil una décima, lo que no corresponde a los tamaños de sus economías. Además, según un pacto de caballeros con Estados Unidos, el jefe del FMI siempre es un europeo y del Banco Mundial un norteamericano. A pesar de las protestas de países emergentes esa tradición continúa con la francesa Christine Lagarde, jefe del FMI desde julio de 2011.