• Caracas (Venezuela)

Estrategia

Al instante

China eliminó topes mínimos a las tasas de interés de los préstamos

Las entidades financieras podrán tomar las decisiones de acuerdo con la necesidad de atraer clientes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El nuevo Gobierno de China, liderado por el presidente Xi Jinping, tomó la primera decisión de peso destinada a reformar la economía para garantizar el crecimiento futuro, como había prometido. Sólo cuatro meses después de iniciar su mandato, el Ejecutivo puso fin al control estatal sobre las tasas de interés de los créditos y las liberó, con el objetivo de que el mercado las fije. Los bancos podrán decidir qué interés cargan a los clientes por los préstamos.

Hasta ahora, las entidades financieras no podían cobrar menos de 70% del tipo de referencia establecido por la autoridad monetaria, que desde julio de 2012 era de 6%. Esa regla dejará de tener validez salvo para el mercado hipotecario.

"La reforma está destinada a desarrollar más el papel básico de la asignación de los recursos por parte del mercado, una medida importante para impulsar el apoyo financiero para el desarrollo de la economía real, explicó el Banco Popular de China. El Gobierno mantiene, sin embargo, el límite máximo de interés para los depósitos, fijado en 110% de los tipos de referencia.

La eliminación del control sobre los intereses de los créditos que pueden aplicar los bancos comerciales significa que podrán, a partir de ahora, bajarlos tanto como piensen que necesitan para atraer clientes.

Se espera que la medida ayude a reducir los costos financieros a las empresas y los particulares, y ponga fin a lo que muchos economistas consideran costos de petición de crédito artificialmente altos, que han favorecido a los organismos estatales que prestan dinero, en detrimento de las compañías privadas.

Los grandes bancos del país se han resistido en buena medida a la liberalización de las tasas, debido al efecto que puede tener sobre sus márgenes.

Los partidarios de la reforma ven la modificación del sistema de fijación de las tasas como uno de los cambios cruciales que debe acometer la segunda economía del mundo para mantener fuertes índices de crecimiento. Afirman que es básico para que el crédito sea asignado de forma más efectiva.