• Caracas (Venezuela)

Estrategia

Al instante

Calzados, textiles y envases se quedan sin químicos

Calzados, textiles y envases se quedan sin químicos | El Nacional

Calzados, textiles y envases se quedan sin químicos | El Nacional

La disminución de inventarios de materias primas afecta a por lo menos 20 industrias manufactureras

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El descenso que ha registrado la producción de la industria química en los últimos años es sólo un eslabón de una enorme cadena. El sector provee materias primas e insumos a por lo menos 20 industrias, las cuales no pueden operar si no cuentan con los materiales necesarios.

“Desde la pasta dental que usamos al levantarnos, la ropa que vestimos y hasta la comida que consumimos requieren en sus procesos de fabricación artículos químicos”, dijo el presidente de la Asociación Venezolana de la Industria Química y Petroquímica, Juan Pablo Olalquiaga.

Entre 2008 y 2012 la capacidad utilizada del sector bajó 13,4%, al pasar de 67% a 58%, según Asoquim. Con los retrasos en la asignación de divisas –en promedio llegan a 150 días– el Gobierno ha acumulado una deuda con la industria de 500 millones de dólares, lo que ha provocado que muchos proveedores internacionales suspendan los despachos a Venezuela.

El presidente de Asoquim reconoció que después de las mesas de trabajo que llevó a cabo el Ejecutivo con los sectores productivos en mayo pasado, las compañías del ramo comenzaron a recibir algunas liquidaciones. Sin embargo, afirmó que fueron tan bajas que no resolvieron el problema que afronta el sector.

Las empresas químicas nacionales procuran seguir fabricando los 1.800 productos que procesan, pero en cantidades inferiores, es decir hasta donde se los permitan los inventarios que manejan.

Aguas abajo

 La caída en la fabricación de los artículos químicos se siente en el resto del aparato manufacturero. La industria de zapatos depende de los insumos químicos en todas sus fases de fabricación. Luigi Pisella, presidente de la Cámara Venezolana del Calzado y sus Componentes, indicó que básicamente en el procesamiento de la piel, en la elaboración de las plantas, comúnmente llamadas suelas, y en la etapa del pegamento los artículos químicos son indispensables.

En lo que se refiere a la pega, agregó que las pocas empresas fabricantes todavía atienden los pedidos que reciben. Sin embargo, reconoció que tardan un poco más en las entregas y que los lotes no son completos. “Nos dicen, ‘sólo te puedo despachar esto”, añadió.

En el caso de las plantas, Pisella señaló que los materiales más usados son el caucho, PVC y poliuretano, cuyo principal fabricante es Pequiven y que, según el presidente del gremio, también ha bajado los niveles de producción por falta de divisas. Debido a la disminución en la manufactura de estos materiales, los fabricantes satisfacen menos de 50% de la demanda.

Igual problema afecta a la Cámara Venezolana del Envase, que a su vez atiende a otros sectores, entre los que destacan alimentos y medicamentos. Cavenvase agrupa a 24 de las 60 empresas dedicadas a la elaboración de envases y cubre entre 60% y 70% del mercado.

El presidente de la cámara, José Manuel González, dijo que muchos de los proveedores del sector dependen de los insumos que elabora Pequiven, pero que por la caída en los despachos, la industria de envases redujo los niveles de producción para rendir las materias primas e insumos hasta que llegue el siguiente pedido.

“Todas las empresas afiliadas a la cámara recurrimos en primera instancia a los vendedores nacionales, que es más rápido y más rentable cuando los volúmenes de compra no son elevados. Sin embargo, cuando no tienen capacidad para atendernos debemos importar, lo que también afecta la manufactura por lo engorroso de los trámites y las demoras en la liquidación de divisas”, añadió.

Para paliar la baja en la distribución de insumos, los empresarios del calzado y los de envases también limitan su capacidad productiva. En caso de quedarse sin inventario de un material en particular, las compañías se prestan e intercambian artículos para no detener las operaciones.

“Bajamos la manufactura para no cerrar. En el momento de atender a los clientes procuramos satisfacerlos a todos, aunque con despachos reducidos”, expresó González. No obstante,  Luigi Pisella admitió que en ocasiones algunas empresas de la cámara han interrumpido intermitentemente sus operaciones por la falta de algún insumo.

En la industria de fabricación de piezas automotrices la participación de materiales químicos es alrededor de 10%, señaló una fuente del sector que prefirió no ser identificada. Pese a que es bajo, reconoció que a veces deben  recurrir a las importaciones, porque la producción nacional no satisface la demanda.

Agregó que no todas las compañías tienen el músculo financiero para sostener sus operaciones con compras externas, porque deben ser volúmenes elevados de mercancía por lo costoso de la transacción. “Hay casos en los que las piezas son tan específicas, que también nos toma mucho tiempo ubicarlas”, señaló.

De exportador a importador

Datos de Asoquim muestran que entre 1991 y 2005 las compras externas del sector se equiparaban a las exportaciones. A partir de allí las adquisiciones  comenzaron a subir y las ventas a bajar sostenidamente. En 2012 la industria importó 5,2 millardos de dólares, lo que se traduce en un incremento de 278,5% con respecto a 1991, cuando compró en mercados foráneos 1,3 millardos de dólares.

El presidente del gremio, Juan Pablo Olalquiaga, justificó el aumento por el deterioro del aparato productivo nacional. Cifras de Conindustria indican que entre 1997 y 2007 (últimas disponibles) el número de empresas se redujo en 36%. “Esto nos ha obligado a importar menos valor agregado y más productos terminados”. Pese a esto, Olalquiaga afirmó que la tendencia se puede revertir si el Gobierno aplica medidas estructurales y no coyunturales, porque éstas sólo serán capaces de resolver los problemas inmediatos. “Que Cadivi nos salde la deuda nos permitiría atender la urgencia que tenemos ahora, pero no nos garantiza las divisas que requiere la industria para operar con normalidad”.

Olalquiaga aseveró que para cubrir las necesidades de dólares de 2013, el Ejecutivo debía asignarles un presupuesto de por lo menos 1 millardo de dólares. Aseguró que subsectores como tintas, pinturas, grasas y aceites lubricantes tienen oportunidades de crecimiento. Dijo que algunos podrían duplicar los niveles de producción en los próximos 5 años, sustituir la importación de resinas acrílicas y volver a convertirse en exportadores.  

Menos oferta de productos regulados

Desde que la Superintendencia Nacional de Costos y Precios reguló los precios de productos de limpieza nacionales en abril de 2012, la oferta del rubro en los anaqueles ha descendido 27,19%, dijo el presidente de la Asociación Venezolana de la Industria Química y Petroquímica, Juan Pablo Olalquiaga.

Recordó que los artículos conservan los precios que tenían en noviembre de 2011, y que después de tanto tiempo el desfase es muy grande e impide mantener la variedad. “Cada vez se están fabricando sólo los productos más básicos”, afirmó.

A pesar de que el Ejecutivo se comprometió a revisar los precios cada cuatro meses, no lo ha hecho. En reiteradas oportunidades la industria ha explicado la necesidad y urgencia de que se incrementen los precios, pero no han  obtenido respuesta. “Mientras más tiempo pase sin hacerlo, más disminuirá la oferta de artículos en el mercado, y el principal afectado será el consumidor”, advirtió.