• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

“La escasez impide cumplir a tiempo con los clientes”

Julio Campos es electricista desde 1987 | Foto Cortesía Julio Campos

Julio Campos es electricista desde 1987 | Foto Cortesía Julio Campos

Al técnico le resulta difícil hacer mantenimiento a los tableros de las industrias por falta de solvente dieléctrico

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Julio Campos, de 45 años de edad, ha centrado su trabajo en el profesionalismo y la seriedad con sus clientes, establecidos fundamentalmente en las empresas del polo industrial de Valencia, estado Carabobo, donde está el local de la cooperativa que presta el servicio. “Este año las cosas están difíciles porque faltan insumos y los precios suben constantemente”, dijo.

Estudió en el Centro Profesional Jesús Obrero de Fe y Alegría en Guacara e hizo varios cursos de especialización técnica en otras instituciones en Carabobo, su área de influencia desde 1987. Tiene dos ayudantes, también electricistas, para todo tipo de trabajo especializado, menos en alta tensión.

“Realizamos acometidas eléctricas a viviendas e industrias, y especialmente en estas últimas hacemos el mantenimiento correctivo y preventivo a controles, motores y tableros eléctricos”, explicó Campos. Pero escasea el solvente dieléctrico, líquido no conductor de electricidad que es indispensable para la limpieza por mantenimiento y mediante el cual se lava todo el tablero y sus componentes sin el riesgo de electrocutarse, agregó.

Señaló que el solvente lo venden los proveedores a granel, pero en los últimos meses no se consigue el fabricado en Venezuela ni el importado, además de que su precio subió 30%. En condiciones normales, el producto viene en tambor de 110 litros, el cuñete de 18 galones y la garrafita de un galón. El de tambor es el más conveniente para el mantenimiento en las industrias, afirmó.

La oferta actual en el mercado es el envase de 18 galones, cuando se consigue, el cual costaba entre junio y julio más de 2.000 bolívares el cuñete, pero no rinde demasiado porque un tablero de 2x2 metros se lleva entre 2 y 3 galones.

“A las industrias les resulta difícil aceptar que uno cobre más por el mantenimiento, pero no es culpa de uno el aumento de los precios. Además, la escasez te impide cumplir a tiempo con los clientes”, expresó.

Otro insumo que subió es el rollo de cable que hace una semana pasó de 1.000 a 1.200 bolívares, los bombillos se consiguen de casi todas las marcas y con ligeras variaciones de precios.

El electricista destacó una situación inédita: debe encargar con anticipación al proveedor los repuestos y equipos de memoria electrónicos necesarios para cada trabajo, cuando hasta el año pasado los compraba y se los daban de inmediato. “A veces tengo que esperar mes y medio para que me los entreguen, lo que perjudica al cliente”.

Campos refirió que el hurto de su vehículo, un Malibú de 1981, ha elevado los costos porque debe movilizarse en taxi y cada carrera está entre 200 y 300 bolívares. “Comprar uno nuevo es imposible por lo caro y lo escaso. Un carro como el que tenía cuesta ahora 400.000 bolívares”.

El Dato
Las tiendas de repuestos para electrodomésticos registran una fuerte caída en los inventarios de insumos tan sencillos como los carbones para las licuadoras y batidoras, informaron encargados de los comercios que pidieron no mencionar sus nombres. “Una clienta espera desde hace seis meses para que le instale el termostato del horno de la cocina, pero no lo consigo”, dijo un técnico que omitió su identidad.