• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Cebada y envases son las carencias que paralizan a Cervecería Polar

Fachada de Centro Empresarial Empresas Polar | Foto: Juan Da Ponte

Fachada de Centro Empresarial Empresas Polar | Foto: Juan Da Ponte

Personal administrativo, obrero y comercial de Empresas Polar protestó este martes en Caracas para exigir la liquidación de las materias primas necesarias para reactivar la producción en sus plantas de Los Cortijos en Caracas, Maracaibo y Barcelona

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Trabajadores de Empresas Polar protestaron este martes en las inmediaciones de la sede principal, en el sector Los Ruices de Caracas.

Fue la manera en la que el personal administrativo, obrero y comercial de la compañía exigió al Ejecutivo que liquide las divisas a los proveedores de materias primas para continuar con la producción de alimentos y bebidas.

En esta ocasión, su principal demanda era la carencia de cebada e insumos para el embotellado de las cervezas y maltas. Uno de los manifestantes ratificó que las plantas de Los Cortijos en Caracas, Maracaibo y Barcelona ya se encuentran paralizadas, y su sede en San Joaquín cerrará este viernes por la misma causa.

Agregó que la escasez es general. Chapas, botellas, y otros suministros para producir las bebidas son precarios en las plantas. “No hay liquidación de divisas”, recalcó.

Escasez de Cebada

Los empleados de Cervecería Polar coincidieron en que factores climáticos en el país no permiten cosechar la cebada necesaria para abastecer la demanda del país, éste recurso es imprescindible para la elaboración de las bebidas.

En un comunicado publicado la semana pasada, en el que la compañía advertía la paralización de sus plantas, ya detallaba que la importación era necesaria. Allí expuso que otras cerveceras sí perciben dólares a través de las subastas del gobierno a tasa de Divisa Complementaria (Dicom).

La compañía mostró su disposición a comprar dólares a tasa Dicom. Para uno de los gerentes entrevistados ésta es la mejor alternativa para reactivar la producción y liquidar las divisas que se les deben a los proveedores.

300.000 empleos en riesgo

Una de las consecuencias que más pesa en la empresa por esta situación es la pérdida de 300.000 puestos de trabajo indirectos y 10.000 directos. Esta situación afectaría también a las agencias y comercios en todo el país que dependen del suministro de productos para su venta.

Esta situación se plantea también para el sector de los alimentos. Una de las asalariadas que protestaba recordó que la producción de avena se paralizó por seis meses. La planta en Valencia estuvo inactiva para ese momento por falta de avena de grano, uno de los insumos requeridos, aunque en la última semana lograron conseguir los materiales que ameritaban para operar.

La directiva de agencia, la cual se dedica a la importación y comercio, precisó que los proveedores han mantenido el suministro al aceptar pagos a crédito por la Polar, mientras que ésta espera por el gobierno para que cancele la deuda calculada aproximadamente en 300 millones de dólares.