• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

490.000 empresas han cerrado en los últimos 14 años

El economista Elio Pepe

El economista Elio Pepe

En Venezuela no hay condiciones para la inversión ni para la transferencia de tecnología, y los recursos humanos –con calidad para el trabajo– se ven obligados a emigrar, dijo el economista Elio Pepe

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El hecho de que cada vez más venezolanos tengan que emigrar para conseguir un buen empleo se debe a que el desarrollo endógeno no ha permitido la expansión de la empresa privada en el país, dijo el economista Elio Pepe.

“El gobierno ha arremetido contra la empresa y en los últimos 14 años han cerrado 490.000 de esas organizaciones en Venezuela, con todas las consecuencias posibles”, señaló.

Pepe, que es asesor financiero, opinó que quienes manejan la política macroeconómica nacional no se han preocupado por crear las condiciones para las inversiones interna y extranjera, así como para la transferencia de tecnología. Añadió que en esas circunstancias los recursos humanos, con calidad para el trabajo, se ven obligados a emigrar.

Integración. El especialista, que dictó la charla “Dinámica y estática de la integración” en la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad de Carabobo, se refirió a los procesos en los que participa Venezuela en esa materia.

“Debido a la política macroeconómica monetaria, fiscal y de cambio, las empresas no se encuentran en condiciones de competitividad, a pesar de  que Venezuela tiene ventajas comparativas. Por ende, hay necesidad de adecuarla a la pauta de la integración en los contratos suscritos”, destacó.

Recordó que Venezuela  se retiró de la Comunidad Andina de Naciones, pero también que fue creado el Alba y que el país ingresó en el Mercosur. Sin embargo, destacó que los efectos  se encuentran en la balanza de pago con Colombia, por ejemplo, que antes era favorable a Venezuela y ahora “está con un déficit enorme”.

Considera que la creación del Alba tiene un efecto político preeminente y que el Mercosur “se abre como una ventana para que la revolución bolivariana ingrese”.

Agregó que los aspectos económicos –que en los procesos de integración históricamente han constituido la premisa para la integración política– han sido puestos en segundo orden.

 “Por eso el problema de la incompetitividad de la empresa venezolana, determinada no solo por la necesidad de poner al día la innovación de tecnología sino más bien por la  estructura de la economía, de las finanzas, del control de cambio y la política monetaria”, dijo.

Control cambiario. Consultado sobre la opinión de otros economistas, según los cuales es inminente que en 2015 ocurra el desmontaje del control cambiario, Pepe opinó que este debe ser gradual.

“Pienso que eso es algo que puede tener graves repercusiones sobre la vida de los venezolanos. No puede ser brusco, se necesita establecer una gradualidad y estudiar qué nivel debe tener esta gradualidad”, indicó.  “Es necesario un análisis  ponderado de las reales condiciones económicas, de las cuales no tenemos efectivo conocimiento porque desde noviembre de 2013 ni siquiera el Banco Central de Venezuela  suministra datos”.