• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

En riesgo 44.000 empleos en comercios de Falcón y Nueva Esparta

Las zonas franca de Margarita y Paraguaná están prácticamente paralizadas porque no se cumplió la reposición de inventarios prometida por el gobierno

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La contracción económica del sector comercio pone en riesgo los puestos de 44.000 personas en Falcón y Nueva Esparta, advirtieron ayer Carlos Colina y Lorenzo Salazar, directivos de las federaciones obreras de esos estados en la reunión de organizaciones sindicales afiliadas a la Confederación de Trabajadores de Venezuela.

Los dirigentes explicaron que del total de afectados 30.000 corresponden a Nueva Esparta y 14.000 a Falcón, donde las zonas francas están casi paralizadas por la falta de mercancía y la poca presencia de consumidores. Agregaron que “se quedó en promesas la reposición de inventarios (electrodomésticos y ropa, entre otros bienes) ofrecida por el gobierno luego de someter a liquidación las existencias en noviembre-diciembre del año pasado”.

José Elías Torres, secretario ejecutivo de la CTV, refirió que, además de la inestabilidad laboral, los trabajadores de toda Venezuela experimentan una brusca caída en el poder adquisitivo del salario como consecuencia de la inflación, a lo que se suma la escasez de alimentos y otros bienes de primera necesidad.

“El gobierno solo está para reprimir a quienes reclaman soluciones a la crisis económica y social, y lo que es lamentable es lo dicho por el presidente Nicolás Maduro de radicalizar las acciones contra las guarimbas, en lugar de propiciar el diálogo de paz que el mismo Maduro convocó”, dijo Torres.

Recordó que como la mayoría del movimiento sindical venezolano, la CTV exige que las negociaciones de paz entre el gobierno y la oposición se lleven a cabo en un clima de respeto y con la participación de un árbitro neutral, que en el caso de los trabajadores es la Organización Internacional del Trabajo.

Torres destacó que para lograr la paz, el movimiento sindical exige la amnistía total para todos los presos políticos y los detenidos en las protestas, especialmente de las últimas semanas, además de la suspensión de los juicios contra más de 200 trabajadores y sindicalistas como Rubén González, secretario general del sindicato de Ferrominera del Orinoco, y el cese a la impunidad y la criminalización de la protesta.