• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

El gabinete económico de Maduro lo dirigirá el empresario Pérez Abad

El sociólogo Luis Salas, designado vicepresidente del Área Económica, le dará el basamento ideológico a las políticas del gobierno en esa materia. Sin embargo, en la práctica, los demás ministros asumirán el manejo de la crisis fiscal, la inflación y la escasez 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El nuevo gabinete económico anunciado por el presidente Nicolás Maduro el miércoles está integrado por todas las facciones o grupos que conviven en el gobierno. Si bien el vicepresidente del área económica es el sociólogo de visión radical Luis Salas, en la práctica será el empresario Miguel Pérez Abad, desde el Ministerio de Industria y Comercio, quien guiará las directrices que intentarán sacar de la recesión al país, afirmaron fuentes vinculadas al gobierno.

El ex presidente de Fedeindustria sustituye a José David Cabello, lo que se interpreta como una pérdida de poder del hoy diputado Diosdado Cabello. Pérez Abad deberá lidiar con un modelo económico que ha ido en contra de la empresa privada, a través de los recortes de divisas, profundización de los controles y fiscalizaciones, dijo una fuente del sector empresarial cercano al chavismo. Sin embargo, su capacidad para relacionarse mejor con los medios le permitirá comunicar las acciones que emprenda el gobierno aunque esto requiera entenderse primero con Luis Salas, que defiende la tesis de la guerra económica.

El nombramiento de este profesor de la Universidad Bolivariana responde al interés de Maduro de romper con cualquier intención de sus adversarios de calificarlo de neoliberal en el caso de que tenga que tomar algunas medidas de ajuste. Salas le dará piso ideológico a sus acciones y tranquiliza al sector más radical del gobierno. 

Los aliados. Miguel Pérez Abad tendrá como aliado al economista y ex diputado por el PSUV Jesús Farias, que tenía aspiraciones de ser el nuevo ministro de Finanzas. Sin embargo, fue nombrado en la cartera de Comercio Exterior e Inversión Extranjera. Farias está convencido de la necesidad de aplicar un ajuste en el sistema cambiario y reformar el sistema de precios, así como aumentar el precio de la gasolina y de otros servicios. No obstante, sabe que tendrá que entenderse con Luis Salas, quien afirma que el problema de la inflación en Venezuela no se debe a la impresión de dinero inorgánico sino a la tasa de ganancia de las empresas.    

El técnico y el petrolero. Para presidir la cartera de Banca y Finanzas –el ministerio que por costumbre llevaba la conducción del diseño y puesta en marcha de las políticas macroeconómicas– fue nombrado el economista y profesor universitario Rodolfo Medina. Elfuncionario de carrera y reconocido econometrista será el técnico que deberá batallar con las partidas presupuestarias deficitarias de 2016. 

“Medina es un técnico y conoce bien el Ministerio de Finanzas. Fue una persona muy cercana al ex ministro José Rojas. Entiende el problema fiscal que hay en este momento”, señaló una fuente cercana al despacho de Carmelitas, que pidió no citar su nombre.

Medina deberá enfrentarse a lo que significa la caída de los ingresos petroleros en términos del día a día, según la fuente. Es la persona que aprobará o negará los requerimientos de distintos ministerios. Como también se desempeñó en la Oficina Nacional de Presupuesto, conoce el manejo de los recursos y deberá colaborar en el diseño de las nuevas estrategias para enfrentar la crisis. Pero no será él quien dé la cara a los inversionistas extranjeros sino Eulogio del Pino, ministro ratificado en el despacho de Petróleo y Minería y presidente de Petróleos de Venezuela. Su remoción era prácticamente imposible tomando en cuenta que los socios de Pdvsa en las empresas mixtas habían manifestado la necesidad de darle estabilidad a esa cartera en tiempos turbulentos. Las relaciones entre el gobierno venezolano y sus socios petroleros se muestran tensas por las distorsiones cambiarias y el negativo clima de inversión.

A Del Pino le tocará entenderse con los tenedores de bonos tomando en cuenta que la República y Petróleo de Venezuela deben pagar este año alrededor de 9,5 millardos de dólares. Pero los compromisos de la República son mucho más bajos y vencen en febrero. Pdvsa –en cambio–debe cancelar 3,05 millardos de dólares en octubre por el bono 2016 y otros 1,6 millardos de dólares más en cupones. Los restantes 3,3 millardos de dólares corresponden a cancelaciones de intereses este año de Venezuela y de la petrolera.

De Carmelitas a Mercal. El ahora ex ministro Rodolfo Marco Torres deja el cómodo despacho del Ministerio de Banca y Finanzas para ocuparse del Ministerio de Alimentación, una de las carteras más criticadas por las importaciones ficticias privadas y públicas que han sido denunciadas. 

Marco Torres sustituye a Carlos Osorio, el principal brazo ejecutor de las acciones emprendidas contra el sector productivo en la llamada guerra económica. Su papel a partir de ahora es más operativo y deberá lidiar con las políticas de importación que él mismo elaboró desde el despacho de Finanzas, pero ahora desde la distribución de alimentos.

Por las tierras. Maduro decidió apostar por Wilmar Castro en el nuevo Ministerio de Producción Agrícola y Tierras. Su salida de la Gobernación de Portuguesa, según la fuente, obedece a diferencias con Antonia Muñoz, que tiene aspiraciones para tomar la gobernación en las elecciones de diciembre. El nombramiento de Castro Soteldo soluciona la diatriba y le suma al equipo económico de Maduro por ser un hombre que el presidente percibe como fundamental en momentos en que se pone en entredicho la titularidad de las tierras. “Todos estos cambios responden a la necesidad de Maduro de prepararse para la batalla final”, asegura la fuente.

La figura de Istúriz. Con respecto al nombramiento de Aristóbulo Istúriz como vicepresidente de la República la fuente señala que no solo fue un castigo para Jorge Arreaza por la distorsión que creó con los precios de los huevos hasta desaparecerlos, sino que también responde a la necesidad de Maduro por tener un aliado político fuerte para la crisis política que enfrenta.

“La designación de Aristóbulo obedece al empeño del presidente de darle la cara a las críticas y tratar de calmar los ánimos en el PSUV. Istúriz es un radical pero también es un chavista originario respetado. Maduro sabe que en el escenario de que se produzca su salida, la revolución quedaría en manos del negro y no de Ramos Allup, el tema es llegar a la fecha”, agrega la fuente. 


¿Habrá reformas?

El nuevo gabinete afronta la peor crisis económica de la historia: alta inflación, profunda escasez y una fuerte caída del precio del petróleo. De allí que se espere desde hace varios meses medidas económicas que ayuden a resolver la recesión. Sin embargo, el presidente Nicolás Maduro ha estado negado a impulsar acciones como aumentar la gasolina, devaluar o incluso reformar leyes que atenúen las fiscalizaciones y la presencia del Estado en el sector privado. Este nuevo gabinete responde a las fuertes críticas que en el congreso económico del PSUV hicieron al modelo político impulsado. 

Al respecto un informe de la firma estadounidense JP Morgan señala que con excepción del vicepresidente del área económica –que busca aplacar al sector radical del chavismo–el nombramiento del nuevo gabinete económico es visto como “más abierto a la devaluación o simplificación del régimen del control de cambio”. Añade que puede haber una ventana acorto plazo para un ajuste económico parcial de los tres tipos de cambio oficiales. Sin embargo, enfatiza que no cree que se produzcan las reformas macroeconómicas coherentes, dada la actual incertidumbre política e institucional.