• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

La isla dispone de suficientes camas para recibir a los temporadistas

Representantes de la industria turística afirmaron que posee suficientes alojamientos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde el punto de vista de la infraestructura hotelera, Margarita está preparada para recibir a los temporadistas en Navidad. Representantes de la industria turística afirmaron que posee suficientes alojamientos.

El presidente de la Cámara de Turismo del estado de Nueva Esparta, José Antonio Yapur, señaló que la red de hoteles y posadas reúne alrededor de 40.000 camas, de las cuales entre 12.000 y 13.000 están en alojamientos calificados con 3, 4 y 5 estrellas.

Además, agregó, en la isla también hay un importante número de apartamentos vacacionales destinados al alquiler, que por tratarse de propiedades privadas no disponen de registros de a cuántos llegan.

“El problema de Margarita no es donde alojarse. Desde hace un par de años  han abierto varios hoteles de entre 3 y 5 estrellas. La ampliación de la oferta trajo una competencia muy sana porque los hospedajes más antiguos comenzaron a renovarse para estar a la altura de los nuevos”.

Yapur y Julio Arnaldes, director de la Asociación Venezolana de Mayoristas y Empresas de Representaciones Turísticas, coincidieron en que el principal obstáculo para el desarrollo turístico de la isla es el traslado, por los inconvenientes de conectividad aérea que hay en el país. Solo para Margarita actualmente hay 16 viajes menos al día que en la Navidad de 2013, cuando los pasajeros disponían de 31 frecuencias diarias, según datos del sector. En lo que se refiere a las opciones marítimas, la oferta no satisface la demanda



Sorteando la escasez. Los hoteles no escapan del desabastecimiento generalizado que vive el país. El presidente de la Federación Nacional de Hoteles de Venezuela, Leudo González, dijo que los hospedajes hacen grandes esfuerzos para sortear la escasez. Entre las estrategias que emplean para seguir ofreciendo el mejor servicio posible, figuran el préstamo de productos  y el racionamiento de los inventarios.

“Cuando un hotel necesita algo y otro se lo puede prestar, lo hace. En lo que el primero logra obtener el artículo se lo devuelve al otro”, señaló González. Con relación a la segunda, dijo que, por ejemplo, en lugar de poner todos los días una pastilla de jabón en las habitaciones, lo hacían cada dos o tres días. “Como el desabastecimiento de los productos de aseo personal está fuerte, en estos momentos estamos poniendo de este rubro lo indispensable en las habitaciones”.