• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

La devaluación se esconde en el “nuevo esquema” cambiario

Bolívares / Foto EFE

Economistas criticaron que se mantengan las tasas que no atendieron las demandas en 2014

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El miércoles el presidente Nicolás Maduro anunció su “nuevo esquema” cambiario, aunque lo hizo sin muchos detalles. Aseguró que se mantendrá la tasa preferencial de 6,30 bolívares por dólar para alimentos y medicinas, y habrá dos más de las que no se sabe las cotizaciones. Sin embargo, según economistas, las tasas se traducen en una nueva devaluación de la moneda.

“Hasta el momento tenemos muchas imprecisiones. El hecho de que la primera tasa sea solo para alimentos y medicinas supone dejar por fuera algunos sectores que continuaban recibiendo divisas a esa tasa y que ahora deberán obtener dólares con más bolívares”, explicó el economista y profesor universitario Orlando Ochoa.

A su juicio, las otras dos tasas serán más altas que las del antiguo Sistema Complementario de Administración de Divisas y Sistema Cambiario Alternativo de Divisas, por lo que no se puede esperar más que otras devaluaciones que aun falta cuantificar.

El economista Pedro Palma coincidió con Ochoa. Dijo que la devaluación era necesaria por la realidad inflacionaria que atraviesa el país. “El gobierno dejó que la inflación se acelerara de tal manera que los bolívares no compran nada. El problema es que devalúas, pero no se está haciendo nada para frenar la inflación”.

Ambos insistieron en que no hubo ninguna novedad en los anuncios de Maduro y destacaron que faltó firmeza en las decisiones económicas. “Lo que se dijo es que las cosas persisten, solo que con nuevos nombres. La tasa de 6,30 estaba, la del Sicad tendrá cambios pero es similar, y la tercera tasa es muy parecida a lo que decía el convenio cambiario N° 27, cuando se creó el Sicad II. Aunque luego en la práctica no se cumpliera lo de la participación de las bolsas”, refirió Palma.

Criticaron que se continúe con las múltiples tasas porque no dieron resultados positivos en la experiencia del año pasado y porque aumentaron las disparidades en los precios de los productos.

El economista y director de Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros, señaló que entre las medidas anunciadas por Maduro faltó explicar cómo se va a resolver el déficit de caja que tiene el país, que empeora con la caída del precio del petróleo. “Son más de 30 millardos de dólares que faltarán y que no sabemos de dónde saldrán para pagar también la deuda externa”. 

Tasa a 6,30

En 2014 permaneció la tasa de cambio del Centro Nacional de Comercio Exterior de 6,30 bolívares por dólar, que se fijó en 2013, y que aseguró el presidente Nicolás Maduro continuará este año.

La tasa se había establecido para las importaciones de varios sectores considerados prioritarios. Parte de la deuda que mantiene el gobierno con los industriales para el pago a los proveedores internacionales también se cancelaba a esa tasa. 

La entrega de divisas a 6,30 el año pasado no alcanzó para cubrir la demanda de importaciones nuevas ni para cancelar las deudas pendientes. Data de la industria de medicinas muestra que de más de 4 millardos de dólares que están debiendo, solo les cancelaron un millardo de dólares. Empresas Polar también divulgó en su reporte de gestión que hay más de 140 solicitudes de adquisición de liquidación de divisas que esperan para pagar a los proveedores 133 millones de dólares. 

Estos sectores, cuyos productos están regulados, no pueden acudir a otros mecanismos porque aumentarían los costos y producirían a pérdida.

Subastas

El Sistema Complementario de Administración de Divisas se fusionará ahora con el Sistema Cambiario Alternativo de Divisas, informó el presidente. Aunque no dijo si la nueva tasa sería la que resulte del promedio de las dos o si se establecerían bandas.

El año pasado ninguno de los dos sistemas contribuyó a aliviar las demandas de la industria nacional. La crítica frecuente es que el gobierno convocó a sectores de manera discrecional y no tomó en consideración los requerimientos de la industria.

Data del Cencoex indica que a través del Sicad I en 2014 se adjudicaron 5,2 millardos de dólares (entre 11 y 12 bolívares por dólar). Las convocatorias no se hicieron sino hasta octubre, es decir, desde hace tres meses no llaman a los privados. Los particulares (viajeros, estudiantes y casos especiales) que también podían optar a este sistema, fueron convocados solo a la primera subasta.

Cifras de Ecoanalítica reportan que por el Sicad II se entregaron 6,2 millardos de dólares. Aunque solo 40% iba a importaciones.

Tercer mercado

La tercera tasa anunciada por Maduro, en la que podrán ofertar dólares tanto públicos como privados y las casas de bolsas, viene, al igual que en lanzamiento del Sicad II, como un mecanismo para legalizar o  “pulverizar” el dólar paralelo, lo que hasta ahora no ha logrado el gobierno. Actualmente se cotiza en 180 bolívares por dólar.

Economistas dijeron que se trata de un buen sistema, pero que si no se toman otras medidas no será provechoso, como ocurrió con el Sicad II. El sistema no funcionó, entre otras cosas, porque las casas de bolsa no fueron incorporadas y porque privados y particulares no ofertaron dólares de ido a les era más atractivo vender a tasa extraoficial.

El economista Orlando Ochoa explicó que para que el sistema opere debe haber mucha oferta de dólares y restringir la cantidad de bolívares circulando. “El Banco Central de Venezuela está imprimiendo dinero para financiar el déficit. Aumenta la liquidez y ese dinero acelera la inflación y se va tras los dólares. Lo que puede suceder es que el dólar negro aumente más”.

Medidas ignoradas

Economistas sostiene que hay una serie de medidas que debieron tomarse para salir de la recesión que atraviesa país y que no fueron anunciadas por el presidente Nicolás Maduro

. Unificar las tasas de cambio con una cotización que ronde entre 20 y 35 bolívares por dólar.

. Impedir que el BCV siga emitiendo billetes sin respaldo que contribuyen a acelerar la inflación.

. Revisar los subsidios, no solo gasolina, también los precios de las tarifas de servicios públicos.

. Revisar el precio de los productos congelados para que se adecuen a los costos.

.Reducir el envío de petróleo que hace Pdvsa a Cuba y con acuerdos como Petrocaribe.