• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

10% de la cosecha de naranjas se perdió por falta de colocación

La regulación de precios y las importaciones hicieron que se dejaran de colocar y se desperdiciaran más de 60.000 toneladas de esta fruta cítrica

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las importaciones de concentrado de jugo de naranja y el control de precios afectaron la colocación de naranjas en la pasada cosecha, informó la Federación Nacional de Fruticultores.

“La producción nacional de naranjas supera las 600.000 toneladas al año, cifra más que suficiente para cubrir la demanda intermedia (200.000 toneladas máximo) y para abastecer  con creces el mercado fresco. Existe, incluso, la posibilidad de exportar”, dijo Ricardo Bello, directivo de la federación, en una nota de prensa. Pero, agregó, se estimuló más la importación de pulpa de fruta que la colocación de la cosecha nacional.

“Muchas empresas, públicas y privadas, ven en la importación la panacea para cubrir sus ineficacias. Los tipos de cambio preferenciales se constituyen en un negocio muy atractivo para que muchas de ellas, mal manejadas y con altos niveles de despilfarro, apelen a la posibilidad de conseguir dólares baratos. Así, con el beneficio cambiario intentan cubrir sus pérdidas o incrementar sustancialmente las ganancias”, expresó Bello.

Dijo que pese a la alta producción nacional, las empresas no hicieron esfuerzos serios por recibir y moler las naranjas y apenas concluyó la zafra recurrieron al gobierno a solicitar divisas para importar concentrado de jugo.

“Durante la cosecha apenas hicieron esfuerzos por recibir una fruta y la realidad es que cerca de 10% de la zafra se perdió en el campo por falta de mercado. Estamos hablando de cerca de 60.000 toneladas de naranja perdida, que no logró encontrar mercado”, reiteró Bello.

Ante la situación, la Federación Nacional de Fruticultores solicita al gobierno que no acepte la importación de concentrado de naranja que llegaría al país en plena zafra. “Le rogamos que por ningún motivo permitan que se importe un concentrado que entraría al país en plena zafra de naranjas, lo que le haría un serio daño al único rubro de  la producción nacional que se ha mantenido creciendo en los últimos años, fundamentalmente por el esfuerzo de los hombres que trabajamos la tierra. Importar lo que podemos producir en el país, aprovechándose de las pocas divisas de que disponemos, significa no jugarle limpio a Venezuela”, alertó Bello.