• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

El contrabando de alimentos continúa en la frontera

En Colombia se venden al por mayor y tres veces más caros los productos venezolanos regulados

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Basta caminar alrededor de 15 minutos por el puente internacional Simón Bolívar, desde San Antonio, en el estado Táchira, con dirección hacia Colombia, para conseguir pleno abastecimiento de alimentos procesados en Venezuela, pero en galpones y bodegas de La Parada, poblado fronterizo del Norte de Santander.

A la orilla de la calle los bultos de leche en polvo, aceite, mayonesa, avena, azúcar y arroz, harina de maíz, se venden al mayor. Uno de los expendedores de La Parada señala que sigue siendo más barato comprar estos productos contrabandeados que los alimentos en los supermercados colombianos.

El bulto de 24 kilos de azúcar se vende en 35.000 pesos, que al cambio equivale a 350 bolívares. Cada kilo de azúcar está regulado en Venezuela en 6,11 bolívares, por lo que el producto sale en Colombia a 14,58 bolívares. En otra bodega tienen la leche en polvo. Aclaran antes de preguntar por el producto que sólo venden al mayor. Los 12 potes de leche en polvo venezolana se comercializan en el Norte de Santander a 72.000 pesos, 720 bolívares. El kilo está controlado en 30,37 bolívares en Venezuela y en Colombia el producto de contrabando se vende hasta en 60 bolívares y 70 bolívares.

El bulto de harina de maíz, según la preferencia, se vende en 46.000 pesos los 20 kilos; es decir: cuesta 460 bolívares, 23 bolívares cada kilo, cuando en Venezuela está controlado en 5,93 bolívares. Los 12 litros de aceite vegetal se consiguen en La Parada en 35.000 pesos (350 bolívares), lo que equivale a 29,19 bolívares cada litro, y está fijado en Gaceta Oficial en Venezuela en 6,54 bolívares. Igualmente se venden las 8 pacas de café venezolano, de 500 gramos cada una, en 25.000 pesos (250 bolívares), es decir, en 31,25 bolívares, y está regulada en 23,29 bolívares.

Desde 2008 el envío de alimentos al estado Táchira es restringido. La Superintendencia de Silos, Almacenes y Depósitos sólo permite a través de guías el envío de determinadas toneladas de productos para surtir las cadenas de supermercados, bodegas y tiendas en la zona fronteriza. Sin embargo, el contrabando de extracción de alimentos sigue vivo en la región.

De compras en San Antonio

“Nos abastecemos aquí porque es más barato”, señaló Eric Jiménez, oriundo de Cúcuta, quien viene una vez por semana a San Antonio a hacer mercado. Sostiene que se ahorra 60% comprando alimentos en Venezuela.

Recuerda cómo entre 2002 y 2003, cuando ocurrió el paro en Venezuela, la población tachirense corría a Cúcuta a comprar alimentos. “Esta frontera se ayuda una a otra, a veces son ustedes los que van a Colombia a buscar comida, esta vez nos toca a nosotros porque todo en Colombia está muy caro, y con el tipo de cambio, el peso rinde más en Venezuela”, sostiene.

Jiménez, junto a otros consumidores oriundos de Cúcuta, hacía cola para pagar un pequeño mercado en el supermercado Cosmos. “Me estoy ahorrando mucho dinero viniendo a comprar en Venezuela, pero también vemos que hay escasez de algunos productos, a veces no hay harina, tampoco azúcar ni crema dental. Pero en cambio uno pasa la frontera y consigue todos los productos venezolanos, pero a precios de Colombia, no se pueden pagar”, dice.

Dificultades para abastecerse

Cecilia Ramírez es venezolana y vive desde hace 40 años en San Antonio. Relató que es difícil abastecerse de todos los productos. “A veces bajan los operativos de Mercal y uno tiene que salir corriendo a comprar antes de que se den cuenta los de Colombia, porque no alcanza para todos. Uno no se niega a que compren aquí, porque nosotros hemos comido de ello. Cuando el bolívar era fuerte uno iba a comprar por montón a los almacenes y mercados de la Sexta, pero es que aquí en Venezuela hay poca comida o la que llega se va de contrabando”.

Ramírez señaló que la poca mercancía que llega a las bodegas de la frontera, se vende al doble del precio. “Un kilo de harina de maíz uno lo paga en 10 bolívares y hasta 15 bolívares los días previos a la Navidad porque la gente estaba especulando por las hallacas. El litro de aceite uno lo consigue, pero en 25 bolívares y el kilo de carne entre 60 bolívares el kilo y el kilo de pollo en 50 bolívares”, indicó.