• Caracas (Venezuela)

Contacto Empresarial

Al instante

Seguros Venezuela organizó ciclo de charlas de mejores prácticas empresariales

Aseguran que las organizaciones con buenos principios pueden generar cambios en las personas |Foto: Archivo

Aseguran que las organizaciones con buenos principios pueden generar cambios en las personas |Foto: Archivo

Respeto, compromiso y responsabilidad son las cualidades más importantes para establecer un clima de relaciones personales óptimo que beneficie la productividad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El manejo adecuado de los valores institucionales establece un  marco para las relaciones del personal que permite una mejor gestión en su productividad, y por ende en la sostenibilidad de una empresa. Así lo enfatizó el consultor empresarial José Sánchez, en su ponencia “Valores y Ética”, durante el Ciclo de Charlas Mejores Prácticas en las Áreas de Salud y Responsabilidad Social Empresarial, organizada recientemente por Seguros Venezuela y dirigida a sus clientes directos y aliados de RSE.

El representante de Espiñeira, Pacheco y Asociados, organización profesional venezolana miembro de la red global de PWC, destacó que los valores humanos son la base de la cultura corporativa, que al basarse en una encuesta de PWC pueden resumirse en: compromiso, respeto y responsabilidad.

Todo indica que la actitud positiva y la inteligencia son la base para poder establecer y aplicar los correctivos con respecto a los valores en una organización. “La actitud positiva no es pretender tapar las situaciones cotidianas, sino tener una mirada hacia el futuro; la inteligencia es necesaria para detectar donde hay un asunto ético en la empresa”, agregó el consultor empresarial.

Según el especialista, ser inteligente también implica tomar decisiones, las cuales podrán dar mejor resultado si son justas y sólidas, transparentes, bien comunicadas y que respeten el marco legal establecido por la empresa o el país. 

Estrategias de aplicación

Llevar a la práctica los valores en una organización incluye en primer lugar la participación del directorio y sus gerentes. De acuerdo con Sánchez, los integrantes de las posiciones de mayor responsabilidad deben estar convencidos de que son un modelo para los demás, manteniendo la consonancia entre lo que se dice y se hace. Luego, se tienen que hacer campañas internas diarias: “Esto no es un tema que se trata cada dos meses con unas charlas. Es una materia que se trata diariamente. Si estamos hablando de respeto, yo te respeto todos los días”, ejemplificó.   

Sánchez coincidió con el argumento de que los trabajadores pueden llegar a ser mejores personas dentro de sus empresas. “Hay personas que vienen con valores que no son adecuados, porque en su casa, la escuela o en su ambiente de formación no fueron enseñados o porque tuvieron ejemplos errados. Las empresas tienen la gran responsabilidad de decir, aquí hay unas normas, unos principios, unos valores; si están todos los integrantes alienados, pueden provocar cambios significativos en las personas”, agregó.       

Los problemas en las organizaciones para el consultor no tienen que ver con una diferencia generacional. Se pueden encontrar ejemplos de buenos valores en jóvenes y de comportamientos equivocados en mayores, una situación que se contrapone al pensamiento general de que las personas de más edad son más educadas, y viceversa actitudes de jóvenes no adecuadas y adultos mayores que tratan de ser una buena guía para el entorno.

Enfatizó Sánchez que el inconveniente sigue siendo la falta de valores, los cuales deben ser reforzados dentro de las empresas, pero ahora con un cambio en el enfoque de lo que es el éxito, el cual puede ser ejemplarizado con la frase del físico Albert Einstein: “No trates de convertirte en un hombre de éxito, procura ser un hombre de valores”.


Información: Nota de Prensa