• Caracas (Venezuela)

Contacto Empresarial

Al instante

Coposa, pieza fundamental para procesar la cosecha nacional de girasol y soya

A finales del año pasado, Coposa inauguró una nueva planta de extracción de aceite de girasol, con lo cual duplicó su capacidad para procesar la semilla oleaginosa |Foto: Archivo

A finales del año pasado, Coposa inauguró una nueva planta de extracción de aceite de girasol, con lo cual duplicó su capacidad para procesar la semilla oleaginosa |Foto: Archivo

Aceites y harina oleoprotéica para la alimentación animal se hacen accesibles a pequeñas y medianas empresas, gracias a la reducción de los costos asociados con la importación  

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La temporada de la cosecha de girasol en Venezuela, -febrero a abril- es un período de alta productividad para Coposa, única empresa en el país con la capacidad instalada para procesar semillas tanto de este rubro como en el de soya, para producir aceites, margarinas y mantecas vegetales de calidad para el consumo humano; y harinas oleoprotéicas para el consumo animal.

En Venezuela el cultivo de girasol es superior al de soya y sus productos derivados tienen una alta demanda en el mercado nacional.

Antonio Rodríguez, vicepresidente de Coposa, detalló que aproximadamente 40% de la semilla se convierte en aceite, que está destinado a la elaboración de aceites comestibles y 45% se transforma en harina para el consumo animal,  mientras que18% del frijol de  soya se transforma en aceite, 77% en harina y, el restante en otros subproductos como son la lecitina de soya, muy importante en la industria de la panificación, repostería y alimenticia en general.   

“Tradicionalmente hemos sido compradores confiables de la cosecha de girasol nacional, materia prima que luego es procesada y transformada en aceites comestibles y harinas oleoprotéicas. En este segundo ramo, nos hemos convertido en importantes proveedores para la pequeña y mediana industria animal, específicamente para la industria avícola y porcina,, sobre todo en aquellos que no pueden importar harina de soya para alimentar sus  gallinas ponedoras o para el crecimiento de sus pollos”, expresó Rodríguez. 

“Nuestra planta, desde hace más de 42 años, se acopla a los planes de crecimiento económico del país, al disminuir el volumen de las importaciones de aceites crudos y harinas para la industria de alimentación animal, generando valor agregado”, agregó Rodríguez.   

Producción nacional

A finales del año pasado, Coposa inauguró una nueva planta de extracción de aceite de girasol, con lo cual duplicó su capacidad para procesar la semilla oleaginosa. La fábrica está ubicada en el estado Portuguesa, en el corazón de los llanos occidentales, donde se encuentran las tierras más aptas del país para el cultivo de girasol.

La planta de Coposa realiza todo el proceso de limpieza, descascarado, extracción y refinación para producir aceites, como también los procesos de tostado y molido para la obtención de harinas. Este último rubro tiene una alta demanda en el sector avícola, aunque también puede cubrir requerimientos nutricionales en el sector porcino y vacuno.


Información: Nota de Prensa