• Caracas (Venezuela)

Contacto Empresarial

Al instante

Blindajes Spartan protege a los venezolanos con fibras especializadas

Spartan blinda de tres a cuatro vehículos al mes | Foto: Cortesía

Spartan blinda de tres a cuatro vehículos al mes | Foto: Cortesía

Edgar Gamarra, directivo de la compañía, explicó que el material se llama Kevlar y lo han empleado en 13 años de labor al servicio de su clientela. Explicó que usan vidrios que soportan hasta 20 disparos de una pistola 9 milímetros

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Spartan es una empresa de blindaje radicada en Valencia, la cual ofrece protección a los ciudadanos reforzando vehículos, inmuebles y hasta indumentaria (chalecos y trajes) con el ligero y resistente material Kevlar.

Desde el año 2002, se han dedicado al resguardo de su clientela conformada por las embajadas de varios países del mundo, empresarios e incluso han prestado asistencia a la seguridad del gobierno venezolano en numerosas ocasiones. Últimamente se han incorporado a este grupo ciudadanos que quieren defenderse de la creciente criminalidad.

Edgar Gamarra, directivo de la compañía, narró cómo surgió esta empresa, la cual está integrada por un personal 100% venezolano que ya competía en el mercado cuando había tan solo tres blindadoras en el país.

“Yo apenas blindé seis carros ese año, pero a nivel mundial la tendencia era eso. En América Latina, ese año. se blindaron aproximadamente 20.000 carros. En Venezuela había un mercado muy puntual a diferencia de Colombia, por ejemplo, que contaban con 96 compañías”, agregó.

El proceso

Para blindar el vehículo usan el Kevlar, un material importado desde Israel que permite reforzar tanto carros como ropa sin usar aleaciones metálicas como el acero. Este material es tejido con fibras de aramida, la cual, a su vez, está hecha con compuestos químicos.

“DuPont es la empresa que descubrió el Kevlar en 1972 y es una de nuestras proveedoras. Primero comenzaron con chalecos antibalas y luego con el vehículo. Estos últimos se vuelven más livianos. Un metro de acero balístico pesaba en su momento 78 kilogramos el metro cuadrado, mientras que este material que usamos ahora apenas pesa 2.2 kilogramos el metro cuadrado”, detalló.

En la actualidad, este proceso permite blindar de tres a cuatro carros al mes. La empresa precisa que el tiempo que se toman les da un mejor acabado en sus trabajos. Las carrocerías de los carros, su balance y el resto de sus partes no sufren daños. Además, usan vidrios de policarbonato y polivinil de 5 centímetros que aguantan más de 20 disparos de una pistola nueve milímetros.

“Se desarma el carro completamente, se le quitan los cristales originales y empezamos con la parte opaca (así le llamamos al cuerpo del vehículo), es decir, todo lo que es de metal. Se le coloca fibras de Kevlar y en ciertas partes acero”, aclaró.

Niveles de blindado

En Venezuela se usan 3 tipos de blindaje. El nivel 3 consta de armas 9 milímetros y los revólveres 44 y 47 magnum. Luego están los niveles superiores (4 y 5), estos son capaces de soportar los impactos de rifles como el AK103 y un R15.

Ropa y blindaje arquitectónico

Explicó que también usan los mismos materiales para reforzar las viviendas y los comercios. Asimismo, ofertan chalecos, flux y cualquier indumentaria antibalas. Estas son elaboradas en México con la ayuda de asociados a Spartan.

“Tenemos 13 años blindando. Somos la única compañía que se ha diversificado, que somos multiservicios: Instalación del blindaje, servicio satelital, reposición, mantenimiento y ropa de protección”, reiteró.

Sobre el uso del blindaje

La empresa  incluso asesora a los clientes a cómo reaccionar frente a los delincuentes cuando están en un vehículo blindado: “A la personas se les da un entrenamiento para que puedan reaccionar tranquilamente. Por lo general ya las personas saben lo que quieren y lo que hacen, pero siempre tratamos de responder sus dudas”, dijo Gamarra.

Para Gamarra, su empresa ofrece un servicio al país. Está muy orgulloso de su esfuerzo. Precisó que un blindaje a carros tipo 3 tiene un costo de 20 millones de bolívares, mientras que el que protege de armas de alto calibre tiene un valor de 55 millones de bolívares.