• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

“Es un calvario conseguir los pañales para mi mamá”

250 bolívares cuesta un paquete grande de 20 pañales de adulto | Foto Archivo El Nacional

250 bolívares cuesta un paquete grande de 20 pañales de adulto | Foto Archivo El Nacional

Estela Rodríguez recorre hasta 20 comercios en la búsqueda de jabón de baño, champú y detergente

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde hace tres años la familia Rodríguez tiene a la madre, de 90 años de edad, discapacitada y con demencia senil, en una casa hogar. “La escasez de las cosas que mi mamá necesita la vivimos desde el año pasado, pero desde abril la situación ha empeorado. Cada semana es un calvario conseguirle los pañales desechables”, dijo Estela Rodríguez.

Contó que su progenitora gasta cuatro pañales diarios, lo que implica comprar semanalmente dos paquetes grandes, cada uno trae veinte; u ocho empaques de seis unidades cada uno, modalidad que es más costosa. “Los pañales son una renta, pero se trata de la higiene y cónfort de una anciana a la que una irritación de la piel le puede ocasionar una escara y eso es muy peligroso porque degenera en una infección”, expresó, y añadió que ya no se detiene en el precio ni la marca, compra "lo que halla”. Sin embargo, la dificultad está en las tallas y los grados de absorción del pañal. Refirió que los de Farmatodo son más económicos que otras marcas (hasta 50 bolívares menos el paquete grande), pero “están desaparecidos”.

Fuentes del sector informaron que la escasez se debe a que hace dos meses cerraron la línea de producción de los pañales para adultos por la falta de materia prima y las dificultades de adquirir divisas para importarlas.

“Las primeras máquinas que se pararon fueron las de pañales de adulto porque tienen menos demanda que los de bebé”, explicó una fuente del sector. Afirmó que la situación empezaría a superarse con el reconocimiento de los pagos a los proveedores por parte del gobierno, lo que permitiría comenzar a agilizar los procesos de importaciones. Las compañías están a la espera de los certificados de no producción. Estos trámites, indicó otra fuente del sector, estarían listos entre el 1°de junio y el 15 de julio próximo, y luego el abastecimiento debería normalizarse.

Los fabricantes de pañales de adultos en Venezuela son Corpañal, Pharsana y Biopapel que tienen una capacidad de producción de 24 millones de unidades mensuales.


Traerlos del interior. Los hermanos Rodríguez se han visto precisados a cazar los pañales en la zona donde viven. Fue así que Jorge y su esposa compraron en la tienda de unos chinos en Margarita un lote de 40 pañales que enviaron directamente a la casa hogar en Caracas, pero tuvieron que explicar a la empresa Aerocav que eran para un adulto porque está prohibido enviar los de bebé.

Mariana, la hermana que vive en Valencia, desistió porque allá no se consiguen pañales, medicinas ni productos de limpieza y aseo personal y, más bien, ella viene a Caracas para abastecerse de comida y otros rubros de primera necesidad.

El detergente es otro obstáculo. Cada mes se debe llevar a la casa hogar cinco kilos de jabón suave para no dañar la delicada piel de un anciano, pero la oferta es de jabones fuertes que no se pueden usar porque hay escasez de suavizantes de ropa. Aquí el recorrido es de comercio en comercio para adquirir el cupo que dan en la cola: uno o dos paquetes de 900 gramos-un kilo, cada uno.

Los artículos de tocador representan otra odisea, pues raramente se encuentran en un solo negocio y hay que patear calle para comprar el champú, enjuague bucal, jabón de baño, crema para el cuerpo y colonia, entre otros.

“Recorro semanalmente hasta 20 comercios y farmacias. Cada vez es más difícil completar el kit que requiere mamá para tener una calidad de vida adecuada”, contó Estela Rodríguez. 


Medicinas siguen escasas
Otro dolor de cabeza de la familia Rodríguez son las medicinas que su mamá, hipertensa y con problemas circulatorios, requiere tomar. “No se encuentran ni siquiera las vitaminas para mayores de 50 años de edad, complementos que requieren los ancianos pues ellos tienen tendencia a la desnutrición así tengan apetito”, explicó Estela Rodríguez.

El ansiolítico, recetado por el doctor para aplacar los ataques de angustia causados por la demencia senil, y el medicamento para dormir son también difíciles de conseguir. “Mi otra hermana, que vive en San Antonio de los Altos, recorrió todas las farmacias de la zona sin suerte, yo los hallé por fin en la farmacia Ferrenquín de la Candelaria, pero no había medicinas para la tiroides ni para la tensión”.

También escasean los laxantes suaves y los jarabes para la tos.