• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Ocho buques con alimentos no han podido descargar

En La Guaira ha fluido más la comunicación con Bolipuertos que en Puerto Cabello | Foto Archivo El Nacional

En La Guaira ha fluido más la comunicación con Bolipuertos que en Puerto Cabello | Foto Archivo El Nacional

La revista Informes de la Cámara de Comercio de Puerto Cabello reseña que las embarcaciones transportan maíz, soya, arroz y azúcar en sacos 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un total de 31 buques están fondeados en la bahía de Puerto Cabello a la espera de muelles para iniciar su descarga. Entre ellos hay 8 barcos que transportan alimentos como maíz, azúcar, soya y arroz.

De acuerdo con la revista electrónica Informes de la Cámara de Comercio de Puerto Cabello número 14.567, del ayer martes, una embarcación está cargada con 30.000 toneladas de maíz; 5 contienen 75.437 toneladas de soya, hay un barco que tiene 60.00 toneladas de arroz y otro trae 15.050 toneladas de azúcar en sacos. Estos cargamentos suman 126.487 toneladas de productos alimenticios que han sido importados por el gobierno y consignatarios privados.

Uno de los buques, el Hawke Bay, llegó a las aguas de Puerto Cabello el 23 de octubre procedente de Nueva Orleáns, Estados Unidos. Transporta maíz amarillo para la empresa Protinal. El 6 de noviembre arribó el barco Wuhu, del puerto de San Lorenzo, y también viene cargado con maíz amarillo para la Corporación de Abastecimiento y Servicios Agrícolas, empresa estatal.

Otras embarcaciones que traen cargas como fertilizantes, láminas de acero, tuberías, rocas fosfáticas y químicos, entre otros, esperan también en la bahía por muelles.

Eddy Meayke, presidente de la Asociación Naviera de Venezuela, indicó que el problema en el terminal de Puerto Cabello es que el proceso para el embarque de contenedores es extremadamente bajo, por lo que causa retardo y pérdidas para las líneas navieras. Agregó que aunado con la falta de disponibilidad de contenedores para transportar la mercancía se están presentando retrasos en la nacionalización de la carga.

Debido a las demoras para que los buques puedan entrar al muelle, en algunos casos las navieras han tenido que dejar la carga en puertos de tránsito como Panamá o Cartagena a la espera de que se reduzca el tiempo de espera. “Hay navieras que dejan cargas en puertos cercanos del Caribe y de allí la distribuyen”, explicó.

Meayke añadió que en el caso de Puerto Cabello no ha habido acercamiento con la gerencia de Bolipuertos, lo que permitiría a navieras y autoridades planificar. Sin embargo, advirtió que en La Guaira sí ha fluido más la comunicación con la empresa estadal.

Indicó que en los puertos del Caribe se efectúan, en promedio,  de 35 a 40 movimientos por hora de descarga y carga de un contenedor. “Puerto Cabello está en unos 8 movimientos por hora, en el mejor de los casos. Allí hay una gran diferencia. Un buque que traiga 800 contenedores y vaya a embarcar 500 contenedores, significa que debe hacer 1.300 movimientos”.

En mora. Meakey informó que el gobierno adeuda a las principales líneas navieras extranjeras que prestan servicio en el país: 6,8 millardos de bolívares, equivalentes a 137,8 millones de dólares, por demoras en la devolución de los contenedores estándar y refrigerados.

Según cálculos del gremio, el compromiso del Ejecutivo con las empresas del sector tiene más de dos años en mora y el último pago que les realizaron fue en 2010. Calculan que tan solo la demora de 10 a 15 días en el uso del contenedor representa un costo adicional de 30.000 bolívares aproximadamente.

El representante de las navieras alertó que el retraso en el cumplimiento de las obligaciones adquiridas, junto con la imposibilidad de que se concrete la cancelación de la deuda, puede llegar a generar una situación similar a la que afecta a las  líneas aéreas. Podría producirse una reducción en la frecuencia de arribo de los buques a los puertos marítimos del país y, además, tomar la medida de disminuir la cantidad de buques que trasportan carga desde y hacia Venezuela.

Afirmó que el gobierno ha experimentado un crecimiento sostenido como importador en los últimos años y es precisamente el sector público el que más compras foráneas introduce al país, en algunos casos, con poca pericia para la rápida ejecución de las gestiones.

Entre las consecuencias que está generando tal desconocimiento es que fletes de 20 días se han postergado por casi 3 años. “Se han ocasionado graves daños patrimoniales a las navieras y detrimento de las finanzas publicas porque no se optimiza el uso de los recursos”, aseveró Meakey.

Agregó que las navieras también están afrontando serios problemas logísticos para la recepción de mercancías y la devolución de los contenedores de parte de Petróleos de Venezuela, la Corporación de Abastecimientos y Servicios Agrícolas CASA y de otras empresas del Estado.

Refirió que hay gran cantidad de contenedores que aún no les han devuelto y que ellos desconocen su ubicación. “Estos bienes constituyen activos de las líneas navieras que al no poder contar con estos se compromete su operación.

Las líneas navieras para continuar prestando el servicio han tenido que incurrir en costos no presupuestados para alquilar contenedores en el mercado secundario”.

El presidente de Asonavieras recordó que las líneas navieras han manifestado disposición al diálogo en el llamado que le han hecho los organismos públicos. “Hemos acordado con los entes públicos manejos logísticos particulares y descuentos de los montos adeudados. Sin embargo no encontramos igual disposición para cancelar los compromisos económicos adquiridos”.

Con cifras en rojo
Luis López

En el país están registradas 3.600  agencias de aduanas para operar en los puertos. En el estado Vargas funcionan 1.200, de las cuales este año solo 250 recibieron esporádicamente un expediente para  tramitar carga y 50 han estado relativamente operativas. Incluye  las que trabajan para la Corporación Venezolana de Comercio Exterior.

“Las agencias que hemos tenido poca actuación en el año cerramos las cuentas en rojo y a duras penas pudimos resolver el pago de aguinaldos al personal, porque la caída de importaciones fue de hasta 97%”, expresó Rusvel Gutiérrez, presidente de  la Cámara de Aduaneros e Industriales.

Agregó que  en Vargas 900 agencias de aduana han optado por solo mantener su licencia, con los gastos administrativos mínimos. “Las que tienen más de 50 empleados están en las oficinas viéndose la cara porque no hay  trabajo en  la aduana. Esto ha representado un desembolso de capital importante que será difícil mantener el próximo año si persisten  las condiciones: más impuestos para nacionalización de la carga, entrega de divisas a discrecionalidad a los importadores y burocracia en las aduanas que impiden la salida de la mercancía para su distribución”.

Su homólogo Emidio Palumbo, de la Cámara de Transporte Pesado, dijo que las expectativas de mejora  para el gremio gandolero en noviembre se desvanecieron porque no hay carga. “Son 2.000 conductores los que estamos a  la deriva, sin trabajo y sin insumos ni repuestos para las unidades”.   

La Cifra
6,8 millardos  de bolívares debe el gobierno a líneas navieras