• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Sugieren negociar rebaja de aranceles

Miguel Rodríguez, experto en comercio exterior, dijo que el ingreso al bloque se hace con un aparato productivo debilitado

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El ingreso de Venezuela al Mercosur y las condiciones de la integración aún son un enigma para la población y para muchos empresarios, expresó el experto en comercio exterior, Miguel Rodríguez Mendoza, quien participó un seminario sobre este bloque económico organizado por Conindustria, la Universidad Simón Bolívar y la Universidad Católica Andrés Bello.

Indicó que hasta ahora se desconoce cuál será exactamente la implicación que tendrá la adhesión para la economía del país y para sectores sensibles. Rodriguez señaló que Venezuela ingresó al Mercosur con un escenario negativo y una situación de debilidad y pérdida de competitividad del aparato productivo.

El experto en comercio exterior recomienda al sector privado dialogar y trazar una estrategia para enfrentar el Mercosur. Igualmente que se negocien los plazos para el desgravamen de tasas arancelarias, puesto que en muchos sectores, Venezuela tendrá que reducir esos impuestos a las importaciones y si se hace de forma radical, se verán expuestas las industrias nacionales que registran caídas en su producción y pérdida de competitividad frente a otros países.

Rodríguez Mendoza mencionó que de acuerdo con el Instituto para la Integración de América Latina y el Caribe, Venezuela tendrá que reducir aranceles en 13 capítulos referidos a productos de distintos sectores, de un total de 17, y subir aranceles en 4 sectores y en 2 mantenerlos igual.

"Lo que se debe hacer es negociar una adecuación suave y no radical de la normativa venezolana al Mercosur", insistió.

Detalló que según la Intal en el caso de la sección de animales vivos y productos del reino animal el país tendrá que reducir el arancel de 17,5% a 9,4%, en el reino vegetal de 13,4% a 8,3%; en grasas y aceites, la rebaja será de 13,4% a 8,3%, y para alimentos bebidas y tabaco de 18,5% a 14,8%.

Rodríguez Mendoza considera que si algo es positivo de esta integración, es que Venezuela tendrá que someterse a un marco jurídico, que limitará el manejo discrecional de la política económica.