• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

El amigo secreto se restringe a pequeños detalles

Foto Cortesía

Foto Cortesía

El aumento en el precio de los productos ha hecho que este año los consumidores decidan dejar de dar regalos a familiares o disminuyan el presupuesto que destinan para este fin 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En la oficina de Adriana Castillo son varias las tradiciones navideñas que se han modificado este año. La variación en los precios de todos los productos ha hecho que los compañeros de trabajo prioricen al momento de hacer gastos y el amigo secreto que juegan en diciembre fue una de ellas.

“En navidades pasadas nos regalábamos algo los viernes de cada semana entre el 15 de noviembre y el 15 de diciembre. Ahora no tenemos dinero para tanto. Solo nos daremos algo antes de salir de vacaciones. Más que un amigo secreto será un intercambio de regalos”, dijo Castillo.

La periodicidad en la entrega de los obsequios no es lo único que ha cambiado. Las condiciones para jugar también son otras. “Nosotros fijamos que es una taza para tomar café lo que nos vamos a regalar, la forma y lo que quieras ponerle adicional ya depende de los gustos de cada quien”, precisó Dayana Lezama.

Establecer un precio promedio para la adquisición de los presentes es una de las constantes al momento de jugar al amigo secreto, pero la inflación ha hecho más complicado la decisión. “Nuestros regalos serán de 1.000 bolívares, pero se convierte en un reto porque qué compras con ese dinero que le pueda gustar a tu amigo secreto”, expresó Gabriela Pérez.

Otros consumidores simplemente decidieron no hacer amigos secretos este año y adquirir solo los regalos que acostumbran obsequiarle a sus hijos en diciembre: “Con lo caro que está todo no nos podemos poner a gastar de más. Haremos las cenas y compartiremos en familia, pero dinero para comprar regalos como antes no tenemos”, afirmó Déborah Díaz.

La disminución en las compras de obsequios para dar en diciembre es confirmada por propietarios y encargados de comercios en el centro y este de Caracas. Aun cuando no ha comenzado el último mes del año, el ritmo de ventas es inferior que en temporadas anteriores.

“El año pasado cuando se bajaron todos los precios por las confiscaciones del gobierno las ventas comenzaron más temprano, ahora todo está más lento, además de que la cantidad de mercancía que tenemos es menor”, detalló Romelia Lugo, subgerente de una tienda de accesorios para caballeros en el centro comercial Líder.

Gabriela López, encargada de una tienda de perfumes en el centro comercial Millenium coincidió con Lugo: “Para esta fecha en 2013 el movimiento era mucho mayor, ahora la gente lleva menos cosas y hasta de menor calidad”, aseguró.

Agregó que los clientes han variado los patrones de consumo y si antes se llevaban fragancias de marcas reconocidas, ahora migran a productos más económicos.

En escalada. Carteras para mujeres y hombres, joyas, perfumes, correas, lentes, toda la mercancía que se acostumbra dar como obsequios ha subido de precio en lo que va de año. El alza varía dependiendo del presente y los productos importados son los que han presentado aumentos más altos por las disparidades en el control cambiario, dijeron comerciantes.

En la tienda de perfumes de Gabriela López una fragancia Jean Paul Gaultier con fecha de diciembre de 2013 cuesta 5.894 bolívares, mientras que la última colección de esa marca le llegó a comienzos de este mes en 9.530 bolívares. “Las puedo exhibir juntas porque la presentación es distinta, la última es una edición especial por el envase, pero es una muestra de cómo ha variado todo”, expresó.

En una tienda de carteras para mujeres en el centro comercial Sambil los precios han subido hasta 60%. Una cartera sencilla de tela que el año pasado costaba 1.500 bolívares, ahora está en 2.500 bolívares.

El dinero no alcanza
En diciembre de 2013 el sueldo mínimo eran 2.973 bolívares, este año, después del aumento decretado por el presidente Nicolás Maduro, es de 4.889 bolívares, si se suma el pago de las utilidades el dinero asciende hasta cuatro veces su valor. La liquidez esta Navidad es mayor, pero la capacidad de compra se ha visto afectada.

Los consumidores refieren que a pesar de contar con algo más de dinero, las peripecias para comprar los presentes son mayores y la rapidez en la variación de precios complica los presupuestos. “Todo sube muy rápido, si quieres algo tienes que comprarlo rápido, antes de que lo aumenten”, afirmó Carol Ruíz, una de las personas que el jueves recorría el centro comercial Sambil en busca de regalos.

LA CIFRA
600
bolívares es uno de los precios más bajos que se paga por un par de zarcillos de acero inoxidable que venden en una joyería del centro comercial Sambil. Es la mercancía más económica. Las prendas de plata pasan de 2.000 bolívares.