• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

9 alimentos básicos dependen de importaciones entre 20% y 100%

Panadería

Venezuela consume al año más de 1,5 millones de toneladas de trigo para la industria panadera y pastificios / Eleonora Delgado

En el caso del trigo y la avena, el Banco Central de Venezuela refiere que no existe producción nacional, por lo que la totalidad de las toneladas que consumen las empresas se trae del exterior

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Estadísticas del Banco Central de Venezuela indican que por lo menos nueve alimentos de la dieta básica, dependen de importaciones en un rango entre 20% y 100% según el producto.

Detallan que en el caso de la carne de res, 70% del consumo se cubre con producción nacional, pero se debe importar 30%.

 En los últimos años Brasil se ha convertido en el principal proveedor de ganado en pie, y carne congelada, al igual que Nicaragua. En el caso de la leche líquida UHT el instituto emisor señala que la producción local sólo cubre 20% de la demanda, por lo que 80% tiene que importarse.

En los supermercados se consiguen aproximadamente 10 marcas de leche UHT de Chile, Ecuador, Argentina, Uruguay, Alemania, Portugal, Colombia y México.

La dependencia de las compras externas de leche en polvo llega a 90%: 10% es producción nacional. Al año entran más de 200.000 toneladas compradas a Nueva Zelanda, Argentina y otros países, según la disponibilidad del mercado internacional.

En el caso de los quesos pasteurizados y artesanales, el BCV indica que 80% son procesados en Venezuela y se importa 20%, en su mayoría de Uruguay. En granos como caraotas, arvejas y otras leguminosas, 60% son cultivados en el país y 40% importado.

En arroz, el BCV asegura que las importaciones apenas cubren 20% del consumo y que el restante 80% proviene de la cosecha nacional. En aceites comestibles, las compras a otros países garantizan 45% del consumo y 55% a través del procesamiento nacional.

En el caso del trigo y la avena, el Banco Central de Venezuela refiere que no existe producción nacional, por lo que la totalidad de las toneladas que consumen las empresas para procesar harina, galletas y pastas, entre otros, se trae del exterior.

Se calcula que 1,5 millones de toneladas de trigo importa Venezuela cada año para las empresas procesadoras de pastas y pan.

En el caso del azúcar, la producción nacional es cercana a las 500.000 toneladas de refino, pero el consumo es de 1,3 millones de toneladas, por lo que se compran en el exterior, principalmente a Brasil 800.000 toneladas de azúcar cruda, es decir, 61,5% de la demanda se atiende con importaciones.

El BCV no menciona el maíz amarillo, pero el balance del Ministerio de Alimentación, indica que más de 70% del cereal que se usa para los alimentos balanceados para animales se importa, y en los últimos tres años se elevó la compra externa de maíz blanco para completar la producción nacional que ha sido deficitaria en 50%.

El instituto emisor insiste en que se incremente aún más la producción de rubros básicos que inciden en la inflación y se aumente el rebaño bovino para la producción de carne y leche, con la finalidad de reducir las importaciones.

Abastecimiento de leche está en manos del Gobierno

Desde hace dos meses el Ministerio de Alimentación concentra y realiza 100% de las importaciones de leche en polvo que requieren las empresas privadas y estatales. "Por una decisión estratégica y por tratarse de un rubro de alta prioridad para la población, el Ministerio de Alimentación decidió que sería el Estado el que importaría directamente el producto para luego suministrarlo a las industrias lácteas", señaló el presidente de la Cámara Venezolana de la Industria Láctea, Roger Figueroa, al recordar que anualmente se traen del exterior 200.000 toneladas.

Dijo que le sorprende que el BCV registre una escasez de 46,2% para la leche en polvo completa. "Hay suficiente inventario y el Gobierno ha cumplido con el despacho de entre 17.000 y 18.000 toneladas mensuales a las empresas privadas". Informó que el Ejecutivo vende la leche en polvo al mayor a un precio promedio de 20,50 bolívares el kilo, y las empresas lo comercializan al precio regulado de 30,97 bolívares el kilo en lata y en 26,7 bolívares el sobre.

Figueroa admite que en el caso de la leche en polvo descremada no se consigue en el país, porque hasta ahora no se han dado las licencias. "Hubo una confusión, pero en las próximas semanas se reanudará la entrega de permisos para traerlo", agregó. Según el BCV, la escasez de leche descremada en polvo es de 100% y la líquida de 22,3%.

El presidente de Cavilac dijo que el mercado de leche fluida ha estado restringido debido a que no hay mucha oferta de materia prima nacional, y la poca que hay se vende por encima del precio regulado de 3,80 bolívares. En algunos casos se ofrece a 4,80 y 5,10 bolívares el litro de leche cruda a puerta de corral, pero el cartón de 900 mililitros esta controlado 5,50 bolívares al consumidor.