• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

El Zulia se borra del mapa petrolero venezolano

Balancines de petróleo / AFP

Balancines de petróleo / AFP

No hay respuesta a empresas estatizadas de la Costa Oriental del Lago de Maracaibo. La producción en el occidente del país cayó 45% en 14 años por declive de yacimientos y falta de inversión de Pdvsa

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Se cuenta que fue en 1926 cuando el petróleo sacudió al estado Zulia. Ese año las exportaciones de hidrocarburos desde las costas del lago de Maracaibo desplazaron las del café. A partir de ese momento, pasó a ser la región símbolo de la actividad petrolera de Venezuela y el impacto de la riqueza motivó que en más de una oportunidad se acariciara la idea de la independencia o que sus gobernantes de manera reiterada reclamaran a Caracas una distribución del dinero público más justa, es decir, acorde con lo aportado por la entidad en divisas e ingresos al Fisco nacional.

Es célebre la letra de la gaita “La grey zuliana” de Ricardo Aguirre, que en la Navidad de 1968 molestó al gobierno de Raúl Leoni y al presidente electo en esa oportunidad Rafael Caldera, por estrofas como “Maracaibo ha dado tanto que debiera de tener carreteras a granel con morocotas de canto” o “Acabaron con la plata y se echaron a reír, pero les puede salir el tiro por la culata”.

Las quejas no pasaron por alto en la mente de Caldera, que en su primer gobierno, entre 1969 y 1974, le dio prioridad al estado en la inversión de infraestructura pública. Con la nacionalización de la industria en 1976 y la creación de Petróleos de Venezuela, se consideró imprescindible el mantenimiento de los campos de la zona. Años más tarde se impulsó la Ley de Asignaciones Económicas Especiales, que favoreció a la entidad porque logró recibir la mayor parte de lo que se repartía entre los estados por el cobro de la regalía o del impuesto a la explotación de hidrocarburos.

A 87 años del impacto generado por este recurso natural en el Zulia, la entidad ya no es el centro petrolero del país: ahora la mira está en Anzoátegui y Monagas. De manera emblemática está la imposición que Pdvsa hizo a la Cámara Petrolera de Venezuela de condicionar el patrocinio de la Exposición Latinoamericana del Petróleo –lo que para los maracuchos siempre fue el show petrolero- si se trasladaba la sede del evento de Maracaibo a Puerto La Cruz, como efectivamente ocurre desde hace dos años.

“¿Nos olvidamos de occidente?”, se pregunta el economista Pedro Luis Rodríguez, coordinador académico del Centro Internacional de Energía y Ambiente del IESA. Advierte que entre 1999 y 2011 la actividad petrolera en el área –que abarca al estado Zulia e incluye Falcón- ha caído 45%, al disminuir de 1,4 millones de barriles por día a 802.000 barriles. La cifra de 2012 aún no ha sido presentada por Pdvsa, pero hay evidencias de que continúa en descenso.

Rodríguez afirma que los yacimientos de la zona del lago de Maracaibo están en declive o en vías de agotamiento porque muchos ya llevan una centuria de explotación. Dice que hay falta de inversión de Pdvsa, principalmente después del paro de diciembre de 2002 y enero de 2003. A lo que agrega los efectos de la medida de estatización de abril de 2009, que perjudicó empresas de servicios petroleros que operaban en la Costa Oriental del Lago.

“El mayor impacto es el retroceso de la producción por gestión directa de Pdvsa y eso afectó principalmente a occidente, que en 1999 representaba 47% del total de producción. El nivel bajó a 27%. Las inversiones se desplazaron a oriente, ha prevalecido la política oficial de impulsar la zona y la apuesta del Gobierno ha sido y seguirá siendo la faja”, asegura el docente del IESA.

La situación es inversa en los yacimientos de la cuenca oriental, cuya producción en 14 años aumentó cerca de 28% al colocarse sobre 1,6 millones de barriles diarios o en la faja del Orinoco, que creció aproximadamente 400% en el período para llegar a algo más de 500.000 barriles diarios.

La COL abandonada
Uno de pasivos del gobierno del presidente Hugo Chávez es el perjuicio económico que causó la estatización de las contratistas de la Costa Oriental. En mayo próximo se cumplen cuatro años de la medida del Ejecutivo y en la zona todavía se sienten las consecuencias, como el cierre de compañías petroleras y no petroleras y la pérdida de puestos de trabajo.

A finales del año pasado, semanas antes de las elecciones de gobernadores y diputados de los consejos legislativos, Pdvsa instaló una mesa de negociación con los antiguos propietarios de las contratistas, para finiquitar los pagos que, según voceros de la industria, se entregarían en 2013. Sin embargo, en diciembre se acordó que las conversaciones se reanudarían este mes, pero hasta ahora eso no ha ocurrido. No solo los ex dueños esperan respuesta, sino también la población de Lagunillas que fue la que resultó más perjudicada económicamente después de la nacionalización.

El alcalde de la localidad, Francisco Alvarado, considera útil que se tome la propuesta de crear empresas mixtas entre Pdvsa y los ex propietarios para que se reactive la economía del municipio. No obstante, el fallecimiento del Presidente postergó las discusiones y desconocen cuándo se efectuaría el encuentro.

Trabajadores de la industria, que pidieron el anonimato, afirman que la nacionalización ocasionó el deterioro progresivo de las instalaciones, así como de lanchas, barcazas y remolcadores. El acceso a los puertos, al menos para la prensa, es restringido. Fuentes consultadas aseguran que se ven equipos en desuso en las aguas del lago de Maracaibo.

En abril del año pasado El Nacional hizo un recorrido por uno de los muelles nacionalizados y lo primero que se observaba era un atracadero – donde llegan las embarcaciones para descargar el personal que viene del lago- completamente sedimentado.

Otra desmejora y que se ha hecho recurrente es la situación laboral. La semana pasada unos empleados se concentraron en el edificio Miranda, en la avenida La Limpia de Maracaibo, para protestar por incumplimiento en la cancelación de guardias. El representante de la Federación Unitaria de Trabajadores de Petróleos de Venezuela, José Bodas, ha denunciado problemas operativos y de seguridad industrial por obsolescencia de equipos y desinversiones.

Promesas en Lagunillas

La meta es alcanzar 870.000 barriles diarios

El Ministerio de Petróleo y Minería y Petróleos de Venezuela continúa con el objetivo de reducir el peso que tiene el estado Zulia en la explotación de hidrocarburos. Sin embargo, el año pasado anunciaron proyectos que intentaban mantener una producción de 870.000 barriles diarios en la cuenca de occidente.

El ministro Rafael Ramírez dijo en una nota de prensa, difundida por la empresa en mayo de 2012, que estaba en marcha la ejecución de los proyectos de inyección de vapor, la perforación de pozos y la instalación de tuberías flexibles en el lago de Maracaibo, mediante un plan en tres fases, que de acuerdo con fuentes de la empresa presenta retrasos.

Informaron que preveían la construcción de una planta de crudo disperso para producir combustible líquido para la generación de vapor en la Costa Oriental del Lago de Maracaibo. El propósito es incrementar la producción en Tía Juana, Lagunillas y Bachaquero, lo que se traduciría en más de 45.000 barriles diarios para diciembre de 2013.

En esa oportunidad también anunciaron que estaban en proceso de contratación y que la obra estaría concluida a finales del año pasado.

Los datos de Pdvsa muestran retrasos y que en occidente están en declive yacimientos que aportan 600.000 barriles diarios