• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Venezuela es el séptimo país con más visas para invertir en EE UU

Venezolanos apuestan al mercado inmobiliario en Miami / Cortesía Stambul

Venezolanos apuestan al mercado inmobiliario en Miami / Cortesía Stambul

Tras la elección de Chávez, firmas de abogados reportan un aumento del número de interesados en emigrar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Casi medio centenar de venezolanos disfruta en la actualidad, junto con su núcleo familiar directo, de los privilegios legales de poseer la green card a través de su participación en el último año en el programa de visas de inversión EB-5, recientemente renovado hasta 2015 por el presidente Barack Obama.

De un total de 3.463 visas EB-5 otorgadas el año pasado, 46 recayeron en inversionistas venezolanos, según reporte del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (Uscis, por sus siglas en inglés) divulgado este año. Con este repunte, Venezuela se convierte en el segundo país de América Latina, después de México, y el séptimo en el mundo en obtener mayor número de green cards a partir de inversiones por el orden de 500.000 dólares en proyectos previamente auditados y calificados por centros regionales y por el servicio de inmigración.

Randall Sidlosca, abogado experto en inmigración de un bufete de Miami, señaló que la permanencia en el poder del presidente Hugo Chávez por otros seis años ha aumentado el interés de muchos empresarios venezolanos de emigrar a Estados Unidos, principalmente al sur de Florida. “Muchas personas que se acercaron a nosotros antes de la elección con un interés en la visa EB-5 inmigrante. Estaban a la espera de los resultados de las elecciones, con el fin de seguir adelante con la solicitud de la visa”, dijo.

Daniel Peña Giraldi, gerente general de la empresa constructora Stambul, a cargo del proyecto EB-5 The Langford Hotel, señaló que se ha registrado un importante incremento de reuniones con personas interesadas luego de las elecciones del 7 de octubre. “Antes teníamos de dos a tres reuniones a la semana con inversionistas venezolanos y actualmente tenemos dos al día”, destacó.

La consultora inmobiliaria Knight Frank, una de las mayores en el ámbito mundial y que rastrea el rendimiento de los bienes de lujo a través de un número selecto de ciudades, señala en su índice global del último cuatrimestre del año que los inversionistas venezolanos han recurrido a Miami para protegerse de la volatilidad política y económica nacional.

La oferta

El programa EB-5 fue creado en 1990 para impulsar la inversión extranjera. Cada proyecto amparado por el programa debe estar inscrito en el centro regional correspondiente, con la finalidad de ser aprobado y de establecer las condiciones requeridas de inversión, generación de empleo e impacto económico y social en el área donde se desarrollará.

Recientemente se sumó a la oferta una nueva oportunidad de negocio en el sur de Florida a cargo de la empresa constructora Stambul, con filial en Venezuela, y de Trust Hospitality, agrupación que maneja hoteles-boutiques en todo el mundo. El proyecto Langford le ofrece a 20 emprendedores extranjeros invertir en el sector inmobiliario local y, de esa manera, obtener la residencia permanente en Estados Unidos con todos sus beneficios legales para ellos y su núcleo familiar directo (cónyuge e hijos menores de 21 años de edad).

Peña Giraldo afirma que no hay una opción “más rápida, expedita y segura” que un proyecto EB-5. “Hay visas de trabajo, de intercambio de ejecutivos en multinacionales, pero eso otorga una visa no una residencia. Comprar un inmueble, por otro lado, no da ningún tipo de beneficio migratorio; solo te hace dueño de una propiedad”, puntualizó.

La gran ventaja del Hotel Langford, añade, es que ya está aprobado por el programa de inmigración. “El requisito único es que puedas probar el origen del dinero por invertir y no tener récord criminal. Hay otros proyectos, pero la diferencia es que somos confiables. El proyecto está andando y somos venezolanos tratando con venezolanos”, expresó.

Los interesados pueden reunirse con los representantes en Venezuela de la constructora o, si lo prefieren, pueden coordinar un encuentro en Miami donde además de explicar los detalles del programa EB-5 con un abogado de inmigración, llevan a los potenciales inversionistas hasta el hotel para que conozcan los avances del proyecto

“Si el inversionista está interesado, una vez que se hace la calificación y se analiza que tenga la manera de probar el origen de los fondos, hace su inversión de 500.000 dólares. A nosotros, a Stambul, no nos dan ese dinero hasta que la residencia es aprobada. El dinero queda en un fideicomiso, en un trust, hasta que su green card es autorizada”, indicó Peña Giraldi.

Actualmente quedan 15 puestos de los 20 disponibles, pero tras el aumento de reuniones de las últimas semanas, en Stambul calculan que para diciembre o enero se haya cubierto la totalidad de los cupos. La apertura del Hotel Boutique Langford está prevista para diciembre de 2013.Más información en www.eb5hotel.com.

Requisitos

Lo que hay que saber sobre el plan EB-5

* No existen requisitos ni restricciones de edad, habilidades, experiencia empresarial o idioma del inversionista.

* Los fondos de la inversión pueden provenir de un regalo destinado al solicitante. El Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (Uscis, por sus siglas en inglés) requerirá pruebas de que el dinero de la persona que hace el obsequio fue obtenido de manera legítima, pero no será necesario que se demuestren las razones o circunstancias del regalo.

* El inversionista puede solicitar una visa a través del programa de EB-5 aunque se le haya rechazado anteriormente una visa en Estados Unidos en otra categoría, a menos que las razones de negación se relacionen con fraude migratorio o delitos mayores.

* La residencia es aprobada en un plazo de seis a ocho meses.

* Obtenida la residencia, no se necesita autorización de trabajo para aceptar empleo.

* Los inversionistas son libres de tener otros proyectos profesionales o personales.

* El inversionista no tiene que estar continuamente presente en Estados Unidos, y puede mantener relación comercial y profesional en su país de origen.

* Los inversionistas no están obligados a vivir en la ciudad o estado donde se encuentra su inversión EB-5.

* No hay restricciones para viajar fuera de Estados Unidos.

* Los inversionistas tendrán la oportunidad de convertirse en ciudadanos estadounidenses una vez hayan sido residentes permanentes por cinco años.