• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Venezuela debe $ 73,3 millardos por emisiones de deuda externa

El elevado endeudamiento y la incertidumbre política generan reservas en los mercados internacionales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un informe de Bank of America Merrill Lynch alertó la semana pasada sobre las necesidades de financiamiento de la República y aseguró que para 2013 se requieren 65 millardos de dólares para cumplir con los compromisos internos y externos de la nación. Este panorama fiscal, combinado con la decisión del Tribunal Supremo de Justicia de avalar la continuidad del Gobierno a pesar de la ausencia del presidente Hugo Chávez, genera reservas en los mercados internacionales. Tantas que la firma Moody’s advirtió que los bonos venezolanos podrían ser calificados como basura.

Buena parte de los ingresos actuales del país provienen del financiamiento externo y, al retrasar la devaluación de la moneda, se tendrá que emitir más deuda, señala Barclays Capital. El problema es que el peso de los egresos por este motivo representa actualmente para la nación un total de 73,3 millardos de dólares desde 2013 hasta 2038.

La incertidumbre política agrava la situación. “Reafirmamos que se debe tener cuidado con el riesgo crediticio venezolano especialmente después de los recientes acontecimientos que han incrementado la vulnerabilidad política”, advirtió la firma Jefferies en un informe. El documento recomienda adquirir ó conservar bonos que tengan un vencimiento a corto plazo, como los Pdvsa 2014 y 2017, pero no en grandes cantidades.

Jefferies refiere en su informe, además, que la euforia por un posible “cambio de régimen” parece excesiva tomando en cuenta lo poco clara de la transición, desde el punto de vista legal, y quizás mucho más importante el riesgo de que la misma no signifique cambios políticos. La firma añade que las políticas económicas no parecen alejarse del status quo en el mediano plazo.

Papeles costosos

Hasta la fecha Pdvsa ha emitido 17 papeles de distintas duración, entre los que se encuentra un papel –Pdvsa 2017– con dos versiones diferentes. La petrolera estatal acumula deuda externa por un total de 27,5 millardos de dólares; por los cuales tiene que cancelar 1,65 millardos de dólares en intereses.

El bono más costoso que ha tenido que lanzar la petrolera es el Pdvsa 2023, colocado en febrero de 2011 con un cupón de 12,75% para poder obtener suficientes compradores para el 1 millardo de dólares que se emitió.

En el caso de la República, hasta la fecha existen 19 emisiones distintas por un monto de 39,5 millardos de dólares. El total que paga la nación en tasas de interés suma 3,5 millardos de dólares entre los años 2013 y 2038. El bono más costoso que ha lanzado la República es el Global 2018, con un cupón de 13,65%, por un millardo de dólares en febrero de 2003.

Barclays Capital señaló hace unos días que desde las elecciones del 7 de octubre de 2012, los bonos de Pdvsa se habían comportado “extremadamente bien” y aseguró que esto se debía al deterioro de la salud del presidente Hugo Chávez, lo cual daba pie a pensar en una transición política y en una mayor disposición de los mercados internacionales a tomar riesgo crediticio.

La apreciación de Barclays se hizo sobre la base de que a mayor riesgo que toma el inversor mayores son también las ganancias. De allí, que recomiendan adquirir bonos a corto plazo como los Pdvsa 2014 y 2015 y los Global 2014, 2016 y 2018.

Según los analistas financieros, el bono Soberano 2031 ha sido la emisión más costosa para la nación. Fue lanzado en agosto de 2011 y causó una demanda inesperada por la sequía de divisas que estaban enfrentando los importadores. La primera particularidad de este título fue que, a pesar de ser un título de la República, no fue diseñado por los técnicos del Banco Central de Venezuela sino desde las oficinas del Ministerio de Planificación y Finanzas.

Aunque la emisión del papel soberano no fue ninguna sorpresa, pues estuvo anunciando de manera extraoficial desde varios meses antes, sí estuvo signada por ciertos elementos como el hecho de que el prospecto se filtrara y se conocieran las condiciones, lo que condujo al ministerio a bajar el cupón de 12% a 11,95%. Esa también resultó la emisión más grande hecha alguna vez por la República, al endeudarse por 4,2 millardos de dólares.

Sin alternativas

Durante 2012 la estrategia diseñada por el gabinete económico fue no colocar más deuda en dólares en el mercado financiero internacional y concentrarse en utilizar los recursos de la Ley de Endeudamiento para emisiones en bolívares que adquieren los banco locales y emisiones privadas que compra el Banco Central de Venezuela y otros entes del Estado como la banca pública.

El objetivo, además de frenar el incremento de la deuda externa, era permitir “licuar el valor” de los títulos con una eventual devaluación de la moneda y alimentar el Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera, ya que las instituciones públicas pueden vender los papeles al BCV. También se hizo una reestructuración de los plazos de vencimiento de los cupones para que los pagos de la nación no representaran una carga fiscal muy grande.

Las cuentas fiscales, sin embargo, continuaron deteriorándose por el aumento del gasto público, lo que ha llevado a que para 2013 la decisión de devaluar el bolívar sea impostergable, como señalaron los análisis de firmas nacionales e internacionales y admitieron fuentes extraoficiales del Gobierno. Pero la realidad política se ha impuesto y el Ejecutivo ha decidido no mover el tipo de cambio en el corto plazo.

La postergación del ajuste cambiario, indica Bank of America Merrill Lynch, obligará al Gobierno a hacer uso de los activos externos, al financiamiento monetario y a realizar nuevas emisiones para poder enfrentar el déficit fiscal, que se calcula en más de 16% del producto interno bruto. Para ello la única vía que le queda es emitir bonos en dólares. Una decisión que luce complicada ante la amenaza de Moody’s de declarar la deuda venezolana en la categoría de basura.

Cambio necesario

La renta petrolera es insuficiente

Un reciente informe de la firma Ecoanalítica, referido a las perspectivas económicas de Venezuela para 2013, señala que los pagos de la deuda externa, tanto amortizaciones de capital como intereses, representarán 18,4 millardos de dólares este año, lo que equivale a 48% más que en 2012.

La firma hizo el cálculo sobre la base del precio anual estimado para la cesta petrolera venezolana, 104 dólares, y la cantidad exportada, 2,22 millones de barriles diarios. “Observamos que la renta petrolera no es suficiente para cubrir las necesidades de divisas de la economía”, señaló.

Ecoanalítica asegura que una caída de los precios del crudo puede mermar rápidamente la capacidad del Estado venezolano para cumplir con sus compromisos por concepto de importaciones y deuda pública, “lo cual necesariamente tendría que pasar por un cambio estructural del modelo económico para que el sector privado pueda traer sus recursos externos”.

Las cifras

65 millardos de dólares requiere el Gobierno para cumplir con los compromisos internos y externos en 2013

39,5 millardos de dólares es el valor nominal de los 19 papeles emitidos por la República que están en el mercado

27,5 millardos de dólares suma la deuda externa de Pdvsa, que tiene en circulación 17 títulos