• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Venezolanos pagarán caída del petróleo con más inflación y escasez

FOTO ARCHIVO EL NACIONAL

FOTO ARCHIVO EL NACIONAL

Economistas advierten recortes en las importaciones y más restricciones en el acceso a las divisas por parte de personas naturales  

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Llegó la época de las vacas flacas y el gobierno no estaba preparado, coinciden analistas. La cesta petrolera venezolana ha descendido de un promedio de 98 dólares el año pasado hasta una incómoda cotización de 72,8 dólares, de acuerdo con las últimas cifras del Ministerio de Petróleo y Minería. A pesar de que voceros del gobierno afirman que la situación no traerá mayores problemas para el país, los expertos dicen lo contrario. Con unas reservas debilitadas, una necesidad creciente de flujo de caja y la proximidad de las elecciones parlamentarias, los mecanismos para obtener más ingresos fiscales se pagarán con mayor inflación y escasez.

1) Menos productos. La consecuencia más evidente de la caída de los precios del petróleo es que la República recibirá menos dólares por sus exportaciones de crudo. La firma Ecoanalítica prevé que el déficit de divisas el año entrante será de 10,7 millardos de dólares, incluso si se realizan ajustes macroeconómicos.

Ante la situación, el economista Luis Oliveros advierte que habrá obligatoriamente un recorte de las importaciones, privadas y públicas. “Esta será la variable de ajuste y la reducción más fuerte estará en las compras privadas. Esto generará más escasez”, dijo.

La analista Anabella Abadi, de ODH Consultores, concuerda: “La caída de los precios del petróleo implicará menor entrada de divisas al país, lo que  nos afectará por una posible caída de las importaciones. Esto significará menor cantidad de bienes disponibles, como electrodomésticos, y afectará a muchas industrias que deben importar insumos”, explicó. Destacó que el precio del petróleo promediará entre 70 y 75 dólares por barril en 2015, según algunos analistas.

Oliveros augura que el año próximo la arruga se va a seguir corriendo en cuanto a compromisos internos. Prevé que el gobierno pagará parcialmente la deuda con algunos sectores mediante descuentos, pero esto no mejorará el abastecimiento.

2) Precios al alza. Para cumplir con sus compromisos internos el gobierno deberá crear estrategias para obtener más bolívares, y ahorrar no es una opción. Ni Abadi ni Oliveros vislumbran recortes en el gasto.

“La nómina no se va a tocar, menos en año electoral. Si este era el año para disminuir los egresos, asumir el costo político y no se hizo, es muy difícil que se haga el año que viene. El gobierno se puede dar el lujo de perder las elecciones”, dijo Oliveros.

Para suplir sus necesidades presupuestarias el gobierno ha demostrado que depende de los ingresos adicionales. “Cualquier dólar adicional de los 60 dólares por barril es fundamental para cubrir todo el gasto de 2015”, señaló Abadi.

Añadió que para cubrir sus necesidades el gobierno tiene tres opciones: seguir imprimiendo dinero inorgánico, devaluar o endeudarse. De cualquier modo, la consecuencia es más inflación, cuyo resultado anualizado se situó en 63,4% en agosto.

Oliveros tampoco descartó una reforma fiscal. Añadió que para equilibrar el presupuesto de este año, el gobierno necesitaría un precio del barril por el orden de 125 dólares. “Que el precio del petróleo deje de crecer ya es un problema para Venezuela. Ha estado subiendo desde 2006 y hubo mucha irresponsabilidad fiscal, lo cual generó déficit en pleno boom petrolero”.

3) Acceso limitado. Oliveros prevé que para 2015 se anuncien recortes en las asignaciones de divisas para personas naturales. Este año se redujo el cupo de dólares para los viajeros y las asignaciones para los estudiantes también han tenido restricciones.

El economista Francisco Faraco concuerda: “Hay y habrá menos divisas y por ende menos dólares que repartir”. Añadió que el gobierno ha escogido la peor forma para financiarse y es a través de la impresión de dinero inorgánico por parte del Banco Central de Venezuela. Esto genera un aumento desproporcionado de la liquidez y, ante la poca oferta de dólares, presiona al alza el dólar paralelo.

La firma Ecoanalítica advirtió recientemente que la cotización de la divisa no oficial podría oscilar entre 132 y 170 bolívares.

4) Salarios devaluados. Faraco señaló que una de las consecuencias más graves de la caída de los precios en el contexto venezolano será la pérdida de su ingreso no solo a causa de la inflación, sino también debido al riesgo de que se reduzcan las fuentes de empleo.

“No habrá suficientes divisas para comprar toda la materia prima que necesitan las empresas, por lo que la producción continuará cayendo y se reducirán las fuentes de empleo”, dijo.

Oliveros añadió que buscando retener la escalada de los precios, el gobierno optará por mantener los controles y regulación, a pesar de las distorsiones que genera.

LAS CIFRAS
2,5 millones de barriles diarios de crudo exportará Venezuela en 2015, según cifras de Pdvsa
60 dólares por barril fue el precio establecido para calcular el presupuesto de la nación para 2015
20% ha caído la producción de petróleo desde 1998, señaló el economista Luis Oliveros