• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

“Venden solo un litro de champú por persona”

David Gregorio es estilista desde hace 25 años | Foto William Dumont

David Gregorio es estilista desde hace 25 años | Foto William Dumont

El ramo de peluquería y maquillaje está afectado fuertemente por la escasez de productos y el alza de precios 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

David Gregorio, de 40 años de edad, nunca antes vivió una situación tan dura para el desempeño de su profesión como ahora, cuando tiene que recorrer los establecimientos proveedores de los productos e insumos necesarios para atender a sus clientes. “Faltan muchas cosas y lo que consigues sube constantemente de precio”, dijo el estilista que tiene 25 años de experiencia.

Sus estudios profesionales los realizó en Loreal y Styk de Venezuela y ahora dicta cursos en la Casa del Lápiz de la Fundación Arturo Uslar Pietri a muchachas y muchachos de escasos recursos para que tengan un oficio y mejoren su calidad de vida. También tiene su propio establecimiento en San Martín.

“La escasez de productos ha afectado el oficio del que viven miles de personas que trabajan en locales comerciales y en sus hogares”, señaló Gregorio. Agregó que es difícil cuantificar el número exacto de profesionales de la belleza, pero como ejemplo citó la redomita de La Vega, donde hay una peluquería al lado de otra.

“La peluquería, barbería, manicura y maquillaje son oficios ideales para una persona que desea instalarse por cuenta propia”, expresó. Pero ha disminuido la frecuencia, especialmente mujeres, de asistencia a los salones de belleza debido a la pérdida del poder adquisitivo que obliga a gastar más en comida, salud, educación y transporte, entre otras prioridades.

“Conseguir los materiales y productos es toda una odisea y, además, los racionan. Hemos llegado al punto de que los distribuidores venden solo un litro de champú por persona”, afirmó el estilista. Y esa cantidad da para menos de una semana con pocos clientes.

La misma situación ocurre con el enjuague para el cabello, que junto con el champú se compra tradicionalmente por galón, pero según los distribuidores no lo ofrecen porque las fábricas no tienen envases. El tinte de pelo en los cinco grados de color castaño no se consigue y tampoco el negro.

A la escasez se suma el alza de precios de los productos de una semana a otra. La laca pasó de entre 300 y 400 bolívares a 800 bolívares el litro, el pote de decolorante de 500 gramos varió de 500 a 1.300 bolívares, los tintes de 60 a 180 bolívares la caja de una sola aplicación y las extensiones de cabello (100 hebras) de entre 3.000 y 4.000 a 12.000 bolívares.

En el maquillaje, los precios también se dispararon: una polvera de compacto subió de 300 a 900 bolívares y la máscara de pestañas se duplicó a 900 bolívares, además de que está casi desaparecida igual que la acetona y los esmaltes de uña. A los barberos se les dificulta hallar tijeras y hojillas y navajas de afeitar de marcas reconocidas por lo que utilizan los productos chinos de menor calidad.

 “Parte de estos costos se traslada a los clientes, sin embargo es difícil explicarles porqué deben pagar más por el servicio”, añadió Gregorio. Dijo que rezan porque no se dañen el secador, la máquina afeitadora y la plancha de pelo, dado que los nuevos cuestan 4.000, 4.200 y 1.800 bolívares, respectivamente.

El Dato
La página web Tu cita de Belleza tiene registrados 1.200 anunciantes de peluquerías, barberías, salones de belleza grandes, medianos y pequeños, además de establecimientos de spa, de maquilladores y estilistas que ofrecen sus servicios a domicilio. Todos ellos operan solo en la región capital. David Gregorio indicó que algunos estilistas alquilan la silla en una peluquería/barbería para trabajar y el dueño del local les cobra entre 1.000 y 1.500 bolívares semanales.