• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Vehículos que funcionan a gas no tienen dónde abastecerse

Estación de servicio de gasolina | William Dumont

Estación de servicio de gasolina | William Dumont

Gobierno se retrasó en la instalación de estaciones de servicio que suministren este combustible

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La incorporación del sistema dual de combustible (vehículos que funcionan con gasolina y con gas) fue una de las exigencias establecidas en la política automotriz implementada por el Gobierno a partir de 2008, que representó un frenazo para una industria que venía de romper récord de ventas en 2007.

La normativa, publicada en la Gaceta Oficial 38800 de fecha 31 de octubre de 2007, ha dificultado y casi imposibilitado la importación de vehículos terminados, además de restringir la producción a la cantidad de divisas que aprueba el Gobierno para la compra del material de ensamblaje.

La fabricación de los automóviles con el dispositivo de Gas Natural Vehicular también ha sido complicada. La resolución establecía que debía empezar el 1° de enero de 2008, apenas dos meses después de la publicación de la nueva política. Sin embargo, el retraso en la entrega de los kit, los cuales suministra Petróleos de Venezuela a las ensambladoras, imposibilitó cumplir esta meta.

Las estadísticas de la Cámara Automotriz de Venezuela revelan que en 2008 no se logró producir ningún vehículo con el dispositivo dual de combustible. Fue en 2009 cuando las ensambladoras comenzaron a cumplir esta norma. Según Cavenez, ese año se ensamblaron 5.258 unidades, lo que representó apenas 4,7% del total de automóviles fabricados. De ahí en delante de evidencia un crecimiento sostenido de en la producción de este grupo de carros.

En 2010 se hicieron 25.402 vehículos con los kit para gasolina y gas, cifra que se tradujo en 24,3% del ensamblaje total; en 2011 se armaron 45.040 automóviles (43,9% del total) y el año pasado la medida gubernamental se cumplió con la fabricación de 53.501 automóviles con el sistema, 51,4% de la producción del año.

El presidente de Cavenez, Enrique González, afirma que las empresas se ajustaron a las nuevas reglas y en 2012 comenzaron a ver los frutos del esfuerzo. En lo que se refiere a la producción anual dijo que la industria experimentó un leve aumento (1,62%) –el primero desde 2007– y con respecto a la adecuación al GNV afirmó que el sector superó la meta establecida por el Gobierno para 2012, la cual apuntaba a que la mitad del ensamblaje contara con el sistema dual de combustible.

 

La otra cara

Para acompañar la política de incentivo del uso del gas en los vehículos, el Gobierno se propuso ampliar la red de estaciones de servicios equipadas con este combustible. Para 2012 prometió que en el país habría 744 puntos de expendio con gas, sin embargo, el Informe de Gestión Anual 2011 de Pdvsa –el último disponible– señala que para ese año se contabilizaban apenas 219 puntos; 238 establecimientos menos que los que, según el informe de la estatal de 2010, se esperaban incorporar en 2009. Ese año, de acuerdo con el documento, sólo se concluyeron completamente 5 puntos, lo que representa un cumplimiento de apenas 1% de la meta.

El atraso en el plan, según una fuente vinculada al sector que prefirió no dar su nombre, se debe a que para la incorporación del gas en las estaciones de servicio existentes o la construcción de nuevos establecimientos es necesario que en la zona haya gas por tubería disponible, y no todo el país cuenta con esos ductos.

“Básicamente es la zona centro norte costera la que tiene gas por tubería, el resto del territorio está bastante desasistido. Para instalar el GNV son indispensables esos ductos, pues de ahí es de donde se toma el gas para poner operativo el punto de expendio”, dijo.

La fuente indicó que para masificar la gasificación de otras áreas del país, tanto de uso doméstico como vehicular, es necesario fuertes inversiones, las cuales a su juicio, no se han hecho.

Estadísticas de Pdvsa confirman lo señalado por la fuente. Entre 2006 y 2012 la estatal preveía desembolsos para el plan de GNV por encima de 2,3 millardos de dólares, sin embargo, hasta 2010 se había invertido 9,36% de lo estipulado.

En el caso de las estaciones de servicios donde en el pasado se expendió gas, la fuente explicó que la reactivación ha enfrentado problemas porque la tecnología que se está usando ahora no es compatible con la anterior.

“Los compresores que se están utilizando en estos momentos, que son los equipos indispensables para tomar el gas de las tuberías, no se pueden instalar en los equipos de expendio de combustible existente”.

 

Poco estímulo

Aunado a los bajos niveles de inversión, el precio de la gasolina no incentiva el uso del gas, pese a que resulta un combustible más barato y menos contaminante.

“Mientras el precio de la gasolina continúe bajo no habrá incentivos para que el propietario de un carro prefiera instalar los equipos requeridos para gas natural vehicular. El GNV causa un problema al conductor, que debe instalar una bombona, lo que resulta muy poco atractivo si el Gobierno prácticamente regala la gasolina”, afirmó.

La fuente agregó que en las estaciones de servicio donde hay gas vehicular disponible, hay poca demanda de automóviles particulares. Básicamente son los vehículos oficiales los que solicitan ese combustible.

“Uno de los principales elementos que desfavorece el consumo de GNV es el bajo diferencial de precio entre éste y la gasolina, debido al subsidio aplicado al precio de venta con el cual se comercializa la gasolina dentro del mercado interno”, reconoce Pdvsa en su último informe de gestión.

La fuente avala que la resolución gubernamental establezca que las ensambladoras deben incorporar al parque automotor vehículos con el sistema dual de combustible por las ventajas ambientales que tiene el gas sobre la gasolina. Negó que el gas reste fuerza o potencia a los vehículos en todos los terrenos. “Eso sólo ocurre en caminos montañosos, pero en carreteras llanas no pasa”.


En el mundo y en Venezuela

El elevado costo que alcanzó la gasolina durante la Segunda Guerra Mundial hizo que por primera vez se pensara en el gas natural como un combustible alternativo para los automóviles.

En 1960 Italia fue el país que comenzó la promoción e instalación de Gas Natural Vehicular en automóviles particulares, pero a finales de la década de 1970 Argentina avanzó vertiginosamente y hoy en día ocupa el primer lugar en el ranking mundial.

En 1985 Venezuela, a través Corpoven, filial de Pdvsa, inició los estudios de la factibilidad del uso del gas natural en el país y en 1991 arrancó formalmente el proyecto de GNV para unidades de transporte público.

La materia prima nunca ha sido un problema: Venezuela es la octava nación en el mundo y la primera en el continente americano con más reservas de gas probadas, según un informe de la Agencia Internacional de Energía.

El plan GNV, sin embargo, estuvo inactivo durante algunos años hasta que en 2006 el Gobierno del presidente Hugo Chávez decidió retomarlo, con la instalación y conversión de los carros a cargo de Pdvsa con el programa Autogas.

A diferencia de la instalación y adecuación estaciones de servicios con suministro de gas, la conversión de automóviles al sistema dual muestra más avance. Según el Informe de Gestión Anual 2011 de Pdvsa –último disponible- durante ese año se convirtieron 7.325 vehículos fueron convertidos por la estatal.

El documento indica que las el número de automóviles convertidos con respecto a 2010 aumentó 14%, y representa un cumplimiento de 101% de la meta prevista para 2011 de llegar a 53.000 unidades.

Las Cifras

92 centros de conversión al sistema dual de combustible operativos existen en el país, según el Informe de Gestión Anual 2011 de Petróleos de Venezuela

53.501 vehículos nuevos se ensamblaron en el país con los kit para gasolina y gas el año pasado, según cifras de la Cámara Automotriz de Venezuela

36 meses tenían las empresas automotrices para adecuarse a la política gubernamental de finales de 2007, de acuerdo con la Gaceta Oficial 38800, publicada el 31 de octubre de ese año